x

Al Andalus comida libanesa exquisita en la Ciudad de México

Familias provenientes de diversos países llegan a la Ciudad de México y comparten sus conocimientos y costumbres culinarias, con lo que se enriquece la amplia oferta gastronómica que existe en el país. Éste es el caso de Fouad Mazeh, uno de los chefs y dueños del restaurante Al Andalus.

Un negocio familiar

La familia Mazeh es originaria del sur de Líbano. Son 11 hermanos. Fue Mohamed quien inició todo a inicios de los noventas cuando empezó a ampliar sus horizontes de empleo, los demás se integraron después. “El destino y la suerte empezaron a jugar”, cuenta.

En 1992, él abrió una taquería. Era de dos metros por un metro y estaba en la calle de Cruces y República de Uruguay. Ese fue su primer local. Después, lo dejó y se cambió a República del Salvador, ya en un establecimiento equipado con cocina y le fue muy bien. Después, conoció al dueño de la amplia y hermosa casa en la que actualmente se encuentran.

Manjares libaneses en Al Andalus

Al Andalus significa “la tierra de reyes”. Fue elegido por la estadía que tuvo Mohamed por aquellos lares. Fouad considera que a los mexicanos les gusta la comida libanesa. En su experiencia la gente pide y prueba de todo.

Es comprensible que se quiera degustar cada opción en la carta. A la hora de la comida y cena hay tabule, kepe crudo, kepe bola, arroz con lenteja, piñón, fideo o garbanzo, humus, falafel, jocoque y shanklish, un queso de color naranja muy peculiar, todo acompañado con panes hechos al momento en horno de piedra.

Para finalizar, el antojo goloso ira hacia los dulces con almendra, piñón, agua de rosas y mucha miel. Los lácteos, panes y postres se preparan diariamente in situ. Su cocina en una auténtica fábrica de productos con calidad y frescura garantizada.

Si lo que buscas es desayunar hacerlo aquí es un placer. No puedes dejar de pedir los huevos a la cazuela con jocoque y za’atar, una mezcla de especias utilizadas en la cocina de Oriente medio, así como sus omelettes con diferentes rellenos. Por supuesto, el café, intenso y tostado, y los jugos naturales no pueden faltar.

Recetas y tradición

En Al Andalus consideran importante conservar las recetas tradicionales: “No inventamos el garbanzo con chile. Conservamos los platos tal como son. Es más, me gustaría que todos los que preparamos esta comida nos pusiéramos de acuerdo para conservar una sola raíz”, afirma Fouad.

Él sabe cómo preparar cada platillo, paso a paso. “Por fortuna, tenemos una gran mamá que nos enseñó a cocinar”, comenta. Él opina que atender al cliente con todo el corazón es una de sus grandes ventajas pues como negocio pues la única publicidad que tienen es la de boca en boca, basada en buena comida y buena sazón.

Fouad cree en el dicho “recíbeme antes de que me des de comer” para explicar que la gente debe sentirse muy querida y consentida para que esté como en casa. El ambiente familiar de Al Andalus, con balcones, flores y árboles, resulta ideal para desayunar y comer tranquilamente. No hay nada más cómodo que comer en un sitio sin prisas, en el cual eres parte más de una gran familia.

Al Andalus se encuentra en Mesones 171, entre Cruces y Jesús María, colonia Centro. También tienen dos sucursales más, una en la cafetería del Centro Libanés en Hermes 67, colonia Crédito Constructor; y otra más en Nueva York 91, colonia Nápoles.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *