x

San Heladio, el santo del helado y otras curiosidades de heladería Escandón

San Heladio es un simpático dibujo de un helado muy sonriente que reposa en una vitrina de este espacio de antojos dulces (del que te hablé en la galería de postres en CDMX). “Fue invento de mi hermana Christian, ella lo dibujo. Cuida el negocio y lo que vendemos. Es lúdico. En realidad nadie le va a creer ni pedir nada, pero nos da identidad y ha estado con nosotros desde 2015 que empezamos”, explica Ilian Castañeda Vázquez.

Las hermanas Castañeda Vázquez decidieron abrir heladería Escandón. Empezaron en un local chiquito hasta tener el actual que tiene mesas para disfrutar tu platillo dulce con tranquilidad. Ninguna de las dos es chef o cocinera; tampoco tenían un idilio extraordinario y nostálgico con este postre antes de esta aventura. Lo que sí deseaban era abrir un negocio juntas que les permitiera tener ingresos y divertirse, así que llegaron a la conclusión de que este gélido placer era la mejor opción, pues el abanico de clientes es muy amplio. 

San Heladio, el santo del helado en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

San Heladio, el santo del helado en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

Personajes helados y sabores fuera de lo común 

Aunque durante su historia Heladería Escandón ha ido cambiando, la premisa ha sido darle un toque personal a sus recetas y presentaciones. Ahí no solo te darán tu cono y tu bolita. Ilian dice que si el helado te hace feliz eso debe reflejarse en cómo se sirva. “Soy más lúdica: hay personajes en cada cosita que ofrecemos”, explica.

Todas las bolas de helado se acompañan por un diseño especial: Osito bebé es un pan con cara de oso; Taiyaki, es un pastel japonés con forma de carpa; Ponihelado, es una bola sobre un cono con una galleta de poni colorido; y su célebre Ponidark, es una bola de Helado negro sobre un Cono Negro con una galleta de poni negro encima. Y los clásicos con ojitos.

“Somos muy exóticas en gustos. Preferimos dar un vainilla con lavanda y miel y no solo vainilla”, dice Ilian quien agrega que, hasta la fecha, han hecho alrededor de 148 sabores diferentes, que van desde Ferrero Rocher, Danonino hasta té verde vegano. El chiste es llegar y experimentar con lo que haya en el día que los visites.

Incluso, encontrarás hasta café de olla, mango maracuyá y otros endulzados con Stevia, pues la heladería tiene una alianza con la Asociación Mexicana de Diabetes y 30% de sus productos utilizan ese endulzante para que toda la familia pueda comer algo personalizado y rico.

Taiyaki con helado de Danonino en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

Taiyaki con helado de Danonino en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

El sabor favorito de Ilian: “Soy tan aburrida al comerlo que siempre pido té verde vegano o yogurt griego vegano. Ya es una manía”.

Helado negro y Ponidark

Al entrar a su taller, observo diferentes reposteras haciendo a mano y una a una las galletitas de estos seres mágicos pero obscuros que han sido muy populares en las fotos de Instagram y Facebook –sus propias cuentas tienen 14 mil seguidores y 44,023 me gustas a la fecha, respectivamente–.

Parte de su éxito se debe a que todo se hace en casa. Incluso, esta idea ganadora del helado negro surgió como una broma. “Christian y yo jugábamos y decíamos que somos “darks”. Ella tiene muchos amigos tatuadores y ellos se visten de negro”, narra Ilian.

Al pensar en ese sector y cómo acercar a otros públicos, además del kawaii que atrajeron al principio, se les ocurrió un helado negro que lograron gracias a varias pruebas y errores. Esta receta lleva colorante vegetal “de cierta marca y lote, en cantidades controladas para que siga el retrogusto del sabor que pides y la consistencia deseada”, añade Ilian. Y sí, debes saber que te pinta la lengua pero se quita en unos minutos, así que ¡a disfrutarlo!

Si Ilian fuera helado: “Sería uno de té negro con frutos rojos, con un poquito de leche y con miel, decorado con ojitos y servido en un cono negro, para no perder la parte dark”.

Taller de heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

Taller de heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

La creatividad y el emprendimiento

Desde que ves el lugar por afuera sabes que no es un espacio común y corriente: en un cristal encuentras pintados una malteada sonriente, un Drácula que se parece a la pequeña Lulú y una taza bailarina recibiéndote. Por dentro, hay una colección de juguetes antiguos así como múltiples dibujos hechos por los clientes y uno que otro por diseñadores e ilustradores profesionales, pegados por doquier, con referencias a las series de Netflix, las películas del momento, declaraciones de amor, entre otras.

Ilian estudió escenografía y Christian es artista visual –y es conocida como @xianofthedeath–. Eso ha permitido que la esencia de este espacio sea algo orgánico y natural, que no se siente forzado y que funciona, porque la gente conecta con su propuesta. Quienes se dedican a las industrias creativas en México han descubierto que pueden vender bolsas, playeras, tazas, pines, estampas, tatuar o lo que quieran, siempre y cuando tenga su sello.

Colaboran con otros creadores y se auto emplean. “Si quieres ser artista visual, diseñador gráfico o actor, es perfecto. Pero lo que sí me queda claro es que te tienes que apoyar de algo. La heladería es mi medio para vivir, pues aunque haga trabajos en publicidad y moda no pagan bien y sigue siendo amor al arte”, dice.

Juguetes en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

Juguetes en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

Suena a cliché pero sí, todo está en la experiencia 

Ilian está de acuerdo en que los negocios han cambiado muchísimo en la actualidad. “Me queda claro que cada día quiero más experiencias en la comida, el cine, lo visual, en diseño… me tiene que motivar y enchinar la piel para que me guste y lo recuerde y eso es lo mismo que quiero en mi negocio”, dice.

Ella y su hermana fueron a Japón hace poco. En este viaje, además de comer helado como locas, hicieron cool hunting para saber qué más ofrecer a sus comensales. Cuenta que le dieron un helado de globo terráqueo al que no paraba de tomarle fotos. “Eso quiero en nuestra heladería: que lo que comas te mueva. No voy a dejar de hacerlo hasta el infinito”, asegura e invita a que todos estén atentos de las sorpresas que vienen para cada mes, pero en especial en primavera (habrá una para los amantes de la cerveza artesanal y otra para ilustradores).

Los fotógrafos Nick Knight y Patrick Demarchelier, los directores de cine Woody Allen y Wes Anderson, entre otros, son parte del universo de inspiración que tiene Ilian, quien empezó siendo arquitecta, pero lo suyo era crear mundos de fantasía y personajes como el Ponidark. Entender que somos más que una profesión o una categoría nos ayuda a ampliar nuestra mente y generar proyectos que se distingan de los demás.

Sin duda, San Heladio es un ejemplo de lo que sucede en la cultura popular, de una generación de creativos mexicanos que se divierten trabajando y nos dan alternativas para disfrutar momentos placenteros.

El nuevo enfoque de Heladería Escandón está en los sabores pues ahora tienen un mercado más conocedor: Su socio, el chef Marco Andrade, elabora sus helados en una planta en Tenayuca, Hidalgo para lograr cada vez más calidad.

Ponidark y la pared con dibujos en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

Ponidark, el tatuaje de San Heladio de Ilian y la pared con dibujos en heladería Escandón Foto: Mariana Castillo

¿Dónde está Heladería Escandón?

Si ya te antojamos ir lánzate a José Martí 65-1, colonia Escandón, a cuatro cuadras del Metrobús La Salle o Metro Tacubaya. Puedes reservar tu mesa con anticipación.

Página web: www.heladeriaescandon.com

Mail: heladeriaescandon@gmail.com

Teléfono: 70 45 55 73

Cuéntanos si visitaste Heladería Escandón.

¿Se te antojó ir a heladería Escandón? Foto: Mariana Castillo

¿Se te antojó ir a heladería Escandón? Foto: Mariana Castillo

Agradecemos a las hermanas Castañeda Vázquez de Heladería Escandón su apoyo para esta nota.

También puede interesarte

Ese helado de coco en Tlacotalpan

Dulces de Marruecos, el lado azucarado del Magreb

Dulces tradicionales Mina Kim, legado de cariño y sabor en Yucatán

Periodista de viajes y comida con 10 años de experiencia. Fanática del mezcal, la música y las artesanías. En este blog te cuento algunas de mis travesías y más sobre las cocinas de México y el mundo. A través de historias, fotografías y videos me encantará que conozcas personas y lugares. ¿Qué te gusta comer y hacer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *