x

Bailar para comprender el mundo: Tepeyollotl Dance Project

Víctor Tepayotl es un joven bailarín y coreógrafo de 26 años que cree necesario al otro para el entendimiento humano y comprender mejor el mundo. En 2014 esta idea lo llevó a fundar Tepeyollotl Dance Project, una compañía de danza que procura el trabajo colaborativo para realizar diferentes piezas y, en conjunto, lograr mantenerse en los escenarios de México, los cuales no siempre están abiertos a nuevas propuestas.

Tejer redes con otros colectivos, otras compañías, otros bailarines y coreógrafos lo han impulsado a organizar eventos como el Primer Encuentro de Danza y Juventud. También lo han inspirado a componer bailes que representan la importancia de la diversidad desde un sentido plural. Para él esto significa hablar de “abundancia” en el sentido de las distintas formas de ser que existen; las diferentes maneras de entender y entenderse a uno mismo y las múltiples posibilidades que hay para concebir o ver el entorno. Pero para conocer más sobre el proyecto de danza y sus coreografías, te comparto la breve charla que tuve con Víctor.

Él es Victor, fundador de Tepeyollotl Dance Project. Foto: Alejandro Treviño

Tepeyollotl Dance Project

¿Cómo te das cuenta de que para mantener Tepeyollotl Dance Project es necesaria la colaboración?

Estudié tres años un diplomado de profesionalización en el Centro Cultural Los Talleres. Luego de concluirlo empecé a buscar audiciones y trabajos en compañías de danza. Para mi sorpresa me topé con que había muy pocas oportunidades. Entonces, en esta necesidad de trabajar y crear a partir de la danza, decidí generar una compañía independiente. Le puse nombre en náhuatl y significa “por encima del corazón de la montaña”.

Considero que tener una compañía independiente actualmente es muy difícil, no existen ni las condiciones políticas ni económicas ni sociales para el desarrollo de la danza. De hecho, me intriga mucho saber cuál es el sentido de tener escuelas de danza si no hay un campo de trabajo para los egresados. Por qué se siguen capacitando a bailarines y profesionales si no se les está dando un futuro en el que puedan desarrollarse.

Por esto, una de las cosas que he tratado de mantener en Tepeyollotl Dance Project es la colaboración. Siempre estoy intentado o procurando este vínculo que puede generar la danza no solo en relación de escena-público, sino entre los propios artistas: juntos podemos crear más y descentralizar los espacios comunes de la danza.

Creo que así tenemos propuestas más fuertes. Le agregamos más valor a las piezas. Cuando vas y ofreces al mercado artístico una coreografía realizada con más personas le agregan plusvalía.

En estos cinco años, ¿con quiénes han trabajado?

En 2015 realizamos una colaboración con la segunda casa de vogue en la Ciudad de México, House of Apocalipstick. Hicimos la obra Alter Vogue, un cruce del movimiento urbano gay del vogue con la danza contemporánea. Participamos también en el Festival Internacional por la Diversidad Sexual (FIDS). Entramos al Centro Nacional de Artes y al Sistema de Teatros de la CDMX.

El año pasado hicimos una tetralogía coreográfica en colaboración con Isabel Beteta, quien es Medalla Bellas Artes 2017 y directora artística de la compañía Nemian Danza Escénica. Trabajamos con Laura Vera, coreógrafa oaxaqueña que fue reconocida en el XXXV Concurso de Creación Coreográfica Contemporánea INBA-UAM. Y este año, para celebrar nuestro quinto aniversario, estamos preparando el programa Lustro: se trata de cinco piezas de cinco coreógrafos diferentes. Presentaremos una obra de Raphaël Boumala, Domingo Rubio, Isabel Beteta y Javier Romero. La otra es mía.

¿De qué se trató la primera coreografía que hiciste para Tepeyollotl Dance Project?

La primera coreografía que monté hace cinco años para la compañía fue La soledad de los números primos. Su base está en la relación que tienen los números, cómo se van entretejiendo con los números pares, los nones y a partir de ahí lo traduimos a un contexto humano: la sensación de soledad. A partir de esta premisa se desarrolla toda la danza (un poema, el diseño espacial, los movimientos, las relaciones entre los personajes y la estructura coreográfica).

¿Cuál es la temática de tus coreografías?

Tocamos muchos temas. Por ejemplo, presentamos La tetralogía coreográfica. La idea fue mía y la dirección general de Isabel Beteta y mía. Lo que hicimos fue que, a partir de la tetralogía literaria de Yukio Mishima, se les otorgó a diferentes compañías un libro a coreografiar. De esta manera, el público tiene la oportunidad de ver la obra literaria bailada en una hora y media. En Tepeyollotl Dance Project usamos el libro El tempo del alba.

Tenemos otra obra que se llama Definition of happiness y está basada en el paradigma del gato de Schrödinger. El físico austríaco dice que, si tu metes a una caja un gato y luego un compuesto radioactivo que tenga 50% a desequilibrarse o a mantenerse estable, existe la posibilidad de los universos múltiples.

O sea que si ese compuesto pasa a ser inestable un mecanismo en la caja rompe un frasco con veneno y el gato muere. Schrödinger explica que mientras tú tengas la tapa cerrada el gato está vivo y muerto al mismo tiempo. Hasta que tú eres testigo, una realidad se vuelve posible. De lo contrario, dos realidades lo son. Intenté tomar esta paradoja para hablar de las relaciones, encuentros o sucesos que podrían ser posibles, pero que muchas veces nosotros no decidimos que pasen. Todo depende de un movimiento.

Tepeyollotl Dance Project

The Definition of Happiness. Foto: David Estrella

Tienen también coreografías y colaboraciones que están relacionadas con la diversidad sexual, ¿cómo abordan este tema en la compañía?

Sí, como Tepeyollotl Dance Project presentamos una coreografía que está basada en el Código Borgia y donde, a partir de las poses que tienen los dibujos, vamos sacando secuencia de movimientos. Sí y no nos centramos en este tema de la diversidad sexual.

Creo que cuando hablamos de diversidad sexual es segmentar el concepto de diversidad. A mí una de las cosas que me gustan es hablar de la posibilidad de las diversidades. Abordar la diversidad desde lo plural. Pienso que es muy importante y necesario para la humanidad hablar sobre las diferentes formas de ser, de entenderse con los otros, de ver el mundo.

Por último, ¿qué les dices a los nuevos talentos que se están formando en la danza o aquellos que también quieren componer bailes?

Les diría que la danza no es para cobardes. Que tienen que ser fuertes tanto de alma como de cuerpo. La cobardía aquí no se perdona.

Tepeyollotl Dance Project

La Soledad de los Números Primos. Foto: David Estrella

Más información sobre Tepeyollotl Dance Project:

Facebook:TepeyollotlDP

También te puede interesar:

¿Ya conocías a Tepeyollotl Dance Project?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *