x

Beneficios de las aguas termales

Los beneficios de las aguas termales no son cosa de vanidad ni de modernidad, su historia se remonta a tiempos lejanos. En realidad, se especula que el hombre se percató de sus beneficios al observar a los animales, quienes visitaban estos asentamientos cuando se encontraban heridos.

Al notar la mejoría, el hombre no tardó mucho en probar sus beneficios. Las civilizaciones griega, romana, egipcia e incluso hindú explotaron las aguas termales como recurso terapéutico y medicinal.

A pesar de eso, no fue sino hasta el siglo XIX cuando la medicina y la ciencia se unieron para mirar más allá de lo evidente. De la mano de la Química, la Física y la Fisiología se han logrado desentrañar los beneficios y metodologías para el uso de aguas termales.

Hoy día, la Organización Mundial de la Salud ya lo considera como una herramienta alternativa para la buena salud. También es aceptada como medicina complementaria.

Clasificación

Cada yacimiento de aguas termales posee características únicas debido al subsuelo. Su origen se debe a tres causas: geológico, magmático y telúrico. Las que visitamos son de origen telúrico, por su temperatura y riqueza mineral. Además, claro, de que las otras serían insoportables para nuestra piel.

De hecho, de acuerdo a la temperatura se pueden clasificar de la siguiente forma:

  • Aguas hipotermales o poco frías: De 21º a 35º C
  • Aguas frías: Menos de 20º C

Beneficios de las aguas termales

Ahora sí, aquí se encuentra lo interesante. ¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando lo sumergimos en aguas termales?

  • Mejora la circulación
  • Aumenta la oxigenación
  • Facilita la liberación de toxinas
  • Mata gérmenes
  • Facilita la digestión
  • Reeduca el sistema termorregulador (se ve dañado cuando se presentan daños reumáticos)
  • Ayuda en el proceso metabólico
  • Estimula el sistema inmune
  • Calma dolores por ser un tipo de analgésico natural
  • Aumenta la producción de endorfinas
  • Alivia algunas de las contracturas y rigideces neuro-músculo-osteoarticular por reumatismo o estrés.

Pareciera un milagro cuando, en realidad, la naturaleza siempre nos ha regalado lo necesario para sobrevivir. Nos ofrece bellos paisajes, plantas medicinales, microorganismos y aguas termales para liberar nuestro cuerpo de todo eso que llamamos “civilizado”.

¿Qué estás esperando? Ubica los Balnearios de aguas termales más cercanos a ti y libera tu cuerpo y tu mente.

También podría interesarte…

¿Cómo prevenir el envejecimiento de los músculos?

¿Cómo curar el dolor de rodillas por hacer ejercicio?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *