x

Lactancia materna, los beneficios y su importancia

Sigue leyendo si quieres conocer más sobre la lactancia materna, los beneficios y su importancia. Es impresionante descubrir que en el país siete de cada diez mujeres tienden a sustituir la leche materna por leches de formula comerciales, motivadas básicamente por mitos como la conservación de su estética corporal, por carga laboral y por falta de apoyo.

El Dr. Horacio Reyes, Presidente de la Asociación Pro Lactancia Materna, APROLAM nos menciona que en la última década la práctica del amamantamiento descendió en cerca de 33 por ciento, sobre todo entre las mujeres más jóvenes que desconocen las ventajas de la lactancia respecto a la alimentación con biberón.

Entre los beneficios destacan:

  • La leche materna sobre todo aquella que el bebé toma después del parto conocida como calostro, tienen inmunoglobulinas y anticuerpos, que ayudan a evitar infecciones estomacales, respiratorias y alergias, además ayuda a madurar al niño en sus funciones. La leche materna está disponible en todo momento para el niño y no requiere preparación o equipo especial, además de que se encuentra a la temperatura ideal
  • La leche materna suministra un adecuado balance y una cantidad de nutrientes que son ideales para el niño lactante, por lo que durante los primeros seis meses de vida el bebé no requiere tomar ni siquiera agua, ya que tendrá todos los elementos necesarios para subsistir sanamente, si el pequeño moja más entre cinco o seis pañales al día, es señal que está bien hidratado y alimentado
  • La lactancia prolonga la duración de la anovulación postparto y ayuda a las madres a espaciar los embarazos, siempre que sea lactancia exclusiva, a libre demanda, con toma nocturna, sin menstruación y los primeros seis meses
  • Promueve un mayor vínculo amoroso entre la madre y el niño
  • La lactancia previene en la madre, el riesgo de cáncer de mama, ovario y descalcificación ósea

Es importante que la mujer que está amamantando lleve una dieta saludable y variada con un aumento de 500 calorías promedio a su ingesta habitual.

También se debe señalar que pocos medicamentos están contraindicados si se está lactando; habitualmente se puede encontrar una opción que no afecte al bebé y así no tener que suspender la lactancia en caso de enfermedad de la madre

Después de estos datos,  pienso que no sólo es una manera de conexión con tu bebé, sino que también es una manera de protegerlo y hacerlo más fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *