x

Café Río, buen café y comida libanesa en el Centro Histórico

Conocí Café Río gracias a una amiga que en aquellas épocas universitarias estudiaba árabe en las cercanías. Sus compañeros de clase eran amantes de la comida libanesa y la dirigieron aquí. Luego ella me trajo y es como un oasis para leer sin tener que entrar a un café de cadena.

Comer rico no debe ser caro ni snob y por fortuna esta capital a la que Rockdrigo le cantó una y otra vez tiene tanta diversidad que no aburre. Para quienes buscan un rincón sin bullicio y con mucha alma para comer y tomar un buen café éste es el indicado.

Después de años de venir como comensal anónimo hace apenas un año platiqué sobre el lugar con la dueña de esta cafetería, la señora Gema Serna Hauayek. Ella explica que el lugar tiene 53 años de historia. Esta mujer creció entre aromas tostados, pues su mamá, la señora Lidia, aún trabajaba en esta cafetería hasta hace cuatro años y sus abuelos llegaron de Líbano en 1916.

En Café Río se bebe el café como debe ser

Gema sabe que el café se bebe sin azúcar y sin jarabes que oculten sus características esenciales. Su café es de Tlapacoya, Veracruz y antes se tostaba in situ. Lo mejor es que ella prepara la comida y los postres que se ofrecen aquí.

Todos los miércoles hay un menú de alrededor de $65 pesos con platillos como arroz blanco con fideo, pastel de berenjena, kepe o macarrón relleno de carne, acompañados con jocoque y pan árabe. Su pastel de higo es casero y goloso.

Su cafetería mantiene el buen servicio personalizado y atento. La gente platica, se conoce, se saluda y sobre todo, goza en Café Río. Se ven personas de diferentes oficios. Barrenderos, oficinistas estudiantes y más, conforman su democracia que se agradece en tiempos como éste.

Café Río se encuentra en Donceles 86, colonia Centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *