x

Cáncer de próstata, lo que debes saber

Cáncer

El cáncer de próstata se caracteriza por la proliferación descontrolada de células en la glándula prostática. Varios tipos de células se encuentran en la próstata, pero casi todos los casos de cáncer en ese órgano se desarrollan a partir de las que producen el líquido seminal. El término médico para un cáncer que comienza en las células glandulares es adenocarcinoma.

Algunos cánceres de próstata pueden crecer y propagarse rápidamente, pero la mayoría de éstos son lentos y se pueden prevenir.

De hecho, estudios realizados en algunas autopsias muestran que del 70 al 90% de los hombres en edad avanzada que fallecieron por enfermedades, desconocían tener también esta enfermedad.

Factores de riesgo 

Los factores de riesgo para desarrollar este padecimiento oncológico incluyen:

Edad: Ocurre en muy pocas ocasiones antes de los 40 años de edad, pero la probabilidad de tener cáncer de próstata aumenta rápidamente después de los 50. Alrededor de 6 de cada 10 casos se detectan en hombres mayores de 65 años. La edad promedio al momento de realizarse el diagnóstico es de 67 años. Aproximadamente uno de cada siete hombres será diagnosticado con cáncer de próstata en el transcurso de su vida.

Antecedentes familiares: El riesgo de un hombre es mayor si su padre o hermano tuvieron la enfermedad.

Raza: Es más común en hombres negros que en blancos, incluyendo hispanos. Es menos común en asiáticos o en indígenas americanos.

Cambios en la próstata: Los hombres con crecimiento no canceroso de células que cubren la glándula prostática pueden tener un riesgo mayor de padecer cáncer de próstata.

Alimentación / estilo de vida: Quienes llevan una dieta alta en grasa animal o carne tienen un mayor riesgo. También son vulnerables aquellos varones con elevado consumo de alcohol o los que se exponen con frecuencia a rayos ultravioleta. Existen alimentos que pueden ser útiles para evitar la propagación de esta enfermedad.

Síntomas 

Durante sus primeras etapas, el cáncer de próstata generalmente no genera síntomas, pero conforme avanza puede ocasionar:

  • Dificultad para orinar o detener el flujo de orina
  • Necesidad de orinar frecuentemente, sobre todo por la noche
  • Flujo débil de orina, que comienza y se detiene
  • Dolor o ardor al orinar
  • Presencia de sangre en orina y/o semen
  • Problemas para tener erecciones
  • Dolor intenso en espalda, cadera o pelvis, así como sensibilidad ósea, con mayor frecuencia en la región lumbar cuando el cáncer se ha diseminado a los huesos
  • Eyaculación dolorosa.

Detección y estadios de la enfermedad 

Para diagnosticar el cáncer de próstata, a partir de los 40 años los hombres deben hacerse una prueba de sangre para el antígeno prostático específico (APE) y un tacto rectal. Si el médico detecta alguna anomalía, se puede hacer una biopsia.

Estadio es una manera de describir dónde está ubicado el cáncer, si se ha diseminado, hacia dónde y si está afectando las funciones de otros órganos del cuerpo. De acuerdo a la escala de Gleason (sistema que se emplea para medir el grado de agresividad de un cáncer) los estadios del cáncer de próstata son cuatro:

Estadio I. El cáncer sólo se encuentra en la próstata y no hay síntomas.

Estadio II. El cáncer permanece en la próstata y es detectado.

Estadio III. El cáncer se diseminó más allá de la capa externa de la próstata, posiblemente hasta las vesículas seminales, pero no ha afectado ganglios linfáticos. A partir de este momento se le clasifica como cáncer de próstata avanzado.

Estadio IV. El cáncer se extendió más allá de las vesículas seminales, tejidos u órganos cercanos; por ejemplo: recto, vejiga, pared pélvica, ganglios linfáticos y huesos.

Ahora que ya te informamos sobre los factores de riesgo, síntomas y estadios de diagnóstico, también es bueno decir que la mayoría de los padecimientos oncológicos son curables si se detectan a tiempo y son tratados con el medicamento correcto,  para ello también  la atención especializada es esencial así como la importancia de contar con un seguro de gastos médicos mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *