x

GumShoe, los primeros tenis fabricados con chicles reciclados

Activistas ambientales y diseñadores en Ámsterdam han desarrollado una pegajosa idea para dar un paso firme y rosa contra el problema de la goma de mascar pegada en las calles: GumShoe, los primeros tenis fabricados con chicles reciclados (sí, usan miles de chicles que mascaron y escupieron miles de personas en el suelo).

“Goma de mascar: todos la amamos, todos la masticamos y todos necesitamos deshacernos de ella. Por desgracia, la mayoría termina en las calles”, es así como inicia el video promocional de la campaña que, además de buscar ahorrarle dinero al gobierno, apunta a una opción sustentable para solucionar un problema ecológico.

Chicles reciclados

La suela de los tenis se fabricó con chicle reciclado de las calles de Ámsterdam. Foto: Publicis one

Si la vida te da chicles haz… ¿tenis? Una opción para los chicles reciclados

Tan solo en Holanda, 1.5 millones de kilogramos de chicle terminan en las calles cada año. Los costos en limpieza son calculados en millones de euros y lo peor es que la goma de mascar tarda entre 20 y 25 años en biodegradarse.

La compañía Gum-Tec se alió con la empresa diseñadora de modas Explicit Wear y I amsterdam para desarrollar el proyecto que nació en las calles. Comenzaron recogiendo goma de mascar pegada en las aceras, luego se trabajó en un diseño de calzado. Finalmente, con tecnología para transformar el producto, se desarrolló el material para crear una suela hecha con el chicle reciclable.

 

De chicles reciclados a un diseño de moda

Confeccionados con piel y una suela fabricada con chicles reciclados, el calzado se oferta en dos presentaciones: rosa chicle y negro.

Con un diseño minimalista, resalta la suela que le da vida e identidad al producto. En ella, se encuentra el mapa de la ciudad de Ámsterdam y a la altura del talón, la leyenda: “Hecho con goma de mascar reciclada”.

Se espera que en la ciudad europea salgan al mercado a mediados de junio. Sin embargo, en caso de que quieras tenis fabricados con chicle usado, tendrás que esperar, pues no hay envíos a México.

 

Mientras tanto en México: ¿existe una propuesta para los chicles reciclados?

Los chicles tirados en la calle es algo que también afecta a México y, aunque hubo iniciativas y campañas para contrarrestar el problema, la falta de presupuesto hizo desistir al gobierno de continuar con la tarea.

La estrategia en México fue dirigida a crear conciencia en la ciudadanía con módulos de información y botes con un diseño de tiro al blanco, pero en la actualidad no se ha implementado una campaña de reciclaje.

De acuerdo con información de El Universal, el problema en México parece más grave que en Holanda. Tan solo en el Centro Histórico de la Ciudad de México se estima que una tercera parte de las calles están llenas de chicle.

Para quitar un chicle, el gobierno de la Ciudad de México gasta 75 centavos, más un aproximado de 9 pesos que se le paga al personal de limpieza.

El Consejo Ciudadano reveló que en octubre de 2010, se limpió la calle 5 de Mayo en la Ciudad de México, dos meses después, se contaron alrededor de 430 mil chicles en el piso.

Para la limpieza anual de la Plaza de la República por chicles pegados, el gobierno de la ciudad de México invirtió 1 millón de pesos en un año, según información de Milenio.

Además del gasto económico y el daño ambiental, los problemas de salud son otro tema importante a considerar, pues cada goma de mascar en el suelo porta hasta 70 mil bacterias.

 

También podría interesarte:

 

¿Te gustaría que en México se copiara la iniciativa de Ámsterdam? ¿Qué otras ideas se te ocurren para usar chicles reciclados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *