x

Los burritos de Villa Ahumada, sabor a pie de carretera

Villa Ahumada. Ese nombre no se te olvida cuando te lo dicen por primera vez. Así podría llamarse un pueblo fantasma o una leyenda. Lo seguro es que tatuarás ambas palabras en tu memoria cuando pruebes los burritos que ahí se preparan desde la década de los cincuenta.

Este merendero está en plena carretera Panamericana, la federal 45. El tren pasa y los comensales lo escuchan entre mordida y mordida. Abre las 24 horas y se localiza a unos 150 kilómetros al sur de Ciudad Juárez. Tres turnos de trabajadores atienden las solicitudes de hambrientos o antojadizos.

Los vendedores de los burritos de Villa Ahumada

Consta de dos espacios amplios con varias mesas y sillas de plástico y diversos puestos de lámina con una parrilla en las orillas: 14 venden burritos y 13 se dedican a las quesadillas (aunque la verdad es que comparten entre sí cuando se les llega a acabar alguno los ingredientes). Esa iconografía inconfundible de la comida callejera mexicana de colores chillantes en fondos blancos y letras bold con bordes y en mayúsculas está presente.

Javier Estrada lleva 21 años vendiendo burritos en Villa Ahumada. “Mis papás iniciaron con charolitas de plástico y canastas, no estaba esto que ahora ves”, narra. También sus hermanos venden los populares envoltorios de tortilla de harina. Casi todos en el poblado viven de la venta de quesos asaderos y burritos y pertenecen a la Unión de Vendedores Benito Juárez.

Más historias de montados, salsas y herencia en los burritos de Villa Ahumada

Alfredo Carrillo tiene 18 años en su puesto. Hace parecer fácil preparar un “montado”, los célebres burritos que llevan queso asadero, además del guisado que puede ser de res con papas y chile rojo o la versión en verde, de frijol, de chicharrón de pella con chile verde, de chile chilaca relleno o hasta de chile pasado.

Osvaldo López, otro vendedor que lleva 19 años con este oficio, cuenta que la época con más afluencia es diciembre pues muchos paisanos que viven al otro lado y vienen a visitar a sus familias añoran estos bocados chihuahuenses y abarrotan el lugar. “La nostalgia mueve más que el hambre”, dice.

¿Por qué son especiales los burritos de Villa Ahumada?

Los burritos son muy económicos: los montados cuestan $25 pesos y los que van sin queso $15. Si eres muy tragón te comes tres, si no con uno es suficiente. Es una comida democrática que la gente hace suya y se come con las manos. Es el taco norteño, es la identidad de la frontera.

Su sabor tan especial se debe a la frescura de los insumos pero también a una salsa única en el país que lleva el suero del queso asadero mezclado con chile jalapeño. No es azaroso que vendan alrededor de 2 mil 800 burritos diario. Si vas, también puedes comprar queso.

También puede interesarte

15 ingredientes de Chihuahua que quizá no conocías

Arí, ingrediente chihuahuense que se obtiene gracias a una hormiga

Ciudad Juárez, the number one en la frontera chihuahuense

¿Conoces los burritos de Villa Ahumada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *