x

¿Cómo funciona la medicina homeopática?

Por sí solo el cuerpo humano es sabio, nos da señales de alarma cuando algo no funciona adecuadamente. Estas señales son los síntomas, a los cuales la medicina alópata ataca para contrarrestarlos, en cambio la homeopatía se vale de ellos para conocer que hay detrás de la enfermedad.

A través de la vida de una persona, desde el nacimiento hasta su muerte, sufre una secuencia de enfermedades naturales, agudas y crónicas.

Cuando la enfermedad aguda no es adecuadamente tratada y los pacientes tienen un sistema inmune debilitado, la salud del individuo se compromete permanentemente.

El médico homeópata no juzga los síntomas, sino revisa los estados emocionales que originan estos síntomas, mediante una entrevista clínica donde el médico conoce la historia personal del enfermo.

De este modo, el galeno reconoce datos que las pruebas de laboratorio no pueden proporcionarle. Así puede recetar al paciente un medicamento único en su tipo, pues los medicamentos homeopáticos deben ser como un traje a la medida.

Practicar la homeopatía, no es una tarea que se aprenda en algunos fines de semana, pues requiere de una enorme dedicación. “He conocido doctores homeópatas que claman haber curado cáncer o SIDA y explotan a personas inocentes (sic)… es cierto que algunas veces podemos tener resultados positivos, pero esto no debería de ser anunciado como una certeza” indica el doctor Jorge Barbosa del Toro, especialista en el tema.

“Y he conocido practicantes que usan todo tipo de trucos para atrapar a sus pacientes, como por ejemplo horquillas magnéticas, un péndulo, homeopatía intuitiva y diferentes dispositivos electrónicos, esto no es homeopatía” agregó el médico.

Solamente uno por ciento de los médicos homeópatas logra la agravación de los síntomas, lo que se considera como el total éxito del tratamiento. Si una persona se siente mejor con el tratamiento, significa que no es el medicamento correcto.

Agradecemos el apoyo del doctor Jorge Barbosa del Toro y a Gliser por su apoyo para la realización de esta nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *