x

Huerto Tlatelolco, un respiro verde entre edificios en la Ciudad de México

“Aquí estaba el edificio Oaxaca. Se cayó en el temblor del 85. Yo ayudé para recoger escombros. Pregunte y va a ver que tengo razón”, cuenta Jorge, un taxista de la zona de Tlatelolco.

Un espacio verde necesario se asomaba a lo lejos entre los edificios de esa histórica zona. Ese lugar es Huerto Tlatelolco.

La huella que dejó aquel armatoste es hoy un espacio transformado que adquirió una nueva vida. Las flores de cebolla destacaban con su aspecto esponjoso. A lo lejos, las acelgas de tallo rojo están formadas y listas para convertirse en una fresca ensalada porque sí, en la ciudad también puede tenerse un cultivo natural para llevarse a la mesa.

Flor de cebolla en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Flor de cebolla en Huerto Tlatelolco. | Foto: Mariana Castillo

Sembrar comunidad

Cultiva Ciudad es una organización socio ambiental con más de 15 años de experiencia con el fin de no sólo habilitar huertos en espacios abandonados sino de sembrar comunidad en la Ciudad de México.

Quizá te suene extraño el término “sembrar comunidad” pero es una bella analogía de lo que la tierra logra con las personas pues, en este caso, los vecinos de Tlatelolco y alumnos de sus escuelas han ayudado a construir, poco a poco, un lugar que aloja hortalizas, flores, plantas y frutas.

Invernadero en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Invernadero en Huerto Tlatelolco. | Foto: Mariana Castillo

Entre plantas te verás

Antonio Pulido, encargado del huerto, es originario de Huatusco, Veracruz y lleva cinco años trabajando con estos proyectos. Él dice que vivir aquí es una suerte, pues despertar entre plantas le cambió la vida.

“En la naturaleza hay muchas cosas buenas y hay que aprovecharlas. Se come mejor”, expresa. “El campo es más rudo, más matón. Aquí llegas y es otra dimensión. A las plantas tienes que cuidarlas mucho con más cariño”, dice.

Borraja en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Borraja en Huerto Tlatelolco. | Foto: Mariana Castillo

Variedad de alimentos

La cebolla, el betabel y la zanahoria son algunos de los cultivos que más tardan en crecer pues se debe esperar, al menos, cuatro meses para que estén listos, pero el rábano ya se está comiendo en 30 días.

Entre las coloridas delicias que hay en este lugar encontramos acelgas de tallo amarillo, rojo y blanco; acederas; ejote morado y amarillo; brócoli morado, kale enrizado, espinacas Nueva Zelanda, rábano negro, cebolleja de Oaxaca, cebollín, ajo cebolla y chicoria; flores como borraja, pensamientos, pinceles y panalillo; y frutos como guayaba e higos, entre otras.

Calabaza en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Calabaza en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

La casa en la que vive el señor Toño fue premiada en el Abierto de Diseño e integra un dibujo de una milpa como un mensaje que recuerda que el campo es origen de lo que llevamos a nuestro cuerpo. La alimentación no debería perder esa esencia sostenible. Se debería entender que todo lleva su tiempo y a veces hay variaciones pues la naturaleza no es un producto hecho en serie.

Reciclaje y comunidad

Karina Schwartzman, arquitecta e integrante de Cultiva Ciudad, explica que Huerto Tlatelolco integra varias formas de hacer agricultura y aprovecha materiales reciclados como llantas, cajas, cajones de basura y más.

El espacio incluye un baño seco en el cual se aprovechan los desechos humanos para reintegrarse al ciclo productivo, a través del uso de aserrín y sin tener que usar agua ni drenaje convencional.

Casa de Toño, premiada en el Abierto de Diseño | Foto: Mariana Castillo

Casa de Toño, premiada en el Abierto de Diseño | Foto: Mariana Castillo

Lombricomposta y agradecimiento

También hay una lombribanca en la que la basura se convierte en algo aprovechado como composta. Nada se desperdicia sino que se reintegra y se aprovecha para dar un mensaje ecológico y positivo en una sociedad en la que es común el desecho y el consumo desmedido.

Vecinos de Tlatelolco expresaron su agradecimiento al proyecto debido a que ha ayudado a tener un mejor entorno, incluso ha alentado a otros a hacer huertos dentro de la unidad habitacional y modificar los ambientes grises para teñirlos de un verde que invite a quedarse.

Lombribanca en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Lombribanca en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Del huerto a tu mesa

Trabajar en equipo y entender los tiempos del medio ambiente hace valorar de manera distinta lo que uno se come. Todo eso es posible en nuestra caótica urbe, que entre cláxones, frenesí y prisa te regala momentos para respirar y llenarte las manos de tierra, ver una que otra abeja de flor en flor o a una fosforescente oruga, que próximamente será mariposa.

Esas ruinas de las que aquel chofer cuenta, ahora son un lugar que ha cambiado de connotación. Ese extinto edificio Oaxaca que se derrumbó aquel trágico día de 1985 es hoy en día un pulmón en la Ciudad de México, listo para generar vida y ofrecer a sus habitantes más posibilidades de decidir una realidad más sustentable.

Insecto en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

Insecto en Huerto Tlatelolco | Foto: Mariana Castillo

¿Dónde está el Huerto Tlatelolco?

Visita Huerto Tlatelolco, que se localiza en Paseo de la Reforma 742, colonia Tlatelolco y revisa su agenda de talleres de reciclaje y permacultura que son gratuitos.

Más información:

Página web: www.cultivaciudad.com 

Facebook: CultivaCiudad / Huerto Tlatelolco

Twitter: @cultivaciudadMX

Mail: info@cultivaciudad.com

Agradecemos a Plato en Blanco y Come de tu Cuenca su apoyo para realizar este artículo.

Más sobre alimentación y ecología

Milpa Alta, oasis gastronómico al sur del DF

Teocintle celebra su segunda edición

La milpa, espacio y tiempo sagrado, una exposición clave para México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *