x

Enfermedades de los ojos en adultos mayores

Existen enfermedades de los ojos en adultos mayores cuya aparición no se puede detener porque forman parte del desgaste natural del cuerpo.

Es necesario darles seguimiento para encontrar un tratamiento adecuado y que los síntomas e incomodidades sean llevaderos para la persona.

¿Cuáles son las enfermedades de los ojos en adultos mayores?

Enfermedades de los ojos en adultos mayores

Es importante mencionar que un adulto mayor puede desarrollar una o varias enfermedades de los ojos al mismo tiempo, por esta razón debe realizarse revisiones periódicas para confirmar que los síntomas o molestias son normales, o, si necesita empezar con un tratamiento.

En este apartado hablaremos de los padecimientos que, si no se controlan, pueden terminar en ceguera. La recomendación es acudir con el oftalmólogo por lo menos una vez al año.

Catarata senil

Es la opacidad progresiva en la lente natural del ojo, también llamado cristalino, que empieza a formarse a partir de los 50 años. No permite la entrada de luz para que el ojo pueda percibir imágenes claras y por lo general, las personas notan los síntomas hasta después de los 65 años.

Se deben hacer estudios para saber si el paciente es candidato o no a la cirugía que reemplaza el lente natural por uno artificial.

Degeneración macular relacionada con la edad (DMAE)

Es la destrucción gradual de la visión central. Este tipo de visión permite apreciar los detalles finos, colores, formas y características de los objetos, ver con claridad y realizar tareas diarias como leer o conducir.

En algunos casos, este padecimiento avanza tan lentamente que las personas no se dan cuenta de los síntomas hasta que ya está muy avanzado. En otros, progresa rápidamente y causa pérdida de visión en ambos ojos. La degeneración macular relacionada con la edad puede ser:

  • Húmeda: ocurre cuando los vasos sanguíneos detrás de la retina comienzan a crecer debajo de la mácula, tejido sensible a la luz localizado en el centro de la retina. Estos vasos gotean sangre y líquido que levantan la mácula de su lugar y la dañan.
  • Seca: se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se van deteriorando haciendo que la visión central se nuble.

El Instituto Nacional del Ojo indica que, si se toma una formulación específica de antioxidantes y zinc, se puede reducir el riesgo de la degeneración macular avanzada.

Glaucoma

Esta enfermedad genera demasiada presión del fluido dentro del ojo y daña el nervio óptico. Al igual que los padecimientos anteriores, los síntomas de glaucoma pasan desapercibidos por lo que se recomienda hacerse exámenes con pupila dilatada para que el especialista sepa si hay alguna anormalidad.

El glaucoma puede ser tratado con gotas para ojos recetadas por el médico, con láser o con cirugía.

Malposiciones palpebrales

Se trata de posiciones anómalas que adoptan los párpados por diferentes motivos: por una relajación de los tejidos consecuencia del envejecimiento, o como resultado de una parálisis del nervio facial, traumatismos, cicatrices o cirugías.

Las malposiciones palpebrales se producen por la pérdida de la tensión del tendón cantal que soporta el peso del párpado inferior, de manera que queda descolgado y puede girarse hacia adentro (entropión) o hacia fuera (ectropión).

El entropión hace que las pestañas y la piel froten contra la superficie del ojo. Causa irritación, infecciones y daños en la córnea que puede terminar en la pérdida de la visión.

Por su parte, el ectropión deja la superficie interna del párpado expuesta y propensa a la irritación. En ambos casos, las lágrimas artificiales, los ungüentos lubricantes y la cirugía pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Otras enfermedades de los ojos en adultos mayores

Enfermedades de los ojos en adultos mayores

A diferencia de las anteriores, existen otras enfermedades de los ojos en adultos mayores que son propios de la edad, pero que no causan ceguera. No por esto deben descuidarse, ya que es necesario que se monitoreen para cuidar la salud de la vista del paciente.

Presbicia

Es la pérdida de nitidez en la visión o agudeza visual para enfocar objetos cercanos. Las personas con presbicia experimentan dolores de cabeza o sensación de vista cansada; el uso de lentes ayuda a corregir este problema.

Partículas flotantes

Se trata de la aparición de puntos negros dentro del campo visual de la persona debido al endurecimiento del vítreo, sustancia gelatinosa al interior del ojo.

Para conocer el diagnóstico preciso de partículas flotantes se recomienda visitar a un especialista para que sea este quien indique el mejor tratamiento.

Resequedad en los ojos

Es la falta de producción de lágrimas que tiene como consecuencia la sensación de cuerpos extraños en los ojos. La resequedad causa ardor, comezón, inflamación e incluso infecciones. Para aliviar estos malestares es necesario usar gotas específicas recetadas por un oftalmólogo.

Reducción de la visión periférica

Con el paso de los años, el campo visual se va reduciendo, por lo que el adulto mayor se puede ver limitado para realizar actividades como conducir un vehículo o interactuar con lo demás.

Para atender este padecimiento es necesario acudir periódicamente al oftalmólogo, pues este podrá recomendar el tratamiento necesario para cada caso.

Fuentes:

También te puede interesar:

¿Sabías de estas enfermedades de los ojos en adultos mayores?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *