x

La dalia es la flor nacional y se cultiva en Tláhuac

¿Sabías que la dalia es la flor nacional y que su día es el 4 de agosto? Desde 1963 es reconocida como símbolo de la floricultura en México y fue nombrada así en un decreto presidencial, pero la realidad es que la acocoxóchitl (su nombre en náhuatl) es una especie nativa de nuestro país que tiene importancia desde la época prehispánica.

Se le puede ver tanto en petroglifos de la zona de Xochimilco (que se exhiben en el Museo Arqueológico de Xochimilco), como en el códice De la Cruz-Badiano donde aparece la estructura de esta flor como parte de un remedio medicinal. También Francisco Hernández, médico y botánico español, plasmó su belleza en Historia natural de Nueva España.

Y es que hay recordar que en el México antiguo el culto a las flores fue algo vital: la indumentaria, las metáforas, las ceremonias, los festejos y los ornamentos tenían como centro estos seres coloridos y aromáticos que hasta se bebían acompañados con cacao o se expresaban como poesía.

Esta cultura florida perdura hasta nuestros días y los floricultores son guardianes de este patrimonio variado. Julieta Ruiz Cedillo es una productora en Tláhuac, en Ciudad de México, ejemplo de que esta puede tener nuevos usos.

Las dalias de Julieta Ruiz Cedillo Foto: Mariana Castillo

Las dalias de Julieta Ruiz Cedillo Foto: Mariana Castillo

La dalia sigue vigente

Mientras caminamos entre el verdor y los diferentes aromas del cultivo, Julieta cuenta que trabajaba en un centro de educación ambiental que era parte de la Secretaría de Medio Ambiente. Vivía un ritmo ajetreado del cual se cansó, y después de darse cuenta de que lo suyo no era quedarse solo en su casa, decidió que quería sembrar y meter las manos a la tierra. Recordó que en las carreteras una flor llamaba su atención: era la dalia. Así que desde 2016 comenzó su aventura con lo que ahora es su empresa: Dalias & Julietas.

No fue una tarea fácil: ella invierte alrededor de 80 mil pesos en cada cosecha para este trabajo y debe recuperar su inversión sin regalar su producto. Las primeras veces no tenía experiencia, hasta que aprendió que la dalia debe sembrarse a finales de febrero e inicios de marzo porque a esta especie no le gusta el frío. Florean a finales de junio y aguantan una segunda poda y luego una segunda floración a partir de septiembre.

Ella obtuvo la semilla de un productor en Tlaxcala y ha ido aprendiendo poco a poco más de los tiempos y la paciencia que requiere esta labor. Actualmente renta una parcela en la que tiene tres mil plantas y otras flores comestibles como cosmos, tigridia, cempasúchil (cuya semilla obtuvo como trueque en esta zona chinampera), caléndula y pensamiento; plantas medicinales y aromáticas como ruda, citronela, epazote toronjil, menta, hierbabuena y manzanilla; así como zanahorias, acelgas, espinaca, apio y rábano.

La dalia sencilla tiene menos pétalos Foto: Mariana Castillo

La dalia sencilla tiene menos pétalos Foto: Mariana Castillo

No solo de flor vive el productor

Julieta decidió diversificar la manera en la que vende la dalia, y después de diferentes pruebas, ahora deshidrata la flor y usa desde el bulbo hasta los pétalos para integrarlos en otros alimentos: tiene infusión de dalia, la usa en sal, salsas y mermeladas, y hasta en jabones. También elabora harina con el bulbo para preparar pasteles, panqués y galletas.

Ella sabe que el dicho de “no pongas todos los huevos en la misma canasta” es algo certero, así que continúa buscando innovaciones. Pertenece a la Asociación Nacional de Mujeres Empresarias del Campo, que es una red de apoyo para diferentes compañeras que trabajan con otros insumos en los estados, desde café, mango, miel y más. Ahí se comparten conocimientos y se apoyan con saberes que pueden potenciar lo que cada una hace de forma individual.

“Nadie me quería rentar espacio por ser mujer o por la desconfianza de que me quedara con la tierra. Mi esposo y yo no tenemos parcelas, por ahora, pero ahí vamos: empecé sola y ahora ya me ayuda un trabajador y un ingeniero agrónomo”, añade. Dalias & Julietas apuesta por lo agroecológico, sin químicos, la calidad y el cuidado.

Reproducción de la dalia por semilla Foto: Mariana Castillo

Reproducción de la dalia por semilla Foto: Mariana Castillo

Reproducción de la dalia

Julieta explica que hay varias formas de reproducción de la dalia: semilla, bulbo, esqueje, piecito e in vitro. La primera se obtiene cuando la flor se marchita y viene adentro de los pétalos: cada una tiene entre 50 y 70 semillas (si cada mata da 15 o 20 flores eso se multiplica por el número de plantas que se tengan). Duran años y aunque la fecundidad va bajando con los años, casi todas son prolíficas.

El segundo tiene la forma de una jícama. De hecho, otro de los nombres de la dalia es xicamiti, posiblemente derivada de xicama-xóchitl, que significa ‘flor de camote’, porque la planta se reproduce con estos bulbos que se deben guardar en cuartos obscuros hasta que solitos floreen, debido a la información genética que tienen.

El tercero es cuando cortas una de sus ramas y la vuelves a sembrar, como en el caso de la menta y la hierbabuena. El cuarto implica el corte de una parte del tronco (solo una o dos especies de dalias pueden crecer con este método).

Y por último, el que se realiza en laboratorio con unas instalaciones especiales. Julieta usa semilla y bulbo.

Bulbo de la dalia Foto: Mariana Castillo

Bulbo de la dalia Foto: Mariana Castillo

Sabores y formas de la dalia

En el artículo “La dalia, flor nacional de México”, escrito por los investigadores Robert Bye y Edelmira Linares, de la CONABIO, se lee que el género Dahlia está formado por 35 especies, todas nativas de México, de las cuales solo cuatro constituyen la base genética de la dalia cultivada que conocemos.

Al ir probando cada una, mientras escuchas a las aves o ves a los abejorros polinizando, sorprende ver que las blancas tienen menos acidez que las rosas o las rojas, que también son dulces y un poco picantes. Estas últimas poseen notas a rábano o pepino y Julieta agrega que es debido a que tienen más antioxidantes.

No todas son iguales: la dalia sencilla tiene pocos pétalos, alrededor de ocho, y las híbridas o compuestas son más esponjosas, ya que fueron modificándose con el paso de los años. El tubérculo tiene una consistencia similar a la jícama y al cocinarlo tiene una función similar a la del betabel, la papa o este ingrediente.

Hay diferentes colores en la dalia Foto: Mariana Castillo

Hay diferentes colores en la dalia Foto: Mariana Castillo

Propiedades y usos de la dalia

Las dalias fueron utilizadas en tiempos prehispánicos para adornar templos y casas durante los rituales; servían de inspiración para crear vasijas o elaborar collares. Además, sus pétalos se utilizaron como tintes naturales para las prendas de algodón, se hacían con ellos mezclas aromáticas.

Por si fuera poco tenían fines medicinales y eran importantes en la comida, pues sus pétalos y el tubérculo eran cocinados. Esto sigue vigente. Julieta afirma que el tubérculo contiene fibra, proteína, carbohidratos, aminoácidos e inulina, que ayuda a regular la presión arterial y los niveles de glucosa en sangre, así como la tos crónica.

Menciona los estudios de José Merced Mejía Muñoz, maestro en Ciencias y quien encabeza diversos estudios de investigación en la Universidad Autónoma de Chapingo sobre la dalia: él y su equipo continúan analizando su capacidad de inhibir la reproducción de la bacteria E. colli, entre otros beneficios. Por último, los pétalos tienen vitamina C y antioxidantes.

La dalia en Tláhuac Foto: Mariana Castillo

La dalia en Tláhuac Foto: Mariana Castillo

Da un recorrido entre dalias

Si quieres dar un paseo con Julieta escríbele: puede recibirte en su huerto de flores y plantas medicinales en donde conocerás más sobre la importancia de la dalia y la propagación de la flor (por semilla y tubérculo). Además, probarás un lunch preparado con flores comestibles.

El cupo máximo de esta experiencia es de 15 personas, el punto de encuentro es el Metro Tláhuac y tiene un costo de $220 pesos. Verás que en esta urbe hay espacios en los que aún puedes escaparte del ruido y acercarte a la naturaleza.

Facebook: Daliasyjulietas
Teléfono: 5545062810

Abejorro polinizando la dalia Foto: Mariana Castillo

Abejorro polinizando la dalia Foto: Mariana Castillo

También puede interesarte 

El cempasúchil de San Gregorio: flores para Día de Muertos en Xochimilco

Usos culinarios del cempasúchil: del campo a tu mesa

5 plantas mexicanas que se usan como tintes naturales y en la cocina

¿Ya sabías que la dalia es la flor nacional? ¿Te animarías a probarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *