x

Ley de reemprendimiento ¿cómo influye en el cierre de empresas?

La Ley de reemprendimiento entrará en vigor el próximo 25 de julio de 2018

Esta ley de reemprendimiento está impulsada por la Asociación de Emprendedores de México (ASEM), con el objetivo de facilitar el proceso de cierre de una empresa. Con esto se esperan es que los colaboradores que laboraban en dicha empresa no tengan riesgo de perder sus derechos laborales. Asimismo, las instituciones, como la Secretaría de Administración Tributaria, puedan estar al pendiente de estos cierres y se deje en claro su situación financiera.

Aunque ninguna empresa nace pensando en que va a cerrar es importante que se sepa el contenido de este tipo de leyes, pues esta situación existe en muchas startups. Saber qué hacer es vital para un mejor ecosistema emprendedor.

Ley de reemprendimiento

¿Qué cambios trae la Ley de reemprendimiento?

La Ley de Reemprendimiento, como se le ha llamado, forma parte las reformas y adiciones a la Ley General de Sociedades Mercantiles. Lo que aborda es la creación de un procedimiento simplificado que permita a las sociedades mercantiles llevar a cabo su proceso de disolución y liquidación de una manera sencilla, rápida y gratuita con las formalidades necesarias que otorguen certeza jurídica para los socios, accionistas y terceros que tengan derechos u obligaciones para con la sociedad.

Cuando una empresa tiene la necesidad de cerrar, el costo de hacerlo es muy alto. La ASEM declara que ronda cerca de 40 mil pesos. Aunque en algunos casos puede ser mucho mayor. En cuanto al tiempo el proceso puede tardar hasta dos años.

Cerrar una empresa puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza para el emprendedor, sumado a un quebranto aun mayor de sus finanzas, sin mencionar el proceso que suele ser largo y complicado. Es por ello que muchos prefieren dejarla inactiva o bien declararse mensualmente en ceros en SAT antes de darla de baja.

Ley de reemprendimiento

Los cambios sustanciales de la Ley de reemprendimiento

Esta ley crea un proceso de disolución y liquidación en el que se asume que la empresa se encuentra al corriente de sus obligaciones fiscales y laborales. O sea, que no existen problemas, ni controversias entre los socios y accionistas. Además de que se cuenta con los activos suficientes para cubrir los pasivos de la empresa. Por lo que es posible cerrarla.

Recordemos que los pasivos en una empresa incluyen todas las deudas que tenga. Incluye pagos a proveedores, impuestos y acreedores y también a los créditos adquiridos. Lo que se busca con esta ley es que las empresas puedan “volver a empezar”.

Ley de reemprendimiento

Qué pasos contempla la Ley de reemprendimiento ante el cierre de una empresa

De acuerdo con una encuesta de la ASEM, 65% de las empresas mueren antes de cumplir cinco años de vida productiva y solo el 12.3% de estas empresas formaliza el trámite de cierre ante un notario. Es decir, no siguen el proceso de cierre correcto. Por ello, la Ley de reemprendimiento contempla los siguientes aspectos para el cierre de una empresa:

  • La declaración de la disolución de la sociedad
  • Liquidación de las obligaciones de la misma (dependiendo del caso puede o no entrar a un Concurso Mercantil)
  • Aviso de liquidación al SAT
  • Formalizar la liquidación de nómina y venta de activos
  • Publicación de los estados financieros

ASEM impulsó esta iniciativa porque la simplificación de trámites es una medida fundamental para fortalecer el ecosistema de emprendimiento.

Consulta los detalles en este link sobre la Ley de reemprendimiento.

Estudié letras hispánicas porque todo se puede escribir de mejor forma. La tecnología, los negocios y el estilo de vida han sido mi fuente de inspiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *