x

El garibaldi es un pan mexicano y te contamos su historia

El garibaldi es un pan mexicano y si quieres saber su historia sigue leyendo. Este pan esponjoso y con chochitos de azúcar encima es muy popular en las panaderías del país. Su historia se relaciona con las familias que llegaron de Europa a México para continuar los oficios que tenían en sus lugares de origen.

Alberto Laposse, empresario, arquitecto y amante de la comida dice que “nació entre harina y crema Chantilly” y sus ancestros son italianos y franceses. Él es parte de una tercera generación de panaderos y reposteros, pues su familia fundó las panaderías y pastelerías El Globo.

“El garibaldi, por ejemplo, fue un invento de mi abuelo porque el era un fanático de Giuseppe Garibaldi, gran revolucionario italiano del siglo XIX”, narra. La masa de esta delicia es un brioche, lleva mantequilla y mermelada de chabacano y ya es parte del imaginario panadero para los mexicanos.

Más sobre la familia que inventó el garibaldi

Los Laposse llegaron de Turín, Italia, por invitación de otra familia de ese país que se apellidaba Tenconi y quienes fundaron esa célebre pastelería en 1884, pero como no tuvieron herederos, pasaron la estafeta.

El abuelo de Alberto trabajaba en la confitería antes de empezar con este negocio. En la época de la Revolución Mexicana el local cerró sus puertas y se vendió de forma temporal a otra familia francesa que, a su vez, cerró por otra temporada, mientras el ambiente político y social se calmaba.

En 1919 los Laposse parten, pero en 1923 el jerarca regresa y pide permiso a los propietarios de El Globo para reabrir en la calle de Abraham González, en el Centro, bautizando el lugar como El Nuevo Globo; aunque dos años más tarde volvería a tener el nombre que aún conocemos hoy en día y que fue de las panaderías tradicionales más celebres en la capital.

La nueva etapa de Alberto Laposse

Desde 1999 El Globo se vendió: primero a Grupo Carso y luego a Grupo Bimbo. Alberto hoy en día no se ha alejado por completo de su pasión por la gastronomía y la panificación, pues ahora es director de Grupo Levain que nació en 2004 en San Miguel de Allende.

Los hoteles Dos Casas y Casa de los Olivos, las panaderías Panio, los restaurantes Áperi, Cumpanio y Jacinto 1930 pertenecen a esta compañía y aún se sigue vendiendo este pan pero bajo el nombre de corio—que es su versión de este pan mexicano delicioso y que nombraron así por la provincia homónima en Turín— , en sus sucursales panaderas (y pronto abrirán nuevas unidades de este giro en Querétaro).

Más sobre los panes mexicanos y la historia relacionada con el garibaldi

A propósito de la historia del consumo de pan dulce en México, la investigadora Cristina Barros —quien ha escrito varias veces de este tema y de muchos otros temas alimentarios con enfoques muy interesantes— publicó en su columna Itacate de La Jornada el texto Garibaldis y cupcakes, en el que menciona:

“(…) la mezcla de panecillos de dulce de distintas regiones de España concentrados en México durante la invasión ibera, la influencia borbona, la invasión estadunidense de 1848, la llegada del archiduque en los 60, aunada a la creatividad de los panaderos indígenas, hizo posible una gran variedad de bizcochos, hoy única en el mundo. Muchos de estos panecillos eran un objeto de lujo que se expendía en cafés y pastelerías. La Revolución Mexicana sin duda democratizó, entre otras muchas cosas, el consumo de pan de dulce”.

En realidad, el garibaldi es un pan mexicano con todo lo que esta definción conlleva, una nueva naturaleza que mezcla diferentes culturas, saberes e invenciones que conforman nuestra enorme cultura alimentaria.

Corio, la versión de Cumpanio y Panio en San Miguel de Allende

“Me hacía falta la panadería, la baguette, el croissant…”, dice Alberto y explica además que la palabra “cumpanio” en latín derivó a “compagnon” que significa “compañero”, es decir aquel que te acompaña a trabajar. “Es tu cuate, tu compañero con quien se comparte el pan: eso son Áperi, Cumpanio, Panio y Jacinto”, finaliza.

Si quieres visitar estos sitios y comerte un corio, checa sus ubicaciones:

Cumpanio/ Panio

Correo 29, Centro, San Miguel de Allende

Panio

Relox 12, salida a Celaya 69, San Miguel de Allende

Facebook: cumpaniomx

Agradecemos a Three Monkeys su apoyo para este texto.

Todas las fotos son de Mariana Castillo.

También puede interesarte

Pan de Zacatlán, los panes que tienen queso de verdad en la masa

Pan de muerto en Miahuatlán: una tradición de Todos Santos en Oaxaca

Pan dulce en México: sabor, mestizaje y variedad

¿Ya sabías que el garibaldi es un pan mexicano?

Comments

  1. Paty Quiroz

    Muy interesante, cuando vaya a Ciudad de México, lo buscaré para probarlo. Gracias Mar por tu información.

  2. Mariana Castillo

    Hola, Paty. Gracias a ti por leer la nota. Sí, es un delicioso pan. Me cuentas si te gusta cuando lo pruebes. 🙂 Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *