x

Beber agua de lluvia, una probadita de la cosecha pluvial y su importancia

¿Alguna vez has bebido agua de lluvia? A lo mejor sí, porque un día te agarró el chubasco en la calle y como no llevabas nada para cubrirte terminaste empapado, casi ahogado. Siendo esta la situación, yo digo que todos los que vivimos en México alguna vez hemos probado lo que cae de las nubes. Pero conscientemente, creo que muchos de nosotros nunca o pocas veces hemos probado una gota.

Hace unas semanas fui al Atrio de San Francisco, en el Centro Histórico para beber agua de lluvia. Pero antes de que me llames hipster, déjame decirte que me trasladé hasta allá porque en este lugar hace unas semanas colocaron una instalación artística para reflexionar sobre este recurso natural: bajoTecH2O. Dentro de ella se encuentra un sistema de captación de lluvia, el cual, según explican las cédulas que acompañan la instalación, tiene como objetivo cosechar en tres meses 17 mil litros de agua.

Beber agua de lluvia, una probadita de la cosecha pluvial y su importancia

El sistema fue colocado por Isla Urbana, un proyecto social del que ya te conté en este mismo blog, el cual se dedica al diseño e instalación de sistemas de captación de lluvia como una fuente de abasto sustentable de agua. Siguiendo con la idea completa de mostrar la importancia de esta práctica y que surgió en el estudio MAPA, el sistema recolecta, almacena y purifica la lluvia para que luego uno pueda beberla.

Es totalmente gratis, solo tienes que llegar con tu vaso o botella, luego colocarlo abajo del filtro y, por último, subir y bajar la bomba que está a un costado. En segundos puedes refrescarte. Puede parecer nada extraordinario tomar esta agua, pero una vez que reflexionas sobre el proceso (natural y purificación) que llevó para que la pudieras probar, entonces la experiencia cambia.

Beber agua de lluvia, una probadita de la cosecha pluvial y su importancia

Ya que pudiste refrescarte, te recomiendo explorar el interior de la instalación. Ahí encontrarás un jardín de rocas de estilo japonés, además de un paisaje que combina materiales naturales autóctonos y elementos urbanos de las azoteas de la Ciudad.

El ambiente lo diseñó MAPA con la intención de hablar de la posibilidad de “bajar” los techos de la ciudad a nivel de calle; es decir, utilizar algunos de sus elementos representativos y aprovechar la temporada de lluvia para recolectarla, como un recurso al alcance de todos.

Si, como yo, tú también estabas desconectado del tema de la reutilización del agua de lluvia, hazte un tiempo y visita esta instalación. Es un espacio de contemplación, reflexión y vinculación en torno a la problemática del agua en la Ciudad de México y sus posibles soluciones, entre ellas, claro, la captación pluvial que, debes saber, no solo nos ayuda a abastecer y ahorrar el agua, también a reconectarnos con los ciclos naturales.

Beber agua de lluvia, una probadita de la cosecha pluvial y su importancia

bajoTecH2O permanecerá hasta el 21 de octubre. Puedes visitar la instalación de lunes a domingo de 9:00 a 20:00 horas. El Atrio de San Francisco se encuentra en Madero 7, Centro Histórico, a un costado de la Torre Latinoamericana.

También te puede interesar:

Dime, ¿te dieron ganas de beber agua de lluvia?

Pata de perro profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *