x

Bailar salsa, una recarga de felicidad y salud

Lucía Carrere es una maestra argentina con corazón mexicano que desde los 15 años descubrió su amor por el baile, que es lo que la mueve. Aquí nos cuenta por qué bailar salsa es una recarga de felicidad y salud, una de las mejores terapias y formas de activarse.

¿Cuáles son los beneficios de bailar salsa para la salud?

Considerando que no solo existe la salud física, sino también la mental y emocional, bailar salsa ayuda a desarrollar, de manera divertida, muchos tipos de habilidades que permiten equilibrar estos aspectos de la vida.

Empecemos por los beneficios físicos

  • Es un ejercicio cardiovascular

Bailar salsa por una hora, ya sea casino o en línea, se compara con practicar aeróbics, correr en la caminadora o usar la escaladora. El trabajo es meramente cardiovascular, así que dependiendo de la intensidad con la que bailes es que podrás quemar más o menos calorías.

  • Se desarrolla la coordinación y la habilidad motora

Bailar salsa, una recarga de felicidad y salud

Al bailar en pareja, el nivel de dificultad es mayor porque, para conectar con los pasos y lograr una rutina armoniosa, es necesario desarrollar la coordinación de manos y pies propios con los de la otra persona.

Al haber más vueltas y figuras que en otros tipos de baile, existe mayor movimiento y se desarrolla la habilidad motora de ambos.

  • Ayuda a mejorar la expresión corporal

Con el paso del tiempo se desarrolla un mejor lenguaje corporal; es decir, el cuerpo deja de estar acartonado y los movimientos lucen con mayor soltura, gracia y cadencia.

  • Ejercita la memoria

Es fundamental aprender los pasos para marcar adecuadamente los movimientos de la pareja, así como entender la señal de las vueltas que se deben realizar.

En sendos casos, este tipo de acciones ayudan a mantener activa la memoria y a estar al pendiente del movimiento siguiente.

Sigamos con los beneficios mentales y emocionales…

  • Descubrimiento de la constancia

Muchas personas no son constantes al seguir una dieta o un ejercicio porque les gana la desidia o la flojera. En el caso de la salsa, para pulir la técnica, aprender nuevos pasos o soltar el cuerpo, la clave está en asistir a las clases o practicar en casa.

Es cuando la mayoría se da cuenta de que es perseverante y que solo necesitaba algo que de verdad le motivara para continuar.

  • Autoconfianza

En las clases se tiende a rotar las parejas: no se baila con la misma persona. Esto es una buena práctica para desenvolverse y aprender a tratar a todo tipo de gente, estilos y personalidades.

También ayuda a que tanto hombres como mujeres ganen confianza en sí mismos para socializar, hacer buenos amigos, desinhibirse y darse cuenta si lo que aprendieron lo pueden llevar a la pista real.

La salsa como una forma de terapia

Bailar salsa, una recarga de felicidad y salud

Así como existen quienes meditan o hacen yoga, bailar salsa puede considerarse una forma de terapia para encauzar mejor la vida y encontrar el equilibrio que ayude a solucionar problemas.

En palabras de Lucía Carrere, fundadora del proyecto Babalú en el Salón Ríos, la salsa podría compararse con la práctica de algún deporte con mucha disciplina como karate o taekwondo.

Esto se debe a que la soltura, cadencia, movimientos, vueltas o figuras profesionales en la salsa se logran gracias a la actitud y constancia de las personas que quieren aprender.

Funciona también como terapia porque, cuando las personas que comparten la misma pasión se unen, se forma una especie de grupo que conecta entre sí, nace una amistad y se va construyendo un sentido de pertenencia que cualquier ser humano necesita para sentirse protegido.

Cómo se puede combinar el baile de salsa con otros ejercicios

Bailar salsa, una recarga de felicidad y salud

El baile de salsa es una forma de expresarse y estar más feliz tanto con uno mismo como con el exterior, por lo que si es necesario bajar unas cuantas tallas, puede funcionar como estimulante al combinarlo con una alimentación saludable o ejercicios más complejos.

Como no se requiere de condiciones físicas específicas, bailando salsa se da el primer paso para quienes ven difícil correr o ir al gimnasio.

Basta con tener las ganas y la actitud de aprender para que la magia ocurra sola, pues luego de hacer una actividad tan social, en la que el ritmo les llevará con soltura, se sentirán con la confianza de hacer ejercicio más pesado.

Bailar salsa puede funcionar como complemento del ejercicio y una alimentación balanceada, dependiendo de cada persona, pero si se quiere considerar como la única manera de quemar calorías y moverse, lo ideal es que se practique mínimo 2 veces por semana, alrededor de 1 hora.

Agradecemos la entrevista con Lucía Carrere, fundadora del proyecto Babalú en el Salón Ríos y maestra de salsa, para la realización de este artículo.

Te podría interesar:

Ahora que sabes todos los beneficios que puede traer la salsa a tu vida, ¿te animarías a tomar unas clasecitas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *