x

Estudios para prevenir cáncer de mama, detecta la enfermedad a tiempo

Los estudios para prevenir cáncer de mama son muy necesarios. En México, por cada 100 mil mujeres de 20 años o más, se reportaron 35 casos nuevos de cáncer de seno, de los cuales, 17 terminaron en muerte, de acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud Pública (INSP) en 2019.

El cáncer de mama es una enfermedad multifactorial, es decir, existen varias razones por las que una persona la puede desarrollar y al mismo tiempo no se sabe con exactitud qué lo causa.

Con el objetivo de sensibilizar a la población acerca de la importancia de prevenir esta enfermedad es que el 19 de octubre es el Día Internacional del cáncer de mama.

Estudios para prevenir cáncer de mama, ¿cuáles son?

El cáncer en general es una enfermedad muy agresiva para quien la padece, pues incluso el tratamiento para combatirla suele afectar su organismo.

Es entonces que, aunado a un estilo de vida saludable que integre una alimentación balanceada y alejada de los ultraprocesados, así como actividad física diaria de por lo menos 30 minutos, lo que nos queda para detectarlo a tiempo, frenar su desarrollo y recibir el tratamiento adecuado en caso de padecerlo, es realizarnos los siguientes estudios.

Algo que es importante mencionar es que las siguientes pruebas están dirigidas a mujeres, sin embargo, existe un porcentaje bajo de hombres que pueden desarrollarlo, por lo que se les invita a acercarse a su médico para que les indique cuáles son los estudios ideales para ellos para identificar cáncer de mama

Mamografía o mastografía

Estudios para prevenir cáncer de mama, detecta la enfermedad a tiempo

La mamografía o mastografía toma una imagen del interior del seno utilizando rayos X. Es un examen médico que reconoce signos de cáncer en sus etapas iniciales y en ocasiones puede hacerlo hasta tres años antes de que la paciente presente algún síntoma.

La mamografía es uno de los estudios recomendado para las mujeres entre 40 y 49 años, principalmente porque la morfología del seno va cambiando con el tiempo y es de los más confiables para darle seguimiento a una posible malformación dentro de él.

De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer, existen varios tipos de mamografía:

  • Con película

Se trata de la radiografía clásica que solicita el médico y que se coloca a contraluz para revisar nuestro cuerpo desde el interior. Para esta, un dispositivo presiona el seno y, a través de rayos X, se toma una imagen de los tejidos internos.

  • Digital

Utiliza la misma tecnología que la mamografía convencional, pero en esta, existen detectores de estado sólido. Estos detectores convierten los rayos X en señales electrónicas que se envían a una computadora para detectar un cuerpo extraño dentro del seno.

  • Tomosíntesis digital de mama (TDM)

Usa rayos X para tomar imágenes de la mama desde ángulos diferentes con el objetivo de obtener una imagen final en tercera dimensión.

Se recomienda que las mujeres se realicen este estudio, en cualquiera de sus modalidades, cada uno o dos años.

Por otro lado, es importante que aquellas con antecedentes familiares y predisposición a desarrollar cáncer de mama se la realicen más veces en el año, según lo que su médico les indique, e incluso antes de cumplir 40 años de edad.

Ultrasonido mamario

El ultrasonido mamario examina estructuras internas del seno para descubrir si hay tumores, quistes, lóbulos de grasa o cualquier otro bulto dentro de ellos.

Es uno de los estudios para prevenir cáncer de mama que se recomienda en mujeres de 18 a 39 años porque, durante este rango de edad, el tejido de las mamas cambia con los ciclos hormonales y la presencia de alguna anormalidad se puede confundir con este proceso.

El ginecólogo puede integrar el ultrasonido mamario en las revisiones anuales que incluyen también el papanicolaou y la colposcopía.

Resonancia magnética

La resonancia magnética (IRM) es un estudio que usa un imán, ondas de radio y una computadora para crear imágenes detalladas del interior del seno.

Se realiza principalmente en mujeres con altas posibilidades de desarrollar cáncer de mama, ya sea por predisposición genética, antecedentes familiares o seno denso, así como en aquellas con la enfermedad confirmada.

En el caso de que ya hayan sido diagnosticadas, las imágenes por resonancia magnética miden el tamaño del tumor dentro del seno e identifican otros bultos que puedan existir en el seno opuesto. Se trata de un examen cuyo resultado se puede complementar con la mamografía.

Exploración de mama

Si bien esta exploración no es un examen como tal, es la primera fase de un proceso en el que se puede detectar a tiempo el cáncer de mama.

Durante esta se palpan las mamas, las axilas y las clavículas en busca de bultos o cambios inusuales. El ginecólogo puede realizarla el mismo día que el examen de papanicolau o la colposcopía.

En casa se puede llevar a cabo la autoexploración para que la persona se familiarice con su cuerpo, en particular con sus senos, para reconocer alguna anormalidad y así acudir al médico lo más pronto posible. Se recomienda realizarla al terminar los días de menstruación.

La exploración de mama no es concluyente, es decir, se debe de complementar con una mamografía y ser monitoreada por un especialista para confirmar o descartar el padecimiento.

Con la pandemia, nuestra atención se centró en el cuidado relacionado con la COVID-19 pero estar atentas y cuidarnos del cáncer de mama no se debe quedar atrás.

Lamentablemente, siete de cada 10 mujeres dejaron de hacerse chequeos para prevenir cáncer de mama durante la pandemia, según el sitio Forbes México. Además de que gran parte de los mexicanos no tienen seguro médico para tratar la enfermedad en caso de padecerla.

Por esta razón es importante cuidarse y dejar atrás tabúes, pena, pudor y empezar a querer nuestro cuerpo, tocándolo, explorándolo y cuidándolo como se debe.

Te puedes acercar a asociaciones como Oncoayuda A.C, Coalición Mexicana por la Salud Mamaria (COMESAMA A.C.), Asociación Mexicana de lucha contra el cáncer A.C., o Fundación de Cáncer de Mama (FUCAM) para tener mayor información.

Te podría interesar:

Fuentes:

¿Ya te hiciste los estudios para prevenir cáncer de mama?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *