x

¿Qué dieta sigo si tengo una enfermedad gastrointestinal?

Una dieta adecuada es la clave en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades. Si sufres de alguna enfermedad gastrointestinal, este factor cobra mayor importancia, aquí te decimos por qué.

Alimentos aliados

Una enfermedad gastrointestinal surge por distintos factores, entre ellos una inadecuada forma de alimentación. Esto no sólo tiene que ver con el tipo de ingesta que tenemos, sino con los tiempos y forma en que comemos.

Si eres de los que pasa más de 8 horas sin probar bocado, es más probable que padezcas una enfermedad gastrointestinal, por ello se recomienda que hagas un promedio de 4 a 5 comidas ligeras en el día.

Otra recomendación usual es que evites estar ansioso o estresado, pues según la especialista de la UNAM, Guadalupe Ponciano Rodríguez:

“Se ha visto que las personas que están con más estrés, sobre todo con un estrés emocional, no tanto físico, tienen más trastornos en el hábito de evacuación y más problemas en gastritis. Además de que comen por ansiedad y no por hambre”.

 

Qué debes evitar si tienes una enfermedad gastrointestinal

  • Evita consumir alimentos grasosos, sobre todo si el periodo que pasaste sin comer es mayor a las 8 horas, pues eso hace que se procese de forma distinta.
  • No fumes, ni bebas alcohol. Pues aceleran la producción de ácidos gástricos y por ende causan malestar.
  • Consume poca sal. Esto evitará que se retenga agua en el cuerpo.
  • Evita las bebidas gasificadas. Ya que estas te pueden provocar retención de líquidos e inflamación del intestino.

Sin embargo hay una gran variedad de alimentos y bebidas que pueden ayudarte en caso de que contraigas alguna enfermedad gastrointestinal.

Frutas y verduras, fuente de fibra y vitaminas

Un consumo constante de vegetales verdes y amarillos puede ayudarte, ya que son ricos en antioxidantes y betacoroteno, agente que te ayuda en caso de tener una enfermedad gastrointestinal.

Pera. Fruta rica en vitamina B1, B2, B3 y vitaminas A y C, mismas que regulan el sistema nervioso y el aparato digestivo.

Papaya. Además de tener vitaminas que regulan el sistema digestivo, es una fuente de magnesio, hierro, azufre y potasio. Esto no solo beneficia a tu estómago, sino a tu sistema inmunológico.

Plátano. Aunque pobre en grasas y proteínas, esta fruta es rica en fibra, lo que sirve como laxante natural. Es importante hacer énfasis que en caso de tener alguna enfermedad gastrointestinal, tendrás que consumirlo en estado maduro, pues antes puede ser un irritante.

Coco. Como la papaya, es una fuente rica en magnesio y potasio. Además tiene mucha fibra, fósforo y calcio.

Durazno. Fruta que actúa como agente diurético y laxante. También tiene vitaminas A, C, E y magnesio, lo que favorece al sistema inmunológico y al digestivo.

Manzana. Debido a que contiene pectina, la manzana es capaz de crear un gel especial que protege el intestino. Por ello es recomendada en la dieta de personas que padecen alguna enfermedad gastrointestinal.

Vida sana por completo

Además de una dieta sana, es recomendable que hagas ejercicio, pues esto ayudará a que tengas una mejor digestión y puedas relajarte. Recuerda que lo más importante es tu salud ¡cuida todos los aspectos que conforman tu vida!

Para saber más:

Propiedades del betacoroteno

 

Tal vez te interese:

Enfermedad Inflamatoria Intestinal, algo más que un dolor de estómago

La enfermedad genética que comienza con un dolor de estómago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *