x

Libertad y comunidad, eso es el Festival Internacional por la Diversidad Sexual

La primera vez que Salvador Irys Gómez perdió el miedo de mostrarse tal y como es fue en la Semana Cultural Lésbica Gay, hoy el Festival Internacional por la Diversidad Sexual (FIDS), que dirige desde 2006. Salvador acababa de dejar su natal Veracruz, por lo que varias escenas chilangas le parecían extrañas. Un día caminando por Santa María la Ribera vio a mucha gente gay afuera del Museo del Chopo. “La sangre llama”, dice el promotor cultural, y esa ocasión a él lo llamó. Así que se acercó a un hombre chaparrito vestido de negro para preguntarle qué era lo que pasaba. Era José María Covarrubias, organizador del evento, y le contestó: “¡Es la Semana, mana!”.

Salvador entró al Museo y quedó fascinado con lo que vio. “Yo traía esta carga de ser homosexual y también referentes negativos que en ese entonces vendían por todos lados”, explica.

Luego de presenciar al Colectivo Lésbico Gay hablar sobre sobre su participación política en las elecciones de 1994, de ver a artistas mostrando sus piezas sin censura y de ver bailar a los integrantes de la compañía La Cebra Danza Gay, Salvador cambió la visión que tenía sobre su homosexualidad: “Fue la primera vez que me sentí orgulloso de serlo”.

Festival Internacional por la Diversidad Sexual

Salvador Irys, director del Festival Internacional por la Diversidad Sexual. Foto: Claudia Aguilar

Muchas manas con muchas manos

En los años 80 el arte o expresiones con temática homosexual o lésbica eran mostrados en espacios pequeños y cerrados para la comunidad. Los eventos que se llevaban a cabo, como las jornadas de cultura homosexual, organizadas por el activista Hugo Patiño en la galería Alaíde Foppa, eran totalmente de autoconsumo: por y para gays. La necesidad de visibilizar más y más dichas expresiones de la comunidad motivó al activista José María Covarrubias a convocar a artistas como Reynaldo Velázquez, Armando Cristeto y Nahum B. Zenil para formar el Círculo Cultural Lésbico Gay y armar otra jornada que incluyera exposiciones, charlas y cine en la ciudad.

La iniciativa se fue repitiendo hasta que en 1987 se concretó en la primera Semana Cultural Lésbica Gay, en el Museo Universitario del Chopo. En las primeras ediciones se montaron exposiciones colectivas que respondían a convocatorias públicas. No había una línea editorial en aquel tiempo, solo se buscaba mostrar la producción artística existente y sensibilizar, a través de ella, al público en general sobre los derechos de la comunidad lésbica gay.

Aprovechando que el Museo tenía un foro hicieron obras de teatro, conciertos y espectáculos de danza. También llevaron la videocasetera para proyectar en una televisión pequeña películas VHS que no eran tan fáciles de conseguir, como las primeras de Pedro Almodóvar. Fue así que la Semana Cultural Lésbica Gay se volvió una vitrina que mostraba a los artistas que abordaban el tema de una forma positiva.

“Muchos artistas de renombre como los hermanos Castro Leñero, José Luis Cuevas y Tania Libertad empezaron a acercarse a la Semana y a participar en las actividades. Si bien no eran de la comunidad simpatizaron con la causa y a darse cuenta de la problemática que había para estas poblaciones. La Semana Cultural Lésbica Gay se convirtió en el primer foro público donde se abordaron los temas de la población LGBT”, comenta Salvador Irys, quien tras su primera experiencia en el evento se animó a formar parte.

“Me emocioné hasta las lágrimas. Entonces le pregunté a José María Covarrubias que cómo podía participar. Él me dijo que necesitaba ‘muchas manas con muchas manos’”. Para Salvador era muy importante, pues, dice, quería ayudar a otras personas que, como él, buscaban reconocerse. Sin pensarlo dos segundos se unió a la iniciativa, que en 2006 dio paso al Festival Internacional por la Diversidad Sexual.

Festival Internacional por la Diversidad Sexual

Foto: Festival Internacional por la Diversidad Sexual Facebook.

De la Semana Cultural al Festival Internacional por la Diversidad Sexual

Del Festival Internacional por la Diversidad Sexual se empezó a hablar una vez que Salvador Irys tomó la batuta. La Semana Cultural Lésbica Gay se hizo ininterrumpidamente desde 1987 hasta 2003, año en que José María Covarrubias murió. Los años siguientes, integrantes del Círculo Cultural Lésbico Gay rescataron el proyecto y llamaron a Salvador para que lo dirigiera.

Él, por su parte, estaba trabajando en el Festival de Diversidad Sexual Juvenil. Era un proyecto más pequeño que organizaba en octubre con actividades muy en el formato de lo que hacía la Semana Cultural. “Las actividades tenían que ver con la diversidad sexual, tratábamos de presentar piezas multimedia, más contemporáneas. El primer Festival que hicimos se lo dedicamos a José María y a la Semana, que era nuestro ejemplo”, recuerda el promotor cultural.

Luego de la llamada, Salvador aceptó el relevo. Sin embargo, para la edición que debía organizar y que además celebraría los 20 años de la Semana, se enfrentó al cierre del Museo del Chopo por remodelación, la cual no duró un año –como le habían dicho–, sino cinco.

“Decidimos no hacer el festejo porque la sede oficial no estaba abierta, entonces hicimos algo que le llamamos 19 semanas y media jugando un poco con la película Nueve semanas y media. Hicimos la Semana Cultural en otras sedes de la UNAM (Casa del Lago, Museo El Eco) y ahí fue cuando empezamos a involucrar espacios del Gobierno (el Museo de la Ciudad de México, el FARO de Oriente). Nos fue muy bien. Ya los 20 años empezamos a celebrarlos en sedes alternas y fue así como la Semana se extendió por toda la ciudad”.

Festival Internacional por la Diversidad Sexual

Foto: Festival Internacional por la Diversidad Sexual Facebook.

En 2011 el Museo del Chopo reabrió sus puertas y los organizadores aprovecharon para remodelar también la Semana. Salvador propuso fusionar el concepto de la Semana Cultural Lésbica Gay y el del Festival de Diversidad Sexual Juvenil. Finalmente, él y sus compañeros nombraron al nuevo proyecto Festival Internacional por la Diversidad Sexual.

“Se llamó Festival porque ya no era solo una semana de actividades, sino casi un mes. Internacional, porque recibíamos muchas propuestas y artistas de otros países que querían participar. Y de Diversidad Sexual, porque los ejes temáticos tampoco eran solo lésbico gay, sino incluían a otras identidades que, si bien habían estado todo el tiempo, se fueron haciendo más visibles”, explica Irys.

El Festival continúa creciendo. Por ello, y a 32 ediciones, el nuevo reto es descentralizarlo para que las actividades lleguen a esos espacios donde faltan referentes positivos de la comunidad LGBT+. “Buscamos ahora generar comunidad, llegar con más personas y decirles que no están solas, que hay mucha gente haciendo cosas por ellas para que se sientan bien y puedan reconocerse y sentirse orgullosas y libres de ser quienes son”.

Festival Internacional por la Diversidad Sexual

Foto: Festival Internacional por la Diversidad Sexual Facebook.

Atreverse para entender otras realidades

Desde esa primera edición, el proyecto tomó como eje temas y problemáticas relacionadas con la comunidad LGBTTTI: el dinero rosa, la decencia y la lujuria, tratados entonces a partir de una legislación basada en la subjetividad, y lo trans. Este año, el FIDS hace una exploración de aquellos actos subversivos y espacios festivos que apuestan a un cuestionamiento ante los procesos políticos, sociales e históricos vividos en las últimas décadas, acompañados de la interrogante: ¿Qué sigue?

“Desde el baile de los 41, pasando por Stonewall en Nueva York o hasta las míticas noches del Bar el 9 en la ciudad de México, la vida nocturna y festiva es parte fundamental de los territorios apropiados por quienes abrazaron la oscuridad de la noche, donde encontraron la libertad de transformarse con cuero, labial, tacones o pelucas sin sentirse oprimidas por el señalamiento social”, añade Salvador e invita a la gente en general a participar en las charlas, a ver los espectáculos y exposiciones, a unirse a la conversación.

“Si nunca han asistido al Festival Internacional por la Diversidad Sexual yo les diría que se atrevan y lo hagan; se darán cuenta de que tenemos mucho más en común de lo que creen. Pienso que la ventaja de tener el arte como herramienta es que permite vivir otras vidas por un momento, y eso ayuda a entender otras realidades que no son las tuyas, ayuda a reconocer que todos somos diferentes; y en la medida que te das cuenta de esto entiendes que es la diferencia lo que enriquece a una sociedad”.

Festival Internacional por la Diversidad Sexual

Foto: Festival Internacional por la Diversidad Sexual Facebook.

Más información sobre el Festival Internacional por la Diversidad Sexual:

Facebook: FIDSMex
Twitter:
@FIDSMX

FIDS 2019: Un homenaje a la vida nocturna LGBT+ en la CDMX

También te puede interesar:

¿Ya conocías el Festival Internacional por la Diversidad Sexual?, ¿irás este año?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *