x

La buenaventura de Caravaggio en México: ¿Qué? ¿Una sola obra en la exposición?

¡Uy, van a traer el cuadro de Judit y Holorfenes o el de Baco o el de la Cabeza de Medusa! Todos pensamos esto cuando nos dieron la noticia de que habría una exposición de Caravaggio en México. Lo que pasó después se asemeja mucho a la expresión de horror que el artista italiano plasmó en el rostro Medusa. Y es que nuestra cara se puso igual cuando la noticia confirmaba que no, ninguno de estos vendría y que en la muestra solo veríamos ¡un cuadro del pintor!

¿Una obra de Caravaggio en México?

Pero, a ver, ya deteniéndonos y poniéndoles atención a los curadores de Caravaggio: Una obra, un legado (Abraham Villavicencio y Alivé Piliado) entendemos que está bien, que no pasa nada si únicamente nos trajeron desde los Museos Capitolinos de Roma un cuadro y, menos, si se trata de: La buenaventura. ¿Por qué? Bueno, pues la exposición, tal como lo indica en el nombre, tiene como fin mostrar el legado de la obra de este artista europeo tan afamado del siglo XVI que hizo gran parte de su producción artística en Italia. Para ello, la obra protagonista es acompañada de 16 obras de artistas europeos y novohispanos (provenientes de colecciones nacionales) como Francisco de Zurbarán, Baltasar de Echave Rioja, Felipe Santiago Gutiérrez, entre otros.

Foto: Claudia Aguilar

Dichas obras aledañas se distribuyen en los siguientes núcleos: De Italia a México: el legado de Caravaggio; y Las innovaciones estéticas: naturalismo, tenebrismo, teatralidad. Las 16 obras te acercarán al trabajo del pintor italiano: a su manejo del claroscuro. Esta técnica fue usada por artistas de la Edad Media, pero Caravaggio la retomó para hacer un contraste o juego de luces y sombras un poco más violento. Esto se puede ver en sus obras tenebristas, así como en el tratamiento de los cuerpos. Es decir, notarás cómo los santos y todos los personajes de la iglesia en lugar de idealizarlos, él los aterrizaba al contexto para que cualquiera se pudiera identificar con ellos.

“Pese al auge que ha tenido la obra de Caravaggio en los últimos años, —explica la cocuradora Alivé Piliado— sus registros fueron, sobre todo, informes policiacos y actas judiciales, lo que ha reiterado su calidad de artista transgresor, atormentado y conflictivo. El rastro de Caravaggio está presente y vigente en las obras públicas y privadas de las colecciones mexicanas, tanto por su herencia técnica como por su enseñanza academicista. Con esta exposición, se muestra el propio contraste de la vida y obra de Caravaggio, yendo del claro de la pieza temprana La buenaventura, hasta el oscuro tenebrismo que imperó en los maestros novohispanos y españoles”.

Será una sola obra de Caravaggio en México. Sí, pero igual vale la pena visitarlo porque, seamos sinceros, ¿cada cuándo tenemos la oportunidad de ver de cerquita el trabajo de este importantísimo pintor?

Además, vale decir que son pocas las obras existentes de Caravaggio en el mundo, y esta es la segunda vez que una de ellas pisa suelo mexicano. La primera vez que se presentó una obra de Caravaggio en México fue en 1976, cuando El laudista visitó las salas del Museo de Arte Moderno, en una exposición que reunía piezas del Museo del Ermitage de San Petersburgo.

Caravaggio en México

Foto: Claudia Aguilar

Un recorrido por Caravaggio: Una obra, un legado

Al principio de la muestra, en el núcleo De Italia a México: el legado de Caravaggio, se hace hincapié en la herencia del artista y la apropiación del caravaggismo en Europa y México. Vas a ver cómo el estilo del pintor italiano permeó en pintores novohispanos y europeos, cuyas obras están en acervos nacionales como el del Museo Franz Mayer, el Museo de San Carlos y el MUNAL. Uno de estos ejemplos es el cuadro La incredulidad de santo Tomás, de Sebastián López de Arteaga.

En obras como esta, la cocuradora destaca la representación de los santos, y la estética en general. “Fue una revolución artística. Recordemos que antes, con el manierismo del Renacimiento, los personajes eran sumamente hermosos. Caravaggio fue quien aterrizó a los santos, a Jesucristo. Él los pintó como ‘personas mortales’. De hecho, los modelos que usó para estos provenían de la calle y algunas veces de las zonas más peligrosas de Roma”.

Enseguida entrarás al segundo núcleo: Las innovaciones estéticas: naturalismo, tenebrismo, teatralidad. Aquí se revelan los recursos plásticos del artista adoptados por pintores novohispanos y mexicanos (que fueron sus seguidores). Las obras que tendrás cerca tienen como conector el naturalismo, el tenebrismo y la teatralidad, características del trabajo de Caravaggio.

“Uno de los más importantes es José de Ribera y su obra La vista, que pertenece a una serie de Los cinco sentidos—dice Piliado—. La obra explica muy bien lo que aprendió de Caravaggio: la representación al natural de los personajes y las alegorías”.

Al terminar con estos dos núcleos, viene el cuadro por el que pagaste tu boleto.

Caravaggio en México

Foto: Claudia Aguilar

La buenaventura de Caravaggio en México

La exposición de Caravaggio en México la cierra con broche de oro el cuadro: La buenaventura. En palabras de Abraham Villavicencio, cocurador de la exposición, esta obra “muestra los primeros juegos de luces y sombras que más tarde culminarían con el surgimiento del tenebrismo. Este modo de pintar sumado al naturalismo produce una versión teatral y cruda de la realidad material”.

Es así como esta escena entre dos jóvenes extraída por Caravaggio directamente de las calles de Roma, señala el engaño disfrazado por un juego de miradas que emplea una gitana al leerle la mano a un caballero adolescente, mientras le roba su anillo del dedo anular. Se trata de una de las pocas obras de las que escogería el tema, antes de dedicarse a pintar encargos de contenido religioso.

Prepárate para tu selfie o para las fotos que quieras. ¡Se vale sacar tu celular y llevarte el recuerdo! (Recuerda quitarle el flash a tu cámara).

Caravaggio en México

Foto: Claudia Aguilar

¿Quieres ver más de Caravaggio en México?

Entonces después de la exposición, éntrale a Caravaggio Experience. Se trata de una instalación multisensorial producida por Medialart que, en 49 minutos, te permite explorar 57 de las pinturas más conocidas del artista lombardo mediante recursos digitales. No te diré cuáles para que te sorprendas cuando estés frente a ellas.

Caravaggio. Una obra, un legado estará del 22 de febrero al 20 de mayo.

Caravaggio en México

Foto: MUNAL

DETALLES:

Museo Nacional de Arte. Tacuba 8, Col. Centro.
Horarios: martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.
Costo: Entrada general $65 pesos. Entrada gratuita a ‘Amigos MUNAL’, menores de 13 años, personas con discapacidad, estudiantes, maestros y adultos mayores presentando credencial vigente, aplica únicamente para nacionales. ICOM 50% de descuento.

Más información de la expo de Caravaggio en México

Sitio oficial: www.munal.mx
Facebook: munal.inba

También te puede interesar:

– Una exposición de David Bowie en el Foto Museo Cuatro Caminos, ¡todo lo que queríamos escuchar!

– Una extraña coincidencia en el Museo Mural Diego Rivera

– 5 datos de la exposición Leonora Carrington: Cuentos mágicos en el MAM

Si acudes al MUNAL, cuéntanos: ¿Qué te pareció la expo de Caravaggio en México?

Estudié Comunicación y Periodismo en la FES Aragón (UNAM). Y llevo cuatro años como pata de perro profesional: escribo y tomo fotos de los lugares a los que llego (a propósito o sin querer). También me gusta contar las historias de las personas que encuentro en cada una de mis paradas. ¿Me quieres compartir algún dato? ¡Ándale!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *