x

Aprender a decir no y vencer la tentación

Muchas veces la presión social, las normas, el “deber ser” y nuestras debilidades nos hacen aceptar cosas que no deberíamos o caer en situaciones que nos hacen menos productivos y felices. Y gran parte de estos problemas radican en la dificultad de responder con una negativa. Por esto, hoy revisaremos eso de aprender a decir no y vencer la tentación.

Aprender a decir no

De acuerdo con un estudio realizado por el Journal of Consumer Research la capacidad de decir no comienza con el pensamiento y las palabras que empleamos para negarnos a algo.

Parte del estudio consistió en hacer que varios grupos de personas emplearan las frases “no puedo” y “no hago”. Al comparar los resultados se dieron cuenta de que un grupo logró aprender a decir no con mayor efectividad que el otro.

La prueba consistió en llenar cuestionarios y al salir, se les ofrecía un chocolate o una barra de cereales. Así se descubrió que el 61% de las veces, los que emplearon la frase “no puedo” aceptaron el chocolate, mientras que solo el 36% de los que emplearon el “no hago” aceptó el caramelo.

Aprender a decir no

“No puedo” vs “No hago”

Se cree que el “no puedo” implica una imposibilidad o resignación a algo que evidencia tus limitaciones, mientras que el “no hago” le brinda poder de decisión a la persona que lo emplea.

De acuerdo con Heidi Grant, directora del Centro de Ciencias de la Motivación en Columbia University “‘Yo no hago’ se experimenta como una opción, por lo que te hace sentir poderoso. Es una afirmación de tu determinación y fuerza de voluntad. ‘No puedo’ no es una opción. Es una restricción que está siendo impuesta sobre nosotros. Así que pensar ‘No puedo’ socava tu sentido de poder y de elección personal.”

Teniendo esto en cuenta, la estrategia de emplear el “no hago” puede impactar directamente en la vida cotidiana y no solo la parte alimenticia. Con el simple hecho de repetirnos a nosotros mismos las cosas que no haremos, le da un mayor poder y sentido de compromiso.

Aprender a decir no

Compromiso y seguridad

El punto de todo es decidir y adquirir el compromiso con nosotros mismos. Una vez que lo tengas, al decirte a diario “no hago” (no reviso Facebook en el trabajo, no voy a fiestas los miércoles, no falto al gimnasio), notarás una diferencia en tu día a día.

Siempre es difícil luchar con las tentaciones, justo por eso las llamamos así; sin embargo, está en nuestra determinación el cambio de las cosas que no nos gustan, nos traen problemas o limitan nuestro crecimiento.

Así que, no te cuesta nada practicar de vez en cuando el “no hago”, al final, aprender a decir no podría restarte muchas dificultades en la vida.

Fuente: Psicopedia

También podría interesarte…

Violencia contra la mujer ¿dónde comienza?

Superar un asalto, ¿cuándo pedir ayuda profesional?

Necesitamos hablar del Festival amor es… sin violencia

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *