x

Gloria Domínguez, cocina mexicana al otro lado

Fue en Oaxaca donde conocí a Gloria Domínguez. La charla empezó porque le compartí un poco de pan que me dieron Lucio Morales y sus hijos, Juan y Óscar en nuestra visita a sus sembradíos de magueyes. Ella contó que tiene un restaurante en Oakland llamado Tamarindo y que había nacido en Jalisco. Ese mismo día compartimos la mesa.

Seguimos en contacto, Gloria visitó México de nuevo y me enteré de su interés por llevar cocineras tradicionales al país vecino del norte. Me parece muy loable su labor, sobre todo ahora que al otro lado se sabe que los mexicanos no comemos tex mex y que los tacos no son los de esa franquicia de totopos industriales y carne insípida.

Dar valor a lo que lo merece y el viaje a la nostalgia

Gloria visitó a las Mujeres de maíz (de quienes te hablé en la nota del 3er. Encuentro Regional de Comida Tradicional y Popular de Jalisco, manos divinas, sazón entrañable) así que me contó más sobre su experiencia.

Conocerlas fue muy especial. Le llamó mucho la atención la manera en la que cocinaban las jericallas, en jarritos de barro y fuego de leña. Le impresionó tanto que ya no se pudo despegar de ellas pues le trajeron recuerdos lindos de su infancia.

Después de conocer a Maru Toledo, quien reúne a este grupo de cocineras de la región, le expresó su interés en aprender más de sus técnicas. Lo más interesante es que cocinaron en el Rancho Teuchiteco, que queda rumbo a Mixtlán, el lugar en donde Glora nació.

Maru Toledo de las Mujeres de maíz y Gloria Domínguez en el rancho | Foto: Gloria Domínguez

Maru Toledo de las Mujeres de maíz y Gloria Domínguez en el rancho | Foto:  Cortesía de Gloria Domínguez

Ella considera que una de las cosas más importantes es ese sentimiento de sentirse en el hogar, lleno de alegría y con una hospitalidad excepcional. Le pareció nostálgico ver la casa de adobe, las caras de los niños felices y la tranquilidad que causan los árboles de guamúchiles y de huaje pues la transportaron totalmente a su niñez.

Fue afortunada al probar mole de novia, jericallas, salsa de guajes y tortillas pues pudo saborear sazones deliciosas y presenciar la pasión con la que ellas cocinan. Conoció la panela jocoqui y hierbas diferentes.

La cocina tradicional es un trabajo que requiere mucho esfuerzo físico, y piensa que al mantener sus métodos ancestrales, se enriquece nuestra cultura. La molienda con el metate, o los fuegos de leñas suenan a algo muy básico, pero requieren cierta sabiduría que ellas están dispuestas a compartir con mucho orgullo.

Su pasión por la cocina mexicana fue razón del reencuentro con sus raíces. En el rancho de sus padres aprendió a ordeñar vacas, pelar gallinas y abonar la milpa. Estos son momentos inolvidables que siempre llevará consigo.

Cocina mexicana al otro lado

Vivir en Estados Unidos le ha dado la oportunidad de exponer lo mejor de su origen y replicar sus experiencias. Ella expresó que considera un honor el educar otros paladares con sus conocimientos.

Tamarindo nació con la idea de poder compartir con sus clientes todos los antojos de diferentes platillos mexicanos y presentarlos de una manera moderna, preservando sus sabores tradicionales, permitiendo que el cliente saboree una variedad más extensa en vez de solo probar una cosa a la vez. El comensal puede encontrar ahí moles de Oaxaca, Chiapas y Puebla, así como platillos regionales de México.

Al ver el blog de Gloria observé unas  fotos con la cocinera zapoteca Abigail Mendoza a quien conoció cuando fue a un evento de gastronomía en Oaxaca en 2007. En esta visita, probó su mole y más adelante en otra, cocinaron juntas una sopa de flor de calabaza con chipilín y le enseñó a moler en su metate (que define como una experiencia única).

Abigail Mendoza y Gloria Domínguez | Foto: Coretsía de Gloria Domínguez

Abigail Mendoza y Gloria Domínguez | Foto: Cortesía de Gloria Domínguez

Gloria opina que la comida mexicana en Estados Unidos está cambiando mucho. Ahora se pueden ver más restaurantes que le dan un lugar muy importante y está en el gusto del consumidor. Tiene un valor inmenso y está tomando exposición internacional pues se puede experimentar una diversidad de sabores y complejidades maravillosa. Sabe que hay tantas maneras de hacer una birria o un mole y que el saber difiere en cada estado, cada uno con sus platillos típicos que solo ahí se pueden presenciar.

Cuando platiqué con otros cocineros como Alex Stupak y Joan Bagur confirmé, una vez más, que existe un interés genuino por dar a conocer la comida mexicana bien hecha en el extranjero, aquella que sabe que el maíz es la base, que sin ingredientes frescos el sabor nunca será el mismo, que no solo somos fritangas, que el taco es una gran paleta de opciones y que los chiles son un universo. (Puedes leer más al respecto en la nota de nuestro especial de cocina mexicana de septiembre).

Gracias a personas como Gloria otros lugares en el mundo prueban la tortilla verdadera y se maravillan con ella. Pronto, te contaré más sobre otras historias de cocina mexicana en el exterior, pero mientras tanto, si vas a Estados Unidos no dejes de ir a Tamarindo antojería, restaurante ubicado en 468 8th Street en Oakland, California.

Prueba el mole de tamarindo con una fácil receta que ella nos compartió.

Más información:

Página  web: www.tamarindoantojeria.com

Facebook: tamarindoantojeria

Twitter: @Tamarindo468

Mail: info@tamarindoantojeria.com

Teléfono: (510)-444-1944

Regresa al índice Mujeres mexicanas en las cocinas, una valiosa labor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *