x

La abuela de la Charanda

Oriunda de Michoacán, esta bebida 100% mexicana es obtenida por destilación a partir de jugo de caña. La diferencia con otros aguardientes es el singular sabor dulzón que le da la caña producida únicamente en la región denominada Meseta Purépecha o Tarasca, por eso la denominación de origen.

Pero antes de que naciera la Charanda, hubo en la zona un par de bebidas que han mutado y bien podrían ser sus ancestros prehispánicos.

Por ejemplo, el “ch´kata” que significa destilado. Se elaboraba  con maíz rojo hervido con tequesquite (ahora conocido como salitre, una mezcla de cloruro y carbonato de sodio) y mezclado con saliva de las Guananchechas (mujeres predestinadas a permanecer vírgenes, su labor era mantener en orden los recintos sagrados) quienes lo masticaban y arrojaban a una cocucha (olla de grandes dimensiones). Lo dejaban fermentar 20 días; durante este periodo lo removían y colaban a diario hasta que quedará un líquido colorado. Al penúltimo día de fermentación, se mezclaba con pulque.

Después de la conquista se prohibió este brebaje y sólo se permitía consumir el aguardiente español que, por cierto, no estaba al alcance de todos. Por ello, nació una bebida alternativa, el “Charape” hecho con piloncillo (elaborado del desecho de la caña del aguardiente fabricado por españoles) mezclado con limón y alcohol del más fuerte y del más barato y, como toque final, con pulque.

Ambas bebidas son parte de la cosmogonía de la Charanda, y parte importante de su evolución.

purepecha.com.mx



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *