x

Los artesanos detrás de los alebrijes de la F1 México

La última edición de la F1 México convocó a colectivos y talleres para que crearan una veintena de alebrijes. Se les pidió a los artesanos que cada figura representara a México y a los pilotos de la gran carrera. Los convocados pusieron manos a la obra y dieron vida a fantásticos seres que recuerdan una rica tradición que inició hace más de 80 años en los sueños de un cartonero.

Los artesanos detrás de los alebrijes de la F1 México

Los alebrijes vivían solo en pesadillas, pero pronto se materializaron gracias a aquellos artesanos que despiertos trabajaban el papel. El primero fue Pedro Linares, quien los multiplicó en su taller en La Merced y, de paso, los bautizó con el nombre que hoy todos repetimos. Después de él, varios exploraron las formas de estas ilusorias criaturas que presumen la diversidad animal, su colorido y texturas.

“Nosotros somos intérpretes de un oficio e impregnamos nuestro estilo en los alebrijes”, explica Carlos, del taller Artesanos Cartoneros de Chimalhuacán, encargado del alebrije del piloto español Carlos Sainz.

Los alebrijes están por todos lados. Ninguno se repite, porque cada uno cuenta la historia de quien lo hizo, sus gustos y también sus miedos, como bien lo explica Adriana García, del Colectivo Cartonesa, que hizo el alebrije para el francés Pierre Gasly.

“A veces uno expresa lo que siente a través de estas artesanías: según como estés es como te salen. Por ejemplo, si estás feliz lo haces más colorido; si no, quizá con menos tonos. Al final, las piezas están cargadas de una energía muy especial”.

Para unos artesanos los alebrijes son seres de cartón con cualidades sobrenaturales; para otros, son solo huellas de un oficio. En lo que sí coinciden quienes moldean a estas criaturas es que son artesanías representativas de México, por ello se siguen elaborando y exponiendo en diferentes espacios y eventos.

Para conocer más sobre la visión que cada artesano tiene de los alebrijes, te presento a tres de los que fueron convocados para crear las piezas que formarán parte del desfile previo al arranque de la Fórmula 1 en México, que sucederá del 27 al 29 de octubre en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

Alberto Moreno Fernández

artesanos de alebrijes de F1 México 1

Alberto, en su taller posando con una de las máscaras que hace.

De niño, Alberto disfrutaba jugar con dinosaurios. Él recuerda que era la fuerza que encarnaban lo que lo atraía. Tras años de pasar tiempo con aquellas figuras de plástico, sus manos se acostumbraron a las figuras de reptiles. Y cuando llegó el momento de trabajar con el papel, casi inconscientemente, sus manos moldearon esos recuerdos de infancia.

Alberto crea alebrijes con características de reptiles desde hace más de una década. Inició en el Faro de Oriente cuando tenía 21 años. Su novia de ese entonces lo impulsó a crear su primera pieza. Fue así como descubrió que le gustaba plasmar todo lo que imaginaba, porque era una forma de materializar sus sueños. Su alebrije, el cual le tomó medio año, le abrió un camino nuevo y, a la vez, una forma diferente de ver la vida.

“Los alebrijes te salvan del ocio y cada que los ves o trabajas te recuerdan que no puedes conformarte con un mundo gris, por eso son tan coloridos”, dice el artesano originario de Iztapalapa.

alebrijes de Fórmula 8

El alce, el perro y el lobo fueron los animales que inspiraron a Carlos y sus compañeros del Taller de Cartonería Familia Moreno para hacer este alebrije para el sueco Marcus Ericsson. Foto: Formula 1® Gran Premio de México 2018

Para Alberto, los alebrijes son como la vida: únicos y efímeros. “Los cuidas, los procuras, pero, al final, por los materiales de los que están hechos, el tiempo los vuelve polvo. Los alebrijes te enseñan a centrarte en el ahora, te obligan a disfrutar el momento”.

Carlos Álvarez

artesanos de alebrijes de F1 México 1

Carlos y sus padres en el taller donde crean alebrijes y otras figuras de cartón.

A diferencia de sus colegas, Carlos no cree que los alebrijes sean seres protectores o portadores de alguna energía. Para él estos seres son artesanías, es decir, una obra que habla por su proceso. Su valor, dice, no está en los dotes especiales que algunos les acuñan, sino en el trabajo que se les dedica: “Los alebrijes no te protegen de nada, vaya, ¡ni de una gripe! Yo digo que son artesanías para contemplar: pueden alegrarte la vista”.

Carlos sabe perfectamente del trabajo que hay detrás de cada alebrije. Nació entre papel y engrudo, materiales que su padre José Ramón Álvarez Tiburcio utiliza en casa desde hace 40 años para la creación, primero, de piñatas; luego, de alebrijes. Su papá aprendió a hacerlos de vista, pese a la envidia de sus compañeros que nunca quisieron enseñarle el oficio cuando este llegó de Veracruz a la ciudad de México.

El trabajo de Carlos, que empezó a tomar camino desde los ocho años, entrelaza la herencia de ese conocimiento adquirido tan arduamente por su padre y el trabajo en familia. Y es que hasta la fecha don José y doña Eva, su esposa, moldean las figuras que Carlos elabora a detalle hasta media noche. Los rasgos de estas piezas semejan animales marinos, con abundantes escamas que, según cuenta, recuerdan el mar que tantas veces visitaron juntos.

alebrijes de Fórmula 5

Carlos y su padre trabajaron en este alebrije que tiene características de un suricato y un pingüino, las cuales representan los gustos del piloto español Carlos Sainz. Foto: Formula 1® Gran Premio de México 2018

Los alebrijes para Carlos son “una muestra de talentos únicos, de la destreza irrepetible de alguien”. Además, evidencian que “una persona puede hacer algo que otra no, porque cada quien tiene una habilidad especial”.

Adriana García Martínez

artesanos de alebrijes de F1 México

Adriana con un alebrije dentro de su taller.

Mirar una de las creaciones de esta artesana de Chimalhuacán es apreciar el abanico de estados que puede experimentar una persona. Para ella, los alebrijes, desde que aprendió a elaborarlos hace 20 años, son espejos a través de los cuales otros pueden verte.

Adriana comenzó a moldearlos a los 23 años. Cuando estalló la huelga estudiantil de la UNAM en 1999, ella se inscribió al taller de cartonería del Museo Mural Diego Rivera. Ahí fue donde aprendió a trabajar con el papel. Tras sus primeras lecciones, Adriana dio marcha varias figuras para regalar; después se dio cuenta de que podía vivir de ellas, así que empezó a elaborarlas sobre pedido.

alebrijes de Fórmula 3

Este alebrije tiene partes de un gallo galo y un león y representa al piloto francés Pierre Gasly. Fue hecho por Adriana y compañeros del Colectivo Cartonesa. Foto: Formula 1® Gran Premio de México 2018

Los alebrijes de Adriana se distinguen por los detalles en sus cuerpos, que tienen que ver con reptiles e insectos. Ella dice que la selección de los rasgos y del color es importante porque es de esta forma como logran evocar cierta energía.

“Al hacerlos reflejamos mucho de nosotros o de las personas que los piden. Los alebrijes te hablan de los gustos de alguien, pero también de sus miedos”.

También te puede interesar:

Mientras aguardas para ver la ceremonia de inauguración, el desfile de alebrijes y la carrera del Gran Premio de México, ¿por qué no le echas un vistazo a la zona interactiva en la página oficial y averiguas qué tanto sabes de la F1 México?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *