x

Historias de pescadores de Baja California

Patricia Villareal, Marco Bejarano y sus hijos Sebastián y Pablo crearon en 2013 Think Blu, un proyecto bajacaliforniano de pesca sustentable que cuida el trabajo del pescador. En este texto te contamos historias de pescadores de Baja California.

Ellos cuentan que esta loable labor es muy poco valorada. “Vemos en los mercados y en las comunidades de pesca cómo les regatean y hasta desmerecen el gran trabajo que realizan. A veces se llevan miradas desaprobatorias por la manera en que visten, por lo que calzan o sencillamente por su olor. Imagínate estar en el agua o fileteando a diario”, cuentan.

Pescadores a la mar

Paty y Marco escribieron sobre algunos de los pescadores en Popotla en Baja California Norte, con los cuales trabajan mano a mano para llevar una pesca sustentable y humana a las mesas, y aunque no veas las fotos de cada uno, lo ideal sería que los conocieras en tu próximo viaje a Baja California:

  • Azahaira es como la amazona del lugar: alta, morena, guapa y parecida a ese personaje de “Doña Bárbara”. Es firme, tiene a su grupo de pescadores “a raya” y pone el cuidado y la atención que las mujeres saben por instinto.
  • Adriana es madre de familia, atiende un puesto de conchas y hace cocteles. Es de carácter fuerte y cuida a sus hijas sobremanera. “Yo no quiero que terminen aquí abajo como yo”, dijo una vez. A veces nos dio de comer lo que ella le da a sus hijos en la playa.
  • Don Pancho ha sido buzo de abulón y langosta por 30 años y ya está retirado. Tiene una mesita donde vende su pesca en Popotla. Es un personaje muy respetado en su comunidad y es la voz ante las autoridades de gobierno. Es muy docto en su lenguaje, lector ávido de enciclopedias y lo mismo te habla de su incursión al buceo sin aprendizaje alguno, sin tanque, que del mercado financiero, las reformas educativas o las propuestas de Hilary Clinton. Es un sabio de mar que tiene una filosofía de vida sencilla y conoce cómo preparar la mantarraya en salazón.
  • Carlos es otro personaje que no puede esconder su gran corazón. Cada vez que llevamos a un grupo de estudiantes al verlos con sus filipinas impecables les dice: “Gánate el uniforme”.
  • “El Turco” es otra leyenda. Es pescador de anzuelo, quizá el mejor en Ensenada. Es un señor mayor, callado y que puede parecer hosco. Una vez le contamos que envíamos su pesca a Chihuahua y al saberlo su sorpresa fue grande.
  • “El chore”, Martín, José y Diego son los muchachos del atún. Son atentos y están dispuestos a ayudar siempre. Hubo una jornada de salud en la comunidad e invitaron a Paty a que se hiciera el estudio junto a ellos. “Ustedes son parte de aquí, ándele que la revisen”, dijeron.
  • Julio Rodríguez es un chef que prepara barbacoa de cabeza de atún aleta azul y un día preparó un kit para que nosotros les lleváramos a los muchachos de la planta de atún: carne preparada, cebollas curtidas, salsa y tortillas. Eso fue muy halagador para ellos, que pocas veces disfrutan del pescado que trabajan a diario.
  • Armando fue de los más entrañables, lo conocimos compartiendo un plato de birria. Anotaba en una libretita todo lo importante y no solo disfrutamos de sus productos sino también de su amistad. Murió de un infarto, descansando: lo que nunca hacía era justo eso, descansar. Su muerte nos ha acercado a su familia que ahora está supliendo su lugar y su libreta de apuntes todavía existe. La anécdota que más recordamos es cuando nos solicitaron 75 kilos de “choros” mejillones y Armando nos preguntó qué haríamos con tanto. Los llevamos a Millesime y cuando le enseñamos las fotos del evento se sentía orgulloso. “Pásame la foto para mostrarla a los choreros: nunca vemos lo que hacen con lo que sacamos”, dijo.

¿Dónde está Popotla?

Popotla se localiza 5 kilómetros adelante de Rosarito, camino hacia Ensenada.

Más sobre pescados y pescadores

Pescados y mariscos mexicanos para la comida de Cuaresma

Baja California, sus especies comestibles y el valor de los pescadores

Seafood from Slaves, una investigación sobre pescadores y esclavismo ganó el Pulitzer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *