x

Día de Muertos en Chiapas: Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo

Día de Muertos en Chiapas: lo que vivimos en Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo

No hay una sola forma en la que se celebra el Día de Muertos en Chiapas. Esta historia cuenta lo que se vive durante el 1 y 2 de noviembre en Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo, dos ciudades que son parte de la región metropolitana del estado.

En Tuxtla Gutiérrez las costumbres han cambiado mucho en los últimos años, debido a la urbanización, la llegada de otros festejos, así como por los cambios culturales. Aun así, hay gente que todavía mantiene las antiguas formas de honrar a los muertos, de modo que poco a poco existen más variantes de la fiesta.

Damaris Marina es oriunda de esta capital y mi anfitriona. Si bien hay otros lares chiapanecos que viven la tradición desde sus raíces (de las que ya te contaremos después), debido a la diversidad de pueblos originarios que existen en el estado, como zoques, chamulas, tojolabales y más, en esta urbe existen sincretismos propios de esta época.

Día de Muertos en Chiapas: lo que vivimos en Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo

Día de Muertos en Chiapas: dulces tradicionales Foto: Mariana Castillo

Tuxtla Gutiérrez: cantos y altares caseros

Estamos en la calle, afuera de casa de Damaris. Son las nueve de la noche y vemos niños con diferentes trajes y sus bolsitas, recibiendo dulces y cantando lo siguiente:

“Somos angelitos,
del cielo bajamos
pidiendo limosna
para que comamos.
No queremos vino,
tampoco cerveza,
lo que sí queremos
es lo que hay en la mesa:
¡calabacita, tía!”.

Nos disfrazamos para recibirlos con unas pelucas y diademas de luces, al estilo de los disfraces norteamericanos (como sucede en las comparsas oaxaqueñas). Colocamos una mesa adornada a manera de altar, algunas velas y flores de cempasúchil. Damos el chocolate artesanal que Damaris elabora a quienes vengan a pedirnos algo. También agregamos una calabacita de barro de Ocuilapa, otro municipio chiapaneco cercano, para mantener elementos de artesanía local en esta ofrenda para el Día de Muertos en Chiapas.

Este es un video en el que se puede ver cómo es esta manifestación social:

Antes se llevaba una palma y sin disfraz

Damaris explica que antes portaban en la mano una palma decorada con flores y sin disfraz, pues no había. Se solía llevar un baldecito para guardar la calabaza o la chilacayota en tacha que daban en cada casa, ya que no se repartían dulces industrializados.

También se daba más fruta de la temporada. Se cantaban otras coplas y una de ellas, muy similar a la de La Rama, en Veracruz (que allá se canta en Navidad y no en Todos Santos). Así sigue la noche, entre este ir y venir de niños y familias que buscan mantener viva la costumbre (con algunos detractores de que ahora se usen otras vestimentas y elementos decorativos).

En la cultura todo va cambiando, queramos o no. Quizá lo esencial es que se busque, de una forma u otra, mantenernos conviviendo, dándole significado a lo que hacemos en un mundo que cada vez es más metódico.

Día de Muertos en Chiapas: lo que vivimos en Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo

Día de Muertos en Chiapas: las flores son esenciales en los altares y los panteones Foto: Mariana Castillo

Chiapa de Corzo: Panteón Municipal y la comida típica para esta fecha

El 2 de noviembre nos dirigimos al Panteón Municipal de Chiapa de Corzo, a 30 minutos de Tuxtla Gutiérrez. Iremos a ver a Norma Lesieur, quien es cocinera, sobre todo de las que preparan todo para La Fiesta de Enero o la Fiesta Grande, una celebración religiosa y tradicional que se realiza el 20 de enero. En la calle de Ángel Albino Corzo hay un tianguis con vendedores de comida por doquier: desde dulces con chilacayota, nanche, higo y calabaza en tacha hasta tamales de chipilín, atole agrio y cochito horneado.

Desde temprano este camposanto se ve repleto de flores y gente que fluyen como ríos. Las tumbas están adornadas con cruces floridas, con tapetes hechos con pétalos, con las fotos de quienes se adelantaron al más allá en el que se cree. Las veladoras ya están prendidas para pedir por el eterno descanso de los difuntos y para hacerles ver que se les recuerda.

Norma Lesieur y su compañera venden comida en el tianguis del Día de Muertos en Chiapas Foto: Mariana Castillo

Norma Lesieur y su compañera venden comida en el tianguis del Día de Muertos en Chiapas Foto: Mariana Castillo

Norma comenzó su venta el día anterior a las siete de la mañana, pues la gente, desde muy temprano, visita este lugar. Vende caldo de panza de res con verduras y taquitos dorados. Aunque hace cochito y arroz con cerdo como especialidades, la comida cotidiana, barata y disponible es lo que le permite ir al día.

Ante el fogón, lo que importa es el conocimiento, la lógica de la comida de munición y el trabajo. La misma cosmovisión aplica para estas fechas tan importantes en algunos estados en México: el amor trasciende la vida y en cada pueblo o ciudad verás diferentes manifestaciones que muestran el porqué estos días son tan importantes, más allá del turismo, las modas o los cambios.

Día de Muertos en Chiapas: lo que vivimos en Tuxtla Gutiérrez y Chiapa de Corzo

Día de Muertos en Chiapas: Panteón de Chiapa de Corzo Foto: Mariana Castillo

También puede interesarte 

Comida para Día de Muertos en México, ¡me quiero comer tus huesitos!

Noche de muertos en Michoacán, una ruta por pueblos purépechas

Los altares para Todos Santos en Miahuatlán son arte y memoria

Encuentra más contenidos sobre la celebración del
Día de Muertos y descubre el colorido y los rituales en torno a esta fecha.

¿Qué otras historias nos quieres contar del Día de Muertos en Chiapas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *