x

Lámpara de uñas ¿la necesitas o no?

Quedaste maravillada con la lámpara de uñas que usan en la clínica de belleza para facilitar y agilizar el secado y ahora quieres una en casa.

Debo decirte que este tipo de lámpara funciona únicamente para acelerar el proceso de endurecimiento del gelish, acrílico o uñas de gel, y no como tal para apresurar el secado de un esmalte.

Hay lámparas de dos tipos (UV y LED) que funcionan solo si colocaste algún material en las uñas. Las UV son para trabajar con uñas de acrílico, ya que son un tipo de lámpara que se basa en la emisión de luz ultravioleta en la uña para que se endurezca.

Su potencia es alta (36W) y suele tardar alrededor de 120 segundos en el curado (secado) de las uñas. Es recomendable para uso profesional, es decir para una manicurista o la encargada de una clínica de belleza.

Las lámparas LED para uñas son de uso exclusivo para geles basados en la tecnología LED como el gelish, que es un procedimiento que comúnmente solemos realizar en casa. Su potencia no es alta (2W), de hecho consume la décima parte de energía que una UV, aunque suele costar un poco más. El tiempo que tarda en endurecer el gelish es de 10 a 30 segundos y  no da efecto de calor.

Entonces si eres de las que se coloca uñas de acrílico, uñas de gel o el famoso gelish es necesario que tengas una lámpara de uñas, pero si pensabas que era una herramienta para acelerar el secado de tu barniz, mejor consigue un secador de uñas líquido, que es una especie de esmalte transparente que además de sellar y acelerar el secado, le da brillo a las uñas.

Si andas en busca de una lámpara de uñas, checa las de Probeli, una distribuidora de productos de belleza.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *