x

5 consejos para una vida sexual sana, feliz y sin prejuicios

Tener una vida sexual sana siempre es importante. Al final, el sexo forma parte fundamental de nuestra condición humana, y así como procuramos otras áreas de la vida como la alimentación y el trabajo, vale la pena poner atención a nuestra intimidad. Con pareja o sin ella, la vida sexual es importante debido a que impacta en nuestro desarrollo, tanto en la parte física como psicológica. No se trata solo de provocar placer o procreación, sino de conocerte a ti mismo.

Gibray Aminjoab, sexólogo independiente, me cuenta que “lo primero que debemos considerar es que cada persona es diferente y aunque estos consejos serán útiles, vale la pena que se consulte a un sexólogo para solucionar dudas o problemas específicos, ya que lo que para algunos puede resultar placentero, para otros no.”

¡Adiós a los prejuicios y hola a conocer tu cuerpo!

“La mayoría de nosotros tenemos algún tipo de prejuicio en la mente”, comenta Gibray. Con ideas como  “no debes tocar tu cuerpo”, “el sexo es solo para procrear”, “lo importante es que él disfrute”, difícilmente podrás entregarte al cien.

El especialista agrega que “parte de decirle adiós a los prejuicios en el sexo es permitirte conocer tu cuerpo. No estamos acostumbrados a mirarnos al espejo; me refiero a de verdad mirar cada parte, porque aunque todos hemos visto una ilustración del pene o la vulva, puede que ni siquiera podamos ubicar cada parte en nosotros y esto es fundamental. Si como hombre o como mujer, te tomas el tiempo de mirarte, de tocarte, de sentir y descubrir lo que te gusta o no te gusta, será mucho más sencillo desenvolverte”.

Y tiene todo el sentido, ya que si antes “no te echas un ojo y una mano”, descubrirás en plena acción que algo no te gusta y podría ser incómodo o incluso afectarte en relaciones posteriores.

“Un extra a la hora de conocer tu cuerpo es la posibilidad de detectar una anormalidad y así, descubrir algún tipo de enfermedad a tiempo. Si conoces tu cuerpo, cualquier bolita o salpullido será más fácil de diferenciar”, explica Gibray.

vida sexual sana

Comunicación, saber poner límites y pedir lo que quieres

El sexólogo señala que la comunicación es fundamental para tener una vida sexual sana y viene de la mano de conocer tu propio cuerpo. “No debes permitir nada que no te guste. Sin importar si estás con una pareja estable o en un encuentro sexual aislado, estás en todo tu derecho de expresar lo que no te gusta”, asegura el especialista.

Por otro lado, menciona que “cada encuentro sexual es único: no a todos nos gustan las mismas cosas. En la intimidad, las personas no tienen una bola de cristal, por lo que no puedes esperar que tu pareja sepa si te gusta o te excita algo en particular. Debes decirlo y pedirlo, no hay nada de malo en ello”.

Quizá por lo que nos muestran revistas, el cine, la tv y algunos otros medios, o lo que escuchamos, creemos que la otra persona debe saber exactamente cómo nos gusta o que si no conseguimos placer es porque la otra persona no sabe excitarnos, pero esta idea es bastante errónea. Tal vez puede darte pena, pero si lo dejas de lado y pides justamente lo que quieres, tu vida sexual se verá beneficiada.

vida sexual sana

Información, pieza clave en la vida sexual sana

“Cuando no sabemos algo relacionado al sexo, difícilmente nos asesoramos con un experto. Lo más común es acudir con un amigo o amiga para preguntarle cómo lo hacen ellos, pero volvemos a lo mismo: cada persona es diferente y lo que a ellos les ha resultado efectivo, podría no funcionar para ti”, menciona el especialista.

Y es que seamos realistas, ¿a cuántos de nosotros nos dieron una clase sobre sexo, sobre cómo tener una vida sexual plena, sobre la gran variedad de cosas que hay en el mundo del sexo y sobre cómo disfrutar?

“Acudir al sexólogo es fundamental si tienes dudas o quieres mejorar tu vida sexual”, dice Gibray.

La información sobre lo que te gusta, tu cuerpo, las diferentes formas de vivir la sexualidad, las precauciones que debes tener (enfermedades de transmisión sexual, embarazo, métodos anticonceptivos, etc.), los juguetes que existen y para qué sirven, entre otras cuestiones del sexo podrás conocerlas mejor si asistes con un especialista.

vida sexual sana

¡No emplees el sexo como forma de escape!

Tener sexo por placer, sin involucrar una relación o el amor, no tiene absolutamente nada de malo, todos tenemos derecho a pasarla bien y obtener placer, el problema radica cuando actuamos bajo prejuicios y no solo nuestros, también de la sociedad.

El sexólogo indica que “no hay nada de malo en querer sexo sin ningún tipo de lazo. El problema radica en hacerlo por no querer estar en soledad, por escapar de algún problema interno o externo. Si lo hacemos por las razones erróneas, después puede llegar un sentimiento de vacío. Debes tener claro por qué lo haces y tener la certeza de qué es lo que quieres”.

Escuchando a Gibray recordé algunos momentos de mi vida en los que la tristeza y un cierto grado de soledad tras una ruptura me condujeron a encuentros casuales, que si bien no fueron una mala experiencia, me hacían sentir peor y ni disfrutaba al cien el encuentro, ni superaba mi problema. Así que ojo, con los motivos que te conduzcan a tomar tu decisión.

vida sexual sana

La decisión siempre es tuya

“Elegir tener relaciones sexuales es una decisión completamente tuya. No debes basarte en si tu pareja quiere o no, o si todas las personas a tu alrededor lo hacen. Ninguna de estas es razón para hacer algo. Tú decides cuándo, cómo, dónde y con quién. Si lo haces por presión o para satisfacer a tu pareja, la experiencia puede no ser la misma”.

Así que, no importa qué tantas ganas tenga la otra persona, es tu cuerpo y, por ende, tu decisión. Además, hacerlo cuando quieres, te hará disfrutarlo al máximo, y si a esto sumamos las recomendaciones anteriores, sin duda el resultado será mucho más satisfactorio y gozarás de una vida sexual sana.

vida sexual sana

¡Mantén tu vida sexual sana y feliz!

Pareciera obvio lo anterior, pero hayas empezado o no tu vida sexual, la realidad es que conocemos poco nuestro cuerpo; no importa tu orientación o identidad sexual, es fundamental tomarte el tiempo de conocerte por dentro y por fuera.

Pensar en el sexólogo solo como una opción cuando tenemos un problema es incorrecto. Acudir a algunas sesiones antes de empezar nuestra vida sexual o una vez iniciada, puede ayudarnos a obtener relaciones sexuales más satisfactorias y, por qué no, hacer más feliz a nuestra pareja.

Nadie nos enseña a tener sexo y gran parte de lo que sabemos o pensamos que sabemos viene de la experiencia o de cosas que andamos viendo en internet, así que, ¿por qué no acudir con un experto? Lo menos que nos puede suceder es darnos cuenta que podemos disfrutar aún más de lo que ya sucede y así tener una vida sexual sana, feliz y súper satisfactoria.

También podría interesarte…

Identidad sexual e identidad de género ¿innata, impuesta o aprendida?

Cómo hacer que tu relación funcione con estos #relationshipgoals

Tips de amor y sexualidad para disfrutar al máximo el 14 de febrero

¿Tienes más dudas sobre vida sexual sana y sexualidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *