x

Año Nuevo, uno de los rituales para cerrar ciclos

El Año Nuevo es la época perfecta para reflexionar sobre lo que hicimos bien, en qué debemos mejorar y cuáles son nuestros proyectos a futuro, es por tanto que se convierte en uno de los rituales para cerrar ciclos más aprovechado por las personas alrededor del mundo.

En la nota Cerrar ciclos: ¿por qué es importante? te contamos que superar situaciones en las que estamos atorados nos permite abrirnos a nuevas experiencias que nos hacen crecer como personas y nos regalan enseñanzas para dejar repetir lo que es dañino para nosotros.

Para explicarnos cómo aprovechar el fin de año con este objetivo platicamos con Beatriz Macouzet, psicóloga y terapeuta que trabaja como docente y supervisora en la Facultad de Psicología de la UNAM.

¿Por qué Año Nuevo funciona como uno de los rituales para cerrar ciclos?

Año Nuevo, uno de los rituales para cerrar ciclos

De acuerdo con Beatriz, los humanos somos seres complejos que necesitamos recursos simbólicos para darnos cuenta de lo que nos sucede y saber que todas nuestras experiencias tienen un inicio, un desarrollo y un final.

Los rituales para cerrar ciclos están en todos lados: en la fiesta de graduación para darle fin a una etapa escolar, en la boda para dejar atrás el noviazgo y empezar una relación con mayor compromiso, al escribir una carta de despedida para alguien que ya no está en nuestra vida, entre muchos otros sucesos cotidianos.

Son personales debido a que cada uno debe encontrar el que le funcione mejor para rememorar lo que vivió, agradecer lo que aprendió y darle paso a algo nuevo en su vida.

Si no te es familiar realizar rituales para cerrar ciclos, te recomendamos aprovechar las festividades de Año Nuevo, pues Beatriz menciona que implican el cierre de actividades laborales, del año escolar, entre otras responsabilidades y de manera simbólica, son la oportunidad de prepararnos para recibir lo mejor del año que va a comenzar.

No por nada realizamos rituales como pedir deseos al comer una uva por campanada cuando está a punto de terminar el 31 de diciembre, salir a dar la vuelta a la cuadra con las maletas para poder viajar o barrer la entrada de la casa para sacar las malas vibras que quedaron del año anterior.

Todos estos rituales buscan recibir el año de manera más positiva, siempre pidiendo lo mejor para nosotros y nuestra familia.

En caso de que estos rituales heredados de generación en generación no vayan mucho con tu forma de pensar o tu estilo de vida, Beatriz recomienda buscar uno más personal, algo que sea más simbólico para ti y te permita marcar el cierre de un año que fue difícil para todos.

¿Cómo saber que es momento de realizar rituales para cerrar ciclos?

Beatriz nos compartió los siguientes consejos para darnos cuenta de ciclos pendientes por cerrar. Los puedes aplicar en cualquier momento de tu vida; esperamos te sirvan para encontrar respuestas en tu interior.

Repites algo que ya no tiene sentido en tu vida

La mayoría de las personas tienen como propósito mejorar sus relaciones personales, por ejemplo, y aunque sea algo aparentemente sencillo de realizar, terminan haciendo cosas que las alejan de este objetivo.

Si te identificas con este punto, lo importante es que reconozcas lo que estás repitiendo, indagues por qué lo estás haciendo y que, cuando lo descubras, realices rituales para cerrar ciclos.

Son pocas las personas que de manera individual logran encontrar la raíz de estos ciclos, por eso se recomienda la ayuda de un especialista.

Huyes de alguna responsabilidad o pendiente

Beatriz nos cuenta que, cuando nos cuesta trabajo terminar proyectos o despedirnos de alguna situación, puede ser que le tengamos miedo o no estemos preparados para perder algo que ya conocemos.

Si te descubres huyendo de algo que tienes que hacer, lo más probable es que te cueste afrontar el cambio y lo desconocido que pueda venir acompañándolo.

Vives una situación que te causa malestar

Si bien no siempre vamos a vivir experiencias placenteras, debemos aprender a sobrellevar las que nos causan malestar o incomodidad y reconocer si tienen solución o simplemente es momento de evitarlas.

Cuando llevas mucho tiempo trabajando en un mismo lugar o tienes una relación amorosa de varios años, es común que la rutina tome el control y creas que ya no hay forma de llevarlas a cabo con entusiasmo.

Ante esto te sugerimos evaluar qué es lo que estás repitiendo que no te gusta, pero que puedes cambiar, y que hables con las otras personas involucradas para mejorar en conjunto.

Sientes que te estás estancando

Sin intención de compararse con los demás, a veces es necesario voltear a ver los logros de los otros para que nos den un empujón hacia los objetivos que queremos alcanzar.

Si llevas algún tiempo haciendo lo mismo, sin motivación o sin nada nuevo que aprender, tal vez sea momento de pensar en rituales para cerrar ciclos y atreverte a hacer cosas nuevas.

Es importante recalcar que cerrar ciclos es algo completamente personal y debe nacer de ti, por lo que, si tus motivaciones nacen de querer encajar con otros o porque alguien más te obligó, el resultado puede ser contraproducente.

Beatriz recomienda acudir con un especialista para que te guíe de una manera más profesional, cuando sientas que no estás logrando ver el panorama completo y hay algo que no te permite avanzar.

Te podría interesar:

 ¿Aprovechas el fin de año para realizar rituales para cerrar ciclos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *