x

Jalpan de Serra, arquitectura barroca y naturaleza

 

 

Jalpan de Serra surgió del asentamiento de los primeros habitantes precolombinos de la cultura Pame. Por la riqueza de la zona fue una de las primeras culturas invadidas por los españoles, poco después del inicio de la Colonia. A la par, comenzó la evangelización de la zona por los franciscanos con fray Junípero de Serra y fray Francisco Palou.

Esta parte de la historia es la que le da identidad a Jalpan, ya que entre sus atractivos arquitectónicos destacan los religiosos. Además de poseer una naturaleza impresionante, fue el primer lugar al que llegaron quienes iniciaron la integración de los indígenas a la espiritualidad española, dejando como legado las misiones de la zona.

Si inicias el recorrido del pueblo en la plaza principal, encontrarás la iglesia de Santiago Apóstol ubicada junto a edificios históricos como la oficina de correos, que fue parte del edificio del templo y alguna vez fungió como prisión durante la guerra de Reforma.

A pie puedes llegar a la misión del Señor Santiago, la más antigua de las misiones que construyó fray Junípero Serra en la zona. De tonos cálidos, muestra en su fachada las esculturas de varios santos mezcladas con escudos y serpientes.

Otro atractivo es el Museo Histórico de la Sierra Gorda, localizado cerca de la oficina de correos en un edificio que data del siglo XVI, donde se pueden conocer a través de fotografías, diagramas, piezas arqueológicas y objetos de la vida cotidiana, la historia y la riqueza natural de la región.

También a pie puedes llegar al río Jalpan, el cual está custodiado por enormes ahuehuetes y atraviesa el pueblo.

A poco más de un kilómetro, podrás encontrar el parque recreativo Mundo Acuático: el sitio ideal para navegar en lancha, caminar y pescar.  Y si seguimos con las maravillas naturales no podemos dejar de mencionar la Cueva del Puente de Dios, es asombroso como su corriente desboca entre la tupida vegetación.

Muy cerca, hay otras cavernas accesibles si te acompañas de un guía, como la Cueva del Diablo a unos ocho kilómetros y la Cueva del Aguacate a dos kilómetros.

Fuente: queretaro.travel y mexicodesconocido.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *