x

Biblioteca Lorna Martínez Skossowska, en memoria de las víctimas del 19S

La escritora Lorna Martínez Skossowska a sus 85 años, luego de publicar su autobiografía Hojas sueltas de mi álbum emprendió una labor literaria más: la creación de una nueva obra. Sin embargo, las últimas palabras que formarían parte de esta quedaron pendientes. Tras intensas horas de rescate, la autora fue hallada sin vida en los escombros del edificio que habitaba, en Ámsterdam y Laredo, en la colonia Hipódromo Condesa, el cual colapsó tras el terremoto del 19 de septiembre.

Recordada como una fortaleza enorme que siempre utilizó la pluma y la palabra como arma para enfrentarse a la vida, la escritora ahora es recordada en la Casa Refugio Citlaltépetl, donde se abrió un espacio para la rehabilitación de sus libros y otros más, rescatados de los inmuebles afectados por el sismo. La intención de este proyecto es brindar un servicio a esos libros dañados y, posteriormente, con los que sean donados, crear una biblioteca en homenaje a las víctimas. El nombre de la biblioteca será: Lorna Martínez Skossowska. 

Biblioteca Lorna Martínez Skossowska

Fotografía: Tania Victoria/ Secretaría de Cultura CDMX

Los libros rescatados y su valor

En mesas y stands improvisados en la Casa Refugio Citlaltépetl se encuentran alrededor de dos mil ejemplares que conforman una biblioteca que conmueve y recuerda a sus dueños, víctimas que moraron el mismo inmueble de Ámsterdam y Laredo: el economista Néstor Fernández Verti, el tataranieto de León Trotsky, Santiago Mohar Volkow, y el fotógrafo Wesley Bocxe.

Si uno se asoma, puede ver desde obras literarias (novela, cuento y poesía) hasta tomos de economía, historia, política, contabilidad, fotografía y programación.  Todos estos libros fueron rescatados de los restos del edificio para ser curados por voluntarios y expertos en el tema.

“Es una biblioteca muy heterogénea porque sus propietarios tenían profesiones y personalidades diferentes”, explica Marlene Fautsch Arranz, quien ocupa el puesto de líder coordinador de proyectos en la Coordinación de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Secretaría de Cultura de la CDMX. 

¿Por qué salvaguardar estos libros? Se trata de tesoros que extenderán la memoria de sus propietarios y rendirán homenaje a su labor, una que enriqueció de diversas formas a este lugar que habitamos. Si lo vemos así, también los libros forman parte de un legado cultural que merece ser sanado para su futuro estudio.

Biblioteca Lorna Martínez Skossowska

Fotografía: Tania Victoria/ Secretaría de Cultura CDMX

El proceso de rescate

La tarea es ardua. Los dos mil libros que están ahora en la Casa Refugio Citlaltépetl pasarán por un proceso que, de acuerdo con Marlene Fautsch Arranz, consta de diversas etapas.

La primera es una valoración a simple vista de los libros que la realizan estudiantes de las carreras de Historia, Bibliotecología y Letras Hispánicas. En la segunda, se trabaja para ordenarlos, inventariarlos y limpiarlos del polvo, las piedras y vidrios, así como separar los que tengan hongos o humedad. Posteriormente, hay que estabilizarlos, catalogarlos y clasificarlos con apoyo de expertos del Archivo Histórico de la Ciudad de México y ADABI.

Por ahora, la tarea del rescate está en una primera etapa. María Cortina, Coordinadora Interinstitucional de la Secretaría de Cultura capitalina, encargada del espacio, nos cuenta que este paso se está llevando a cabo todavía, es decir, los libros de las víctimas y sobrevivientes del sismo del 19 de septiembre siguen llegando.

“Aquí lo los rescatamos, los subsanamos y los hacemos legibles, por decirlo de alguna forma. Han venido alrededor de seis familias de las propias víctimas que se quedaron sin casa. Todos han expresado su deseo de donar estos libros para formar la biblioteca en homenaje a las víctimas”.

La biblioteca, entonces, tendrá aquellos libros que los familiares decidan dejar. Vale la pena resaltar que el servicio, esencialmente, es para ellas, para que recuperen algo de sus seres queridos.

“Nosotros tenemos el compromiso con los familiares de las víctimas de darles un informe cada 15 días –comenta María Cortina–. Les informamos cómo va el proceso y cuáles son los títulos que hemos encontrado, para que ellos sepan que estos libros siguen siendo suyos, no importa si están en una biblioteca o en su casa. Son de ellos”.

Así, durante el proceso los voluntarios y expertos irán creando una lista de las obras que han encontrado para que al final las familias decidan qué se llevan y qué dejan. Ya con los libros que queden, los encargados del proyecto crearán un catálogo dentro del sistema que usa la Secretaría de Cultura en sus bibliotecas patrimoniales: el Archivo Histórico de la Ciudad, el Salón de Cabildos y el Museo de la Ciudad de México.

Finalmente, entrarán al mismo programa porque los libros  son considerados ya un patrimonio de la ciudad, según nos comentó Marlene Fautsch Arranz.

Biblioteca Lorna Martínez Skossowska

Fotografía: Tania Victoria/ Secretaría de Cultura CDMX

¿Tienes algún libro dañado?

Si tienes ejemplares dañados que hayas salvado o que no puedas tener en casa por complicaciones con tu vivienda tras el sismo, aquí puedes traerlos. María Cortina invita a “aquellos que hayan rescatado algunos libros de los escombros o bien de los edificios que van a ser derrumbados, los traigan aquí, donde serán limpiados, estabilizados, inventariados y catalogados para posteriormente crear la biblioteca”. Te cuento más del proceso en la siguiente nota:

Este es el lugar donde sanan los libros que fueron rescatados tras el sismo

Biblioteca Lorna Martínez Skossowska

Aún no se determina la fecha en que estará abierta al público, puesto que el proceso de rescate de libros llevará un largo tiempo. Por lo pronto, te podemos decir que en la Biblioteca Lorna Martínez Skossowska los ejemplares podrán ser consultados por vecinos que hayan perdido material bibliográfico en las acciones de desalojo de inmuebles en situación de riesgo tras el sismo, quienes podrán reclamar los que sean de su propiedad. Por otra parte, el acervo no reclamado y con vida útil, permanecerá en la Casa Refugio Citlaltépetl.

Biblioteca Lorna Martínez Skossowska

Fotografía: Tania Victoria/ Secretaría de Cultura CDMX

Más información:

Facebook: casarefugio.citlaltepetl

También te puede interesar:

Frida y otros perros rescatistas mexicanos en un libro (gratuito) para colorear

Centros de acopio de libros para niños de zonas dañadas por el sismo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *