x

La Faustina, historia de la bebida que nació en San Gabriel Jalisco

Cada lugar tiene su comida típica, y las bebidas no se quedan atrás, sean alcohólicas o no. Si vas a Tabasco, no puedes dejar de beber agua de matalí o pozol; en Oaxaca, el tejate y el mezcal son imperdibles, y en Mérida, el agua de chaya con limón o el xtabentún son parte de la identidad. San Gabriel, al sur de Jalisco, tiene la suya: la Faustina.

Esta es una preparación que, a pesar de no ser tan antigua como las anteriores, es muy célebre y querida por los pobladores de esta localidad. José de Jesús Guzmán, cronista del lugar en el cual el escritor Juan Rulfo pasó su niñez hasta la muerte de su padre, narra que esta bebida fue creada por Fausto de la Torre, en 1962.

De la distribución de refrescos a presidente municipal

Don Fausto, como lo conoce José de Jesús, se convirtió en el distribuidor exclusivo de dos refrescos: el Seven Up y la Pepsi “que costaban 15 o 20 centavos en aquel entonces”. Él los distribuyó en los pueblos de la región. Le fue muy bien, porque la gente ya empezaba a consumir las gaseosas al estilo americano, dice el especialista.

Este personaje fue presidente municipal del pueblo, de 1961 a 1962, y “por cuestiones del destino”, no terminó su periodo, por temas políticos. En ese entonces, solía salir de las oficinas del Ayuntamiento —que ahora es la Casa de Cultura de San Gabriel— con sus amigos para dirigirse a disfrutar de un trago en una tiendita de la esquina.

Los juerguistas solían tomarse “una media” de mezcal con alguna de las bebidas que Don Fausto distribuía. Esta convivencia regular, el pasar de las horas, las golondrinas y los ecos fueron el caldo de cultivo para lo que hoy es una tradición cada año.

Al calor de las copas

Una tarde calurosa del mismo mes en el cual se festejan a las madres, los dueños de la tienda invitaron a sus asiduos clientes a la parte de atrás del negocio, donde había una huerta trasera. Naranjas, limones y, sobre todo, ciruelas amarillas, ácidas o “jocotes” (que solo se encuentran a finales de abril y en mayo) eran el antojable paisaje frutal.

Es entonces cuando Don Fausto decidió, al calor de las copas y la charla, aprovechar todo lo que estaba a su alcance para crear una mezcla en la que incluyó un caballito de “vino mezcal” (como conocen al destilado en la región), una pizca de sal de grano, un poco de jugo de naranja, un limón, 1 chorrito de Seven y 1 chorrito de Pepsi, (“ni mucho ni poco, solo para dar colorcito”), así como un poco de hielo y el ingrediente estrella, las ciruelas amarillas machacadas con la mano.

La unión de esos ingredientes hoy se conoce como Faustina. “Hay quienes le echan guayaba y fresa, pero esa no es la receta original: debe llevar ciruela amarilla para ser la buena”, dice José de Jesús, quien es conocedor de las historias de su terruño.

Ingredientes de la Faustina Foto: Mariana Castillo

Ingredientes de la Faustina Foto: Mariana Castillo

Festival de la Faustina, verbena popular

Los hijos de su creador siguen dedicándose al comercio, tanto de los refrescos, como de cerveza y otros insumos. Ellos le honran un homenaje póstumo a su padre con el Festival de la Faustina, que se festeja desde hace cinco años, el 21 de mayo.

En el convite estos padrinos regalan la fresca y dulce mezcla para su gente. “La vez pasada fueron alrededor de mil litros, en copas de colores, y todo lo costea la familia De la Torre”, agrega José de Jesús. Tanto es el placer que tienen los habitantes del lugar por este trago que ese día la verbena incluye música, talentos artísticos locales, comida y jolgorio.

Quizá no falte algún prejuicio nutricional sobre la adición de las bebidas gasificadas en esta receta, pero es aquí donde debe recordarse una máxima cultural: los únicos que pueden validar o no un platillo o una bebida es la gente local.

El tiempo dice más que cualquier investigador gastronómico o guía del buen beber, así que te sugiero que si vas a San Gabriel te tomes una copa de esta mixtura y decidas por ti mismo si te gusta o no.

¿Dónde?

Edgar “Tony” Sepúlveda, mesero del restaurante El paraíso del llano, ubicado en Cuatro Caminos y muy cerca del municipio de San Gabriel, nos enseñó a prepararla. Te recomendamos pedirla ahí, prepararla en casa con la receta que pronto te daré o ir a la feria para ser parte del mitote popular.

También puede interesarte:

Centenario de nacimiento de Juan Rulfo: actividades al sur de Jalisco

Parota, una especie comestible poco conocida

El atípico nixtamal con palo colorado en Jalisco

Agradecemos a Areli Ávila, a José de Jesús Guzmán, al Municipio de San Gabriel y a la ruta cultural El realismo mágico de Juan su apoyo para esta nota.

Foto principal: Mariana Castillo.

Comments

  1. J Jesus Cgavez Munguia

    Hola. Soy originario del pueblo de San Gabriel y el Señor Fausto de la Torre fue mi padrino. Comento esto para darle valides a mi comentario. La ciruela amarilla es mas acida que la amarilla y de mayor sabor. Lo que le da ese caracteristico olor y buen sabor a la tipica bebida que sigue deleitando a paisanos y visitantes en esta temporada a San Gabriel.
    Los invito al Festival Cultural en Honor a Juan Rulfo y al Festival de la Faustina durante la primer quinvena de Mayo

  2. Mariana Castillo

    Hola, Jesús: gracias por comentar. ¡Nos encantó la Faustina! Esperamos ir pronto al festival y volver a San Gabriel. Saludos. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *