x

Estudios médicos de rutina para confirmar que tu organismo está sano

Lo mejor que podemos hacer por nuestra salud es realizarnos estudios médicos de rutina para evitar desarrollar enfermedades en el futuro y, por tanto, tener una mejor calidad de vida.

La pandemia por COVID-19 nos recordó lo vulnerables que somos y lo importante que es mantener el cuerpo sano para enfrentar a este nuevo virus o para realizar todas nuestras actividades sin complicaciones.

En este artículo te contamos sobre los exámenes de laboratorio que debes realizarte cada seis meses o cada año.

Recuerda que tu médico es el único que puede interpretar los resultados, agregar estudios o modificar la frecuencia para que te los realices.

¿Cuál es la importancia de realizarse estudios médicos de rutina?

Estudios médicos de rutina para confirmar que tu organismo está sano

Los estudios médicos de rutina forman parte de la prevención, la tiene como objetivo erradicar, eliminar o minimizar el impacto de las posibles enfermedades o discapacidades. Hay cuatro tipos diferentes:

  • Prevención primaria

Evita que una persona enferme y se lleva a cabo cuando todavía no ha aparecido ningún tipo de dolor.

  • Prevención secundaria

Se realiza una vez que apareció la enfermedad para actuar sobre ella. Su intención es frenar el progreso, o, en caso de que avance, encontrar un buen tratamiento que evite complicaciones.

  • Prevención terciaria

Está encaminada al tratamiento y la rehabilitación del padecimiento ya que está presente.

  • Prevención cuaternaria

Consiste en tratar las recaídas o brotes, luego de que la persona padeció una enfermedad y finalizó su tratamiento.

Lo ideal es que las personas no pasen de la prevención primaria, etapa en la que, una de las principales herramientas para lograrlo, son los estudios médicos de rutina.

¿Qué estudios médicos de rutina ayudan a monitorear el funcionamiento del organismo?

Los estudios médicos de rutina son indispensables para garantizar una buena salud, prevenir una enfermedad o detectarla a tiempo para hacer todo lo posible por curarla.

Son diferentes dependiendo de tu edad, sexo o historia familiar, sin embargo, hay estudios más generales que se deben hacer recurrentemente y según el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades del Estado de México, son los siguientes:

Examen general de orina

Estudios médicos de rutina para confirmar que tu organismo está sano

El examen general de orina, también llamado EGO, mide la densidad, concentración, acidez y presencia de diversos compuestos químicos dentro de la orina.

Un EGO sirve para encontrar microorganismos infecciosos, sustancias tóxicas, fallas en el funcionamiento renal, cálculos en el riñón o en la vejiga y trastornos en la sangre.

Prueba de presión arterial

La prueba de presión arterial mide la fuerza o presión de la sangre en las arterias cuando el corazón bombea.

Cuando la presión arterial es alta, aumenta el riesgo de que las personas sufran un ataque al corazón o accidentes cerebrovasculares; si es anormalmente baja, experimentan mareos o aturdimiento, náuseas, piel fría y sudorosa, palidez, desmayo y debilidad.

Química sanguínea

Para la química sanguínea se toma una muestra de sangre y se analizan diversos elementos para diagnosticar padecimientos como:

  • Enfermedades de las arterias coronarias por medio del nivel de los triglicéridos.
  • Diabetes tipo I o II según los niveles de glucosa.
  • La función renal de acuerdo a los niveles de urea.
  • Enfermedades cardiovasculares o dislipidemias con los niveles de colesterol.
  • El funcionamiento de los riñones a través de los números de creatinina.
  • Enfermedad renal crónica o gota según el ácido úrico.

Una química sanguínea básica analiza los seis elementos previamente mencionados, sin embargo, puede estudiar hasta 30 para hacer un diagnóstico mucho más profundo o específico.

Biometría hemática

Estudios médicos de rutina para confirmar que tu organismo está sano

La biometría hemática se utiliza para diagnosticar padecimientos como anemia, enfermedades cardiacas, trastornos inmunitarios, de célula ósea, cáncer, infecciones y reacciones a algunos medicamentos.

Se toma una muestra de sangre que evalúa información de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, así como de otros elementos como hemoglobina, leucocitos, eritrocitos y hematocitos.

Fuentes

Te podría interesar:

¿Cuándo te realizarás estos estudios médicos de rutina?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *