x

Hospedaje en Japón: hoteles, ryokan, cápsulas,  Airbnb o… ¿en la calle?

Cómo se dice en japonés

El hospedaje en Japón es uno de los temas que más emociona y preocupa a los viajeros. Existen infinidad de dichos y decires publicados en blogs dedicados al país del sol naciente sobre las opciones que existen para ello,  pero ¿sí? Te cuento lo que yo he descubierto de cada uno:

Cuarto para estudiantes

Si vas por un periodo largo o no tan corto, rentar un departamento puede ser una opción. Pagas una mensualidad que de principio parece alta pero que ya dividida entre el número de días conviene más que un hostal u hotel donde te cobran por noche.

La primera vez que fui a Japón me decidí por esto porque además iba a estudiar japonés a una escuela y encontré el sitio de Go! Go! Nihon (velo aquí) cuyo negocio es guiarte para tal tipo de plan. Tienen opciones de escuelas y de hospedajes.

Hotel cápsula

Como su nombre lo dice, se trata de una cápsula: una caja a la que entras acostado, solo tú, y que está diseñada solo para que duermas. Dentro, no hay mucho que hacer sino es descansar. Si quieres, quizá puedas escuchar música, aunque por supuesto con audífonos pues está prohibido ser ruidoso.

Los hay para hombres y para mujeres (en pocos aceptan a ambos sexos), los baños son compartidos y aunque para nosotros funcionen como tal, no son una atracción turística, sino un hospedaje de emergencia. Muchos trabajan realmente lejos de sus hogares y último tren en Japón pasa alrededor de la media noche y si por alguna razón no alcanzaron a tomarlo, estas cápsulas son la opción para dormir.

Algunos incluyen en su precio toalla, cepillo de dientes, chanclitas y secadora de pelo, y como no cabes con maleta o bultos en la cápsula, suele haber lockers de monedas para guardarlos. Otra cosa a tomar en cuenta es que aunque hay en los que puedes encontrar en tu espacio enchufes para cargar la batería de tu teléfono y cámara, acceso WiFi y clima,  hay otros en los que todo ello está en las áreas comunes, así que vete preparado.

Los precios varían por ciudad, zona y características. Más allá de la experiencia (al menos en mi opinión) puede que no sean la mejor opción para un viaje de más de 3 días (uno, sería suficiente para conocerlos).

Café Internet

Yo no lo he probado personalmente, pero un amigo contaba que quedarse en uno de los famosos café Internet o kissa mise (un negocio algo más complejo allá que aquí) es una interesante experiencia.

En el espacio común hay estantes con manga, libros y películas, alguna máquina de snacks y sillones, pero lo que vas a rentar, es uno de los cubículos numerados, que son como un compartimiento de baño público, un poco más grande, en el que tienes una computadora y un sillón reclinable. Cuentan con servicio de comida y bebidas para consumir durante tu tiempo ahí y puedes rentarlo por hora o por día.

Hay también un área de regaderas y baños, y al igual que las cápsulas, más allá de ser una atracción turística, para los japoneses son lugares para pernoctar de emergencia si se les fue el último tren. También los utilizan como espacios para terminar algún trabajo o plan que necesita de su concentración; e incluso, como refiere Shiho Fukada en su documental Net Café Refugees son opciones de vivienda para indigentes y personas que no pueden pagar una renta en la zona que necesitan.

Jugar al indigente

Y ya que mencionamos a los indigentes… Bueno, esta opción es solo para aventureros. Si tu presupuesto no da para pagar un hospedaje, Japón es uno de esos países en los que se puede pasar la noche a la intemperie. Sus calles y parques son seguros, algunos de sus baños públicos incluso tienen regaderas y solo tendrías que ocuparte de conseguir comida. Eso sí, en caso de que te decidas por algo tan extremo debes pensar en el clima y evitar ir en invierno cuando la temperatura puede alcanzar el menos cero e incluso regalar nieve.  Podrías resguardarte en alguna de las estaciones de tren grandes como Shijuku, pero está prohibido dormir ahí, así que corres el riesgo de que la policía te llame la atención.

Ryokan, hoteles y hostales

Esto es lo más cómodo, pero lo más caro. Como en todos lados, los hoteles y hostales pueden ser de diferentes categorías que se corresponden con su calidad: entre más pagues, más servicios, más elegante, más cerca de la estación, etcétera.

Los famosos ryokan, que se venden sobre todo a los occidentales como lugares para vivir “la experiencia japonesa tradicional”  son muy bonitos. Seguro los has visto en alguna película (yo me acuerdo siempre del de Las Flores del Cerezo, frente al monte Fuji) con su piso de tatami, un futón para dormir, comida típica, aguas termales, vistiendo una yukata, té verde. A todos se nos antoja… hasta que vemos lo que cuestan. Quizá (yo no me he animado),  valga la pena pagar aunque sea una noche ahí y disfrutar de ese ambiente… pero también hay otras opciones.

 

Airbnb

Mi segunda opción favorita, pues la primera siempre serán los amigos, es Airbnb ¿ya lo probaste? Lo conocí hace un par de meses y puedo decirte que funciona muy bien. Es un sistema al que accedes mediante una app en tu móvil o en web y en el que, quien tiene un lugar para hospedar, lo ofrece, y el que busca uno, puede rentarlo.

Aunque tienen costo los hospedajes, puedes encontrar opciones mucho más económicas que en Booking, Tripadvisor o similares y los hay de todo tipo: desde una cama o cuarto en casa de un lugareño que te permite convivir con él, conocer la vida real y cotidianidad japonesa, así como visitar sitios no tan turísticos por sus recomendaciones; hasta un departamento completo y privado con cocineta, baño propio, clima e incluso, en algunos, una bicicleta para transportarte.

Amigos en Japón

Quedarse en casa de un amigo no solo es barato y cómodo, sino que te permite conocer cómo es la vida real allá más que con cualquier otra opción. Mejor si es un amigo japonés, pero incluso con uno que sea extranjero funciona si éste lleva tiempo viviendo en tierras niponas.

Solo toma en cuenta que las casas en Japón suelen tener poco espacio y a veces no es tan fácil que puedan recibirte. Te sugiero que no des por hecho nunca que si conoces a alguien allá podrás llegar a su casa; y que a menos que tengas una relación de mucha confianza, no preguntes directamente, pues podrían sentirse incómodos. Menciónales que irás y las fechas, con toda la anticipación que puedas, si tienen espacio y tiempo para ser tus anfitriones, ellos te lo ofrecerán sin dudarlo.

Si no tienes amigos o conocidos en Japón, una oportunidad para establecer relaciones es en los eventos que organiza la comunidad japonesa. En México, por la larga y buena relación diplomática entre países, los hay por montones y de todo tipo: artísticos, sociales, comerciales, gastronómicos… acércate con confianza, los japoneses son muy amables y están orgullosos de su cultura, si estás interesado en ella te recibirán con los brazos abiertos.

 

Lee también:

Cómo se dice en japonés… frases básicas para sobrevivir en Japón

Ver sumo y vivir la experiencia onsen en Japón

Visita Shinjuku en Tokio, un barrio multifacético

También te puede interesar:

Dónde atrapar ofertas para vuelos internacionales

Power bank para tus viajes: no te quedes sin batería

Pocket WiFi: Internet de bolsillo para tus viajes al extranjero

 

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.