x

De Iztapalapa para el mundo: 5 imperdibles del barrio

Todos conocemos algo o mucho sobre la icónica Delegación Iztapalapa. Los Ángeles Azules, los barrios, el Cerro de la Estrella o la procesión son algunas de las cosas que guarda este popular lugar.

Si dejas los prejuicios a un lado y te aventuras a conocer su historia, descubrirás que Iztapalapa es calidez, folklor, belleza, alegría y unión; porque sí, el barrio y sus tradiciones los respaldan.

A continuación haremos un recorrido por algunos de los lugares más emblemáticos de la Delegación Iztapalapa que vale la pena visitar alguna vez en la vida. Así que aprovecha esta Semana Santa o cualquier fin de semana para darte una vuelta por algunos de los barrios más emblemáticos de la Ciudad de México.

Cruces Cerro de la Estrella

Llegar al Cerro de la Estrella es sencillísimo. Incluso hay un metro con ese nombre y así como todos los caminos llegan a Roma, todas las calles llegan al cerro. En la base encontrarás las tres cruces en las que termina la famosa Pasión y Muerte de Cristo en Semana Santa.

Y, aunque a simple vista son solo cruces, su madera alberga años y años de tradición e historia, 173 años para ser exactos. Además, hay grandes extensiones de pasto en las que puedes sentarte a disfrutar la vista.

Foto: Fernanda Martínez

Museo del Fuego Nuevo

Pues bien, ya que andarás por el Cerro de la Estrella, abróchate bien los tenis, ponte harto bloqueador, compra una botella de agua y comienza a subir el cerro.

Después de un poco de sudor y aclimatación en el barrio llegarás al Museo del Fuego Nuevo.

Dentro de sus instalaciones descubrirás objetos clásicos y postclásicos; maquetas de los barrios de Iztapalapa en tiempos prehispánicos y representaciones del encendido del Fuego Nuevo en honor al dios Sol.

Este lugar es una celebración a nuestros antepasados prehispánicos. La ceremonia tenía lugar cada 52 años y representaba un nuevo inicio por lo que los antiguos habitantes destruían todas sus pertenencias para volver a comenzar.

Foto: Fernanda Martínez

Ruinas Cerro de la Estrella

Ya que tomaste un poco de aíre en el museo, estás listo para continuar tu acenso a la cima del Cerro de la Estrella.  Ten paciencia y no sucumbas ante el cansancio porque te aseguro que al llegar todo habrá valido la pena.

Antes de llegar a la cima, en la última curva del camino encontrarás un pequeño mirador desde el que podrás ver gran parte del Valle de México. Además de tomarte la imperdible selfie en las alturas de Iztapalapa.

Cuando creas haber llegado, tu voluntad será puesta a prueba con una serie de escaleras. No te rindas porque al subir hallarás las ruinas de los antiguos habitantes prehispánicos coronadas por una estela de mariposas, pajaritos y una vista espectacular.

Foto: Fernanda Martínez

Mercado Gastronómico Iztapalapa

Muy bien, como ya subiste el cerro tu estómago comenzará a pedirte una recompensa. Toma el único pesero que baja del cerro hasta llegar a avenida Ermita Iztapalapa. Ahí, casi frente de los “Baños Puerto Vallarta” se encuentra un tesoro escondido: el Mercado Gastronómico Iztapalapa.

A primera vista no se ve como algo muy ostentoso; sin embargo, por poco dinero podrás degustar platillos gourmet que no le piden nada a restaurantes lujosos.

Yo tuve la fortuna de comer una “comida corrida gourmet” por tan sólo $60 pesitos en Amar con Sazón. Crema de champiñones, empanaditas de jamón con queso y deliciosas albóndigas con almendras y arándanos rellenas de queso filadelfia en salsa pasilla fueron mi experiencia.

Así como yo, date una vuelta y deja que la Chef Edith Hernández alimente tu alma con su exquisito sazón.

Foto: Fernanda Martínez

Más información: Amar con Sazón, Mercado Gastronómico Iztapalapa

Museo de las Culturas Pasión por Iztapalapa

Ya que saciaste tu hambre y le diste un descanso a tus pies, es momento de hacer digestión mientras conoces la increíble historia de la Delegación Iztapalapa.

A la entrada te recibirá una enorme estatua de Cristo al centro de la estructura “tipo caracol” de este moderno edificio. Las paredes están tapizadas de fotografías en blanco y negro que narran la historia de los barrios; inundaciones, evolución, festivales y sucesos.

El museo tiene dos salas permanentes que no puedes dejar de visitar: Laberinto, serie de fotografías dispuestas como su nombre lo indica. Aquí, el autor Eniac Martínez expone el día a día en los barrios de esta delegación.

Pasión es el nombre de la siguiente sala. Paso a paso descubrirás la importante tradición de la Pasión y Muerte de Cristo cada año en los barrios de Iztapalapa.

Foto: Fernanda Martínez

Al salir terminarás donde empezaste, en la estación del metro Cerro de la Estrella. Sano, salvo y un poco más culto podrás volver a casa a decirle a todo el que conozcas que de Iztapalapa para el mundo no hay nada más que amor, tradición, historia, cultura y pasión… harta pasión.

Otros imperdibles en la zona:

Sí hay helados de pulque, ¡toca el timbre!: conoce este lugar de Iztapalapa

Dónde comer en el centro de Iztapalapa: mercados, restaurantes y locales

El pequeño, pero extraordinario Archivo Histórico de Iztapalapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *