x

Él es el mexicano con la colección de objetos de King Kong más grande

En 1933, el mundo conoció a King Kong. La película, dirigida por Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack estremeció a más de uno en su butaca al mostrar una historia de amor mal correspondido; pero no cualquiera, sino una llena de aventuras y protagonizada nada más y nada menos que por ¡un enorme gorila!

Su hazaña hoy sigue siendo recordada. ¿Cuál fue?  Trepar el Empire State para llevarse a la chica y luego caer del rascacielos –acuérdate: es atacado por aviones que lo tiran provocando su muerte– sabiendo que lo que hizo… valió la pena. La historia de King Kong  ha sido retomada por diversos cineastas. Ahí tienen, por ejemplo, el remake de 1976  del director John Guillermin; el de 2005 de Peter Jackson, y el más reciente en 2017 hecho por Jordan Vogt-Roberts.

Cada estreno trajo consigo una variedad de objetos: desde llaveros, cilindros para el refresco, hasta cómics, libros y juguetes. ¡Bendita, mercadotecnia! Con el paso del tiempo, algunos de estos han obtenido gran valor, ya sea por su rareza o por su antigüedad, logrando el trato de objetos de colección. En subastas de eBay, Mercado Libre y hasta en los tianguis de chácharas, puedes encontrar a verdaderos fans del gorila “pelearse” por ellos.

¿No me crees?   Te voy a presentar a Marco Antonio Hernández Muñoz, coleccionista mexicano que pertenece a este grupo de fans. Desde 1973 este señor se ha dedicado a coleccionar objetos relacionados con King Kong. 

colección de objetos de King Kong

 

Biólogo de día, coleccionista de noche (en realidad, de tiempo completo)

Marco Antonio estudió biología. Hoy se dedica a ello y trabaja con todo lo relacionado a organismos vivos. En su tiempo libre, su hit de investigación es King Kong. Se dedica a visitar tanto páginas de internet como mercados y tianguis para conseguir joyas como las más de 600 que tiene en su colección.

Fácilmente, te puedo decir que Marco, en su enorme compilación de objetos, cuenta con: carteles antiguos y actuales (originales), arte auténtico de algunas portadas, historietas originales hechas en México y Estados Unidos, coleccionables de edición limitada –toma aire–, peluches, libros ilustrados, novelas en diferentes ediciones, revistas con menciones especiales, vasos, llaveros, miniaturas –agarra más aire, porque la lista sigue–, fotografías del detrás de cámaras, calcomanías y álbumes fuera de edición, parches, artículos raros, piezas no autorizadas, juguetes y objetos propios de la cultura popular con referencia al gorila gigante.

Te lo dije, Marco es súper fan.

colección de objetos de King Kong

colección de objetos de King Kong

colección de objetos de King Kong

Un llavero de fiesta: así comenzó la colección

“Desde pequeño mis papás me hablaban de King Kong. Mi papá, cada que anunciaban la película en el periódico, recortaba la noticia y me la daba. Yo me llevaba el pedazo de periódico a la pileta de agua y lo metía porque me gustaba ver cómo se deshacía”, explica Marco.

Este fue el primer contacto que tuvo con la imagen de King Kong. ¡Hoy ni de chiste metería sus recortes al agua! Con la edad, Marco le fue agarrando gusto al personaje y a todo lo que venía detrás de él. Así es como recuerda que este gusto, en concreto,  se desencadenó después de una visita al Zoológico de Chapultepec.

“Lo veíamos en la tele todo el tiempo –dice–. Así que su imagen tomó sentido cuando mis padres me llevaron al Zoológico. No sé si había gorilas en este entonces, pero recuerdo a uno que se parecía, por la forma en que azotaba la jaula. Mi papá me decía ‘¡Mira, King Kong!’. Eso se me quedó muy grabado. De ahí me atrajo el personaje; el gusto me hizo buscar y buscar cosas”.

Su colección inició  con un llavero. Fue parte de los recuerditos que le armaron para su fiesta de cumpleaños, donde, por cierto, hubo pastel de King Kong. Después, vino un peluche que vendían en las salas de cine cuando se estrenó el remake del 76.

colección de objetos de King Kong

Entre los objetos curiosos que más tarde llegaron se encuentran una foto en la fachada de un bar chilango, muy famoso a finales de los setenta por tener, en la calle de Mina, un King Kong de fibra de vidrio de casi 10 metros. La foto de Marco con esta figura también tiene un recuerdo de su mamá: el dedo que tapó el flash.

“King Kong fue muy famoso en México. Me parece increíble cómo el personaje que empezó con una figura de metal para grabar el cuadro por cuadro (stop motion), hoy  aparece junto a grandes estrellas (de carne y hueso) del cine de Hollywood y del cine de terror –explica–. Eso no lo logró Drácula, tampoco Frankenstein. No lo ha logrado nadie. King Kong es un ícono de la cultura pop”.

¿Qué si ya acabó la búsqueda de más objetos?  Por supuesto que no. De hecho, ahora Marco está tras un figura promocional de la película de 1976, la versión de John Guillermin. “Está en eBay, pero es carísima. Cada vez se me hace más lejos por el precio”.

Al parecer, esta historia continuará…

La joya de su colección

Sin duda, hay muchos objetos preciados para Marco. Pero el que más le enorgullece es este esqueleto de metal.  Se trata de una réplica  (la número 176  de las 500 que existen en todo el mundo) del esqueleto original con el que se filmó el cuadro por cuadro de la película de 1933. Está hecho a escala, de metal y con articulaciones.

“Es una copia fiel, muy rara, testimonio de la forma en la que se grabó la película. Demuestra que no fue un disfraz o botarga, sino un esqueleto metálico recubierto con algodón, esponja y pelaje café de conejo que no sobrepasaba el metro de altura, contrario a lo que se piensa”.

colección de objetos de King Kong

La figura forma parte del hito que fue la película de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack. Marcó historia por su creatividad, arte, ingenio y aplicación de la tecnología de su época.

“(Con el esqueleto) filmaron cuadro por cuadro.  Se tuvo que crear una cámara especial para grabar cada movimiento de la figura y a los actores, es decir, para sincronizar movimientos. King Kong fue pretexto para inventar cámaras cinematográficas y efectos especiales”, remarca.

colección de objetos de King Kong

Una exposición dedicada a King Kong

Presentó por primera vez una parte de su colección en la FES Zaragoza, por ahí del 2007. Luego, en el 2013 la llevó a Radio Educación. Ahora Marco llega al Museo del Juguete Antiguo México, donde exhibirá más objetos.

A partir del 15 julio y hasta el mes de noviembre, las más de 600 piezas serán mostradas en el museo sin costo adicional . Se presenta, claro, la réplica del esqueleto. ¡AH! Y también otra joyita: el arte original de una portada de cómic creada por Edmundo López, portadista de Fantomas, Epopeyas, Joyas de la Mitología, muchas de ellas de la editoral Novaro.

colección de objetos de King Kong

Te cuento más de la exposición aquí:

King Kong en el MUJAM: la exposición que estabas esperando

También te puede interesar:

Magic Fest 2017, la convención más grande del mundo mágico en la CDMX

Museo del Metro: una razón por la que no odiarás este transporte

Museo del Tatuaje en México, lugar de historias y objetos llenos de ingenio

Resumen
Él es el mexicano con la colección de objetos de King Kong más grande
Nombre de artículo
Él es el mexicano con la colección de objetos de King Kong más grande
Descripción
Tiene más de 600 piezas, entre ellas una réplica de la figura con la que se filmó el cuadro por cuadro de la película de 1933. Conócela en la nueva expo del MUJAM.
Autor
Propietario
Sección Amarilla

Pata de perro profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *