x

Vuela sobre las Barrancas del Cobre en Chihuahua

En lo personal me dan miedo las alturas pero en en el Ziprider, una de las tirolesas del Parque de Aventuras Barrancas del Cobre en Chihuahua, lo vencí. Al ver la altura y la impresionante profundidad estuve a punto de no hacerlo y ahora que escribo esto me alegra haber tenido el valor.

Cuando decimos que volamos nos referimos a esa metáfora que habla de la sensación de libertad y de estar más ligero. Uno de los sueños más recurrentes del ser humano es tener alas como las aves e ir por las nubes.

Te recomiendo que vivas esta experiencia única. Recorrerás una longitud de dos kilómetros y medio, a una altura de 450 metros. Dependiendo de tu peso puedes alcanzar más de 100 kilómetros por hora ahí arriba, durante algunos minutos.

La sensación de estar sobre las montañas es fascinante. Además de que vas muy seguro ya que el zip line cuenta con tecnología innovadora, es muy cómodo: vas como en un columpio desde donde puedes extender brazos y piernas a placer (y hasta tomarte una que otra foto para inmortalizar el momento de adrenalina).

Después de ver las mejores panorámicas de esta belleza natural chihuahuense desde esta tirolesa caminarás alrededor de 800 metros con escalada durante unos 20 o 30 minutos, dependiendo tu condición y ritmo, hasta llegar al teleférico que te regresará a la entrada del parque. Éste es el tercero más largo del mundo y tiene tres kilómetros de cable, sin torres intermedias.

Volé. No quería pero volé. Me resistía pero volé. Fui la última de mi grupo en hacerlo pero volé. Cuando se vence el temor ya no hay marcha atrás, eres otro y sí, vuelas y sigues volando. Te aseguro que aunque el vértigo llegará al ver hacia abajo no sentirás ninguna sensación desagradable durante tu vuelo.

Después de bajar del Ziprider pensé en un poema de Vicente Huidobro que me gusta mucho llamado Altazor o el viaje en paracaídas. “Hemos saltado del vientre de nuestra madre o del borde de una estrella y vamos cayendo”, se lee en él. Debemos saltar para caer y luego subir de nuevo y sentirnos vivos. Eso es algo que los viajes pueden lograr, una y otra vez.

Para tomar este atractivo recorrido el horario es de 9:30 a 15:30 horas y el costo es de $1,000 pesos por persona. Este parque de aventuras cuenta con un conjunto de siete tirolesas y dos puentes colgantes en cinco kilómetros de recorrido así como con una vía ferrata con rappel, escalada en roca y un pequeño puente colgante al que se accede por medio de un salto que ellos llaman “de Tarzán”.

Tiene un restaurante con terraza y piso de cristal, senderos para caminar, renta de bicicletas de montaña, espacios para acampar, paseos a caballo y más que puedes revisar en su página web.

¿Cómo llegar a las Barrancas del Cobre?

Para llegar hay dos formas:

  • Llegar por carretera atravesando Cuauhtémoc, La Junta, San Juanito, Creel y llegar a Divisadero por la carretera Chihuahua-Hermosillo (México 16).

Muy pronto habrá un aeropuerto en Creel para que la logística sea más sencilla y visites este lugar.

¿Dónde hospedarte en las Barrancas del Cobre?

Lo ideal es que te hospedes en la zona para que observes el hermoso amanecer y puedas aprovechar para estar desconectado del ritmo de las grandes ciudades, estas son tres alternativas:

Hotel Barrancas del Cobre

Tel: 01 (614) 4 15 11 99

www.hoteldivisadero.com

Hotel Mirador

Tel: 01 800 55 25645

01 (635) 57 830 20

www.hotelmirador.mx

Mansión Tarahumara

Tel: 01 (614) 4 15 47 21

www.hotelmansiontarahumara.com.mx

Otras sugerencias para disfrutar de las Barrancas del Cobre

La mejor temporada para ir es en verano pues el clima es más amable que en otras épocas. En tu equipaje lleva ropa y zapatos cómodos, bloqueador solar; lentes, sombrero o gorra para cubrirte del sol y una chamarra con gorro pues por las noches la temperatura baja y suele llover.

Más información:

Página web: www.parquebarrancas.com

Facebook: turismoestadodechihuahua

Twitter: @VisitaChihuahua

Tenemos más contenido relacionado con Chihuahua y te sugerimos leerlo para planear un viaje al estado grande:

Foto: Mariana Castillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *