x

¿Alimentos permitidos para diabéticos? Elige lo fresco y lo natural

¿Alimentos permitidos para diabéticos? Elige lo fresco y lo natural

¿Existen alimentos permitidos para diabéticos? La mejor respuesta a esa pregunta es que las personas que padecen esta enfermedad opten por una dieta que incluya lo fresco y lo natural. Más de 200 mil muertes al año en México son a causa de la obesidad, de estas más de 80 mil son por diabetes y más de 100 mil por enfermedades cardiovasculares, las cuales se relacionan con el alto consumo de productos altos en grasas, sales y azúcares añadidas.

El 30 % de las calorías que consumen los mexicanos proviene de estos insumos ultraprocesados, los cuales no deben ser considerados como básicos ya que no cumplen con funciones nutricionales para el organismo, además de que debilitan el sistema inmune –te conté hace tiempo la relación entre el consumo de bebidas azucaradas y los riesgos ante la COVID-19.

Se acerca el Día Mundial de la Diabetes, así que Ana Larrañaga, nutrióloga y directora de Salud Crítica OSC y miembro de la plataforma ContraPESO, explica algunos mitos que enfrentan los pacientes de esta enfermedad, y da más detalles sobre la campaña “Corta por lo sano”, que busca orientar a los consumidores a fin de que elijan alimentos naturales y mínimamente procesados, y a su vez da detalles de cómo esto se relaciona con el nuevo etiquetado.

¿Alimentos permitidos para diabéticos? Elige lo fresco y lo natural

¿Alimentos permitidos para diabéticos? Elige lo fresco y lo natural

Alimentos permitidos para diabéticos: más información, menos ficciones

“Las personas que viven con diabetes se enfrentan a muchísimos mitos. He escuchado que a algunas les dicen que deben dejar de consumir fruta y esto es falso: las frutas, las verduras y las leguminosas van a seguir siendo la base de nuestra dieta, junto con algunos productos de origen animal”, explica Ana.

A ella le llama la atención cómo en los últimos años abundan los productos y los alimentos “para diabéticos”, esto se puede ver en los pasillos de tiendas y super mercados. “Eso me conflictúa mucho porque comunica erróneamente que una persona que vive con diabetes no puede comer lo que come el resto de la población, y eso no es verdad. La única diferencia es que si vives con este padecimiento vas a tener que hacerte un monitoreo con tu glucómetro antes y después de comer”, añade.

Si estás administrándote insulina y tu glucosa está muy elevada, en ese momento consumir una fruta no es la mejor opción porque aporta azúcares naturales, pero puedes hacerlo en otro momento del día donde tu glucosa esté controlada. Las frutas deben ser parte de tu plan de alimentación. “Otro mito es que deben gastar muchísimo dinero en estos productos especiales”. En realidad, pueden disfrutar de los mismos beneficios que las demás personas de una dieta natural, y hasta es más económico comprar en un tianguis o un mercado”, opina.

Revisa el contenido de los alimentos permitidos para diabéticos y controla de manera global tu salud

Ana agrega que algunos de estos “productos para diabéticos” tienen reducción de azúcares añadidas o la falta de ellas, pero algunos siguen siendo altos en componentes que podrían dañar la salud de una persona con diabetes como el sodio o las grasas, que son factores de riesgo cardiovascular. Incluso, aquellos con la leyenda “light”, o con algún sello de aval de alguna institución, pueden generar confusión, pues el consumidor interpreta que eso es bueno y entonces está bien consumirlo de manera libre, pero no es así.

Otro punto importante son las porciones, ya que quien vive con diabetes, debe llevar un régimen alimentario adecuado en el que se controlen los carbohidratos y a la vez se administren las dosis cuantificadas necesarias de insulina. La orientación alimentaria es vital para los diabéticos pues si siguen consumiendo alimentos que descontrolan su glucosa, los medicamentos no van a servir de nada.

En el tratamiento de esta enfermedad crónica es tan importante la parte farmacológica como la nutricional, así como el estilo de vida. Un equipo integral debe incluir al médico que preescribe los fármacos, a un especialista en nutrición y a otro en activación física que dé rutinas, de acuerdo con las necesidades y las posibilidades de cada quien. Ana enfatiza que lo ideal sería que los sistemas de salud públicos tomaran esto en cuenta y lo brindaran, ya que estos males atacan más a poblaciones vulnerables que están más expuestas a carencia de alimentos saludables.

¿Alimentos permitidos para diabéticos? Elige lo fresco y lo natural

¿Alimentos permitidos para diabéticos? Elige lo fresco y lo natural

Azucares añadidas vs. azúcares naturales 

Otro mito difícil de combatir, y que se ha propagado por años, es el de que “el cerebro necesita azúcar”, y aunque esto es en parte cierto, no significa que debes comer alimentos que la tengan añadida de manera artificial como un refresco o un postre empacado, sino que debes obtener esa glucosa a través de frutas y verduras que la contienen de manera natural: el cuerpo tiene la capacidad de deshacer cadenas largas de fibra y hacer que lleguen partículas pequeñas y desechas de la glucosa y distribuirlas en el organismo.

“Cuando consumes frutas y verduras, y esa es la fuente de nuestras azúcares -además de la ocasional de otros- permitimos que exista una regulación de cuánto se manda de ella al cerebro. En cambio, cuando nosotros le damos un rush, una sobredosis de añadidos que pasan directo al torrente sanguíneo, no dejamos que nuestro cuerpo sea el que module esta respuesta”, explica la especialista.

“No necesitamos añadirle azúcar a nada y en cambio necesitamos incrementar el consumo de frutas. En México, la recomendación mínima al día es de 400 gramos, pero consumimos solo 200. En cambio, en refrescos estamos rebasando por mucho las cantidades”, apunta.

“Corta por lo sano” y etiquetado claro: herramientas para tomar mejores decisiones

“Corta por lo sano” es una campaña de la Alianza por la Salud Alimentaria -de la que Ana forma parte- que trata de orientar a las personas sobre la necesidad de que haya un mayor consumo de alimentos naturales y mínimamente procesados. “Afortunadamente, en México tenemos acceso a frutas, hortalizas y verduras que van cambiando con las estaciones y dependiendo de la región del país (…) Este es un llamado a cortar con la relación que tenemos con alimentos no saludables que pasaron a formar parte de nuestra vida diaria. Sabemos que existirán de vez en cuando, pero no dominarán nuestros cuerpos y platillos”, comenta.

Así como también dijo la investigadora en nutrición Otilia Perichart, los sellos de advertencia dan información que permite tomar decisiones de consumo ya que en ningún momento la intención es culpar y estigmatizar a quienes los compran sino ayudar a que poco a poco se vayan buscando otras opciones -e incluso reactivando economías locales al preferir otros espacios para hacer las compras alimentarias-. Lo ideal es que se consuman productos sin sellos o con la menor cantidad de ellos. Si bien no desaparecerán los ultra procesados -y de vez en cuando haya quien tenga antojo de comerlos-, estos no deben formar parte de la dieta diaria.

“Es sumamente natural que si nuestros entornos son malsanos, ofrecen comida chatarra, si no tenemos acceso al agua, a educación para la salud y no tenemos acceso a una regulación que nos proteja de la publicidad, respondamos a todo eso e impacte en la alimentación. Por eso creemos mucho en políticas que protejan y pongan en el centro los derechos de las personas como el derecho a la información y a una vida libre de violencia, que no tiene que ver solo con la cuestión física, sino que se relaciona también con representaciones violentas cuando se estigmatiza a los individuos que padecen obesidad y otras enfermedades”, finaliza.

También puede interesarte

Platillos mexicanos con tortillas: ¿cuáles de ellos conoces?

Alimentación infantil en México: algunas reflexiones ante la pandemia

COVID19: comer sano y cuidar tu sistema inmune

¿Qué más te interesa saber del tema? ¿Te fue de utilidad esta información sobre alimentos permitidos para diabéticos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *