x

Barranca de Colimilla en Tonalá

 

Jalisco es famoso por muchas cosas como el tequila, los mariachis y su capital: Guadalajara. Pero dentro de sus extensas tierras se encuentra una de las maravillas naturales más bellas: La Barranca de Colimilla, uno de los lugares que debes visitar alguna vez en la vida.

¿Qué hacer?

Bien, lo principal de esta visita es la tranquilidad y el ejercicio. Casi cuatro kilómetros de recorrido te darán la oportunidad de despejar tu mente, liberar el cuerpo y respirar, por fin, aire fresco.

En realidad, la Barranca de Colimilla forma parte de la Barranca de Huentitán; sin embargo, su ubicación estratégica y su privilegiada vista al Río Santiago la diferencian del resto de la cañada.

Para recorrerla no hace falta más que unos buenos tenis y ropa cómoda, ya que existe un sendero que, aunque no es de asfalto, está perfectamente delimitado. De hecho, este pasaje fue forjado lentamente por antiguos comerciantes que lo ocupaban para llevar y traer mercancía de Zacatecas a Jalisco.

Foto: Mapio

Las Pilitas

Además de hacer varias paradas en sus miradores para deleitarte con la impresionante vista, tendrás que hacer una –más que obligada– en Las Pilitas. Este lugar en medio del verde follaje alberga una serie de piletas de piedra de las cuales surgen reconfortantes aguas termales de más de 30° C.

¿Quién diría que en este desfiladero existe un lugar en el cual refrescarte, desestresarte y purificar tu cuerpo? Al cerrar los ojos y sumergirte en esas aguas, seguro te despides de cualquier molestia o malestar físico y mental.

Ya relajado podrás emprender el recorrido de vuelta admirando el entorno de manera más consciente y placentera.

¿Dónde?

Bien, este sitio se encuentra en Jalisco, en el municipio de Tonalá para ser exactos. Es bastante sencillo llegar a este verde paraíso de aires frescos, tan solo a 20 kilómetros del centro, tomando Periférico Norte hasta Avenida Tonaltecas. A partir de ahí, lo único que debes hacer es seguir los señalamientos.

El acceso es gratuito, aunque al inicio del recorrido hay una pequeña caseta, para tener mejor control y seguridad de las personas que ingresan al recinto.

No cabe duda de que cada estado alberga paisajes secretos y recorridos que no solo nutren el cuerpo, sino que también enriquecen el alma. La Barranca de Colimilla es uno de ellos. Agarra la maleta y despídete de la rutina.

Foto portada: Mapio

También podría interesarte…

Cañón de Guadalupe, adrenalina y tranquilidad en el desierto

Pueblos en Chiapas que tienes que visitar

Cataviña Baja California, oasis en el desierto mexicano



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.