x

Los sabores de Cuetzalan: lo que encontré en este paraíso poblano

Sigue leyendo si quieres saber más de los sabores de Cuetzalan y lo que encontré en este paraíso poblano que es de mis lugares preferidos en México.

Cuando era más pequeña iba con mi familia, y volver a él es siempre una maravilla. En mi última visita conocí más de este lugar gracias a la cooperativa Tosepan Titataniske, que se distingue por la auto gestión de mujeres y hombres indígenas.

El Movimiento Cooperativo Indígena de la Sierra Norte de Puebla inició en 1977 y se formalizó en 1980 con la constitución de esta comunidad, que es un ejemplo de perseverancia y orgullo. “Tosepan Titataniske” quiere decir “unidos venceremos” en náhuat (que no es lo mismo que náhuatl, como te expliqué en esta nota).

Además de funcionar como propuesta turística independiente, acopian, procesan y comercializan productos como café, pimienta y miel virgen, con los que generan ingresos. Los guías en las cabañas me recomendaron ir al tianguis dominical y ahí fue donde los hallazgos sucedieron.

Los sabores de Cuetzalan: quelites y hierbas Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: quelites y hierbas Foto: Mariana Castillo

Algunos de los sabores de Cuetzalan

Quelite de frijol, tequelite y xocoyoli

Ya te hemos contado que en México hay una gran diversidad de quelites y estos son algunos de los sabores en la cocina de Cuetzalan que se disfrutan durante octubre, noviembre y diciembre. Se suelen usar para acompañar los frijoles o para hacer tamales de frijoles con estas hierbas. 

Los sabores de Cuetzalan: quelite de frijol Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: quelite de frijol Foto: Mariana Castillo

Vainilla

Ver la vaina de esta orquídea aromática en los puestos del tianguis es hermoso: luce brillante y viva, tiene mucho más potencia que la de otras zonas por su frescura. Además de Cuetzalan hay otros municipios que la cultivan como Ayotoxco de Guerrero, Caxhuacan, San Felipe Tepatlán, Pantepec y Xicotepec de Juárez, entre otros, pero cada vez es más raro verla en su estado natural.

Los sabores de Cuetzalan: vainilla, chiles chiquitos y cacahuate Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: vainilla, chiles chiquitos y cacahuate Foto: Mariana Castillo

Canela

Se ofrece en troncos grandes de un color intenso y caoba. Con solo un poquito de ella se aromatiza todo con su maravilloso perfume y notas cálidas. También es usual encontrar otras especias como el anís estrella y la pimienta.

Los sabores de Cuetzalan: canela Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: canela Foto: Mariana Castillo

Calabaza melón

Su forma es muy peculiar y fue lo primero que llamó mi atención en el tianguis: es ovalada y grande, con una cáscara rojiza. Sabe como a papaya y es similar a la tamala. Es una de las maravillas de la sierra norte poblana. Es propia de climas templados y cálidos y también se cultiva en la región norte de Veracruz.

Los sabores de Cuetzalan: calabaza melón Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: calabaza melón Foto: Mariana Castillo

Miel de scaptotrigona mexicana

Pisilnekmej significa “abeja pequeña” en náhuatl. Esta especie nativa mexicana sin agijón (similar a la melipona de la que te conté antes) vive en ollas de barro en grupos de hasta dos mil, con dos reinas en cada una. Su nombre científico es scaptotrigona mexicana y su miel es única: ácida, ligeramente fermentada y floral. Se obtiene muy poca cada año y es un tesoro comestible. Puedes interactuar con ellas sin miedo a que te piquen. Cuetzalan recibió el nombramiento de santuario de esta especie, que ha sobrevivido gracias al cuidado de las comunidades indígenas de la zona.

Los sabores de Cuetzalan: miel de scaptotrigona mexicana Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: miel de scaptotrigona mexicana Foto: Mariana Castillo

Tlayoyos

No, no es lo mismo que un tlacoyo. Los tlayoyos también se elaboran con maíz, pero su peculiaridad es que la masa lleva una mezcla de alverjón con hoja de aguacate lo que les da un sabor exquisito. Se suelen acompañar con cecina, que en esta región es un trozo de carne de cerdo ahumada. Los encuentras tanto en los comedores de Tosepan Titataniske como en el tianguis y portones de este pueblo.

Los sabores de Cuetzalan: tlayoyos y cecina Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: tlayoyos y cecina Foto: Mariana Castillo

Café

Este cultivo es vital en la región. En Tosepan Titataniske trabajan con módulos de bajo impacto ambiental para transformar el grano e impulsa la producción de café orgánico y su venta en un esquema de comercio justo. Su café es de excelente calidad y exportan una parte importante de su grano pues han encontrado que el mercado internacional les paga mejor por su trabajo.

Los sabores de Cuetzalan: café Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: café Foto: Mariana Castillo

En este mercado de domingo encontrarás también dulces típicos, yolixpa (licor de hierbas), derivados del café, tepache, libros y artesanías, pero lo mejor es ir platicando con la gente del lugar. Anímate a ir a este destino: de verdad te recomiendo quedarte con este proyecto ejemplar de turismo rural e indígena.

Los sabores de Cuetzalan: tianguis dominical Foto: Mariana Castillo

Los sabores de Cuetzalan: tianguis dominical Foto: Mariana Castillo

Más información:

Facebook: TosepanKali

Carretera Cuetzalan- San Miguel Tzincapan Km 1.5

Teléfono: (233) 331 09 25

Celular: (231) 114 02 77

Mail: reservaciones@tosepankali.com

También puede interesarte

Nidia Hernández Medel y la cocina de Los Tuxtlas

Mercado del trueque en San Pedro Cholula, pasado y presente

Lugares para comer en Puebla, una guía para tragones

¿Qué otros sabores de Cuetzalan conoces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *