x

Los textiles que se usaron en Tizoc y más sobre estas prendas

Los textiles que se usaron en Tizoc fueron parte de la exposición “México textil” del Museo de Arte Popular (MAP) y hay varios datos que contar sobre estas prendas.

Este filme dirigido por Ismael Rodríguez y protagonizado por María Félix y Pedro Infante obtuvo varios premios internacionales, como Mejor película de habla no inglesa en los Globos de oro de 1957, Oso de Plata al Mejor actor (otorgado a Infante) en el Festival de Berlín y dos Arieles, incluyendo Mejor Película en el mismo año.

Los textiles que se usaron en Tizoc: ¿de dónde son?

Uno de los huipiles que usó María Eugenia, el personaje de María Félix, es zapoteco y originario de Yalalag, Oaxaca. Es de algodón tejido en telar de cintura y está decorado con cintas bordadas y superpuestas, y enredo de algodón blanco y coyuche (una especie endémica de esa entidad) que fue tejido también en telar de cintura.

Y uno de los trajes que visitó el personaje de Tizoc, interpretado por Pedro Infante, es zapoteco de San Bartolo Yautepec, Oaxaca, y el material con el que se confeccionó es algodón tejido en telar de cintura y brocado en seda.

Ambos son parte de la Colección de Indumentaria Mexicana Luis Márquez Romay de la Universidad del Claustro de Sor Juana y son piezas dignas de admirarse por su valor artesanal.

Los textiles que se usaron en Tizoc: el que visitó el personaje interpretado por Pedro Infante Foto: Mariana Castillo

Los textiles que se usaron en Tizoc: el que visitó el personaje interpretado por Pedro Infante Foto: Mariana Castillo

Más aristas sobre los textiles que se usaron en Tizoc y esta película

Si bien hay amantes de esta obra clásica de cine mexicano y es innegable su valor histórico, existen otras aristas y análisis críticos a tomar en cuenta. Por ejemplo, la escritora Yásnaya Aguilar, quien forma parte de Colmix, colectivo de jóvenes mixes que realiza actividades de investigación y difusión de la lengua, historia y cultura mixe, escribió el interesante texto llamado “El efecto Tizoc”.

En este ensayo ahonda sobre el concepto de la otredad para hablar de los pueblos originarios: se generalizan rasgos culturales, de lengua y hasta de vestimenta como en el caso de estas dos prendas, pues, aunque sabemos que es una historia de ficción, no corresponde con un contexto que hable de alguna cultura en específico.

“En el caso de los pueblos indígenas, el hecho de que constituyamos un “otro” uniforme y homogéneo para la mayoría de la población mexicana sorprende, por decir lo menos; sobre todo, considerando que formamos parte del mismo estado-nación, que llevamos una convivencia de cinco siglos y que, además de todo, en el discurso se habla con orgullo del mestizaje físico y cultural de nuestro país. Establecemos una relación verdadera y de iguales que propicie un conocimiento profundo y un intercambio intenso”, escribe esta autora.

¿Homologación de la imagen indígena en los textiles que se usaron en Tizoc?

Los trajes que vistieron ambas estrellas de cine nada tenían que ver con el entorno de la historia, y mucho menos con el origen étnico de los actores (el historiador Federico Navarrete escribió en su libro México racista cómo Tizoc se convirtió en una “fantasía del indigenismo nacional”).

Se lee en el texto de Yásnaya lo siguiente:

“La homogenización del “otro indígena” me parece elocuentemente representado en la película Tizoc: se trata de un príncipe que es tacuate (Oaxaca) pero que vive, según podemos inferir, en un pueblo de Chiapas, aunque el personaje de María Félix vista “trajes” de la región que en realidad son una mezcla impresionante de vestimenta de comunidades indígenas totalmente distintas entre sí. Así, a pesar de los cinco siglos, para muchas miradas, somos una mezcla de todo, somos todos lo mismo, lo mismo son nuestras lenguas, lo mismo nuestros estilos de vida (tan contrastantes entre sí a decir verdad). Somos uniformes y homogéneos. Y además, en el mejor de los casos, somos estoicos, ingenuos y de buen corazón como Tizoc. Negarle al otro la capacidad de ejercer la maldad es una de las maneras más sutiles y crueles de discriminarlo”.

“México textil” y el Museo de Arte Popular, una oportunidad para aprender de la diversidad

La expo “México textil” y las colecciones permanentes e itinerantes del Museo de Arte Popular te permiten aprender más sobre las diferentes culturas de México con el fin de evitar homogeneizarlas.

Verás que aprender sobre todos los que habitamos en este país es parte de entender la riqueza de la diversidad, a través de manifestaciones como los textiles, la lengua, la cocina, la música y más.

Justo ahora que este septiembre se habla de “ser mexicano” entender la identidad como algo multiforme ayuda a sacudirnos, clichés, prejuicios y nacionalismos que vayan más allá de agitar una bandera y decir “¡Viva México!”.

El Museo de Arte Popular se localiza en Revillagigedo 11, colonia Centro. En nuestra app puedes ver algunos de los textiles que conocimos en esta muestra.

Agradecemos al MAP su apoyo para esta nota.

También puede interesarte

10 datos sobre la vestimenta tradicional de las mujeres mayas en Yucatán

Las hamacas del Istmo de Tehuantepec: un taller en Ixtaltepec para unir

Artesanías michoacanas: algunas técnicas que debes conocer

¿Te habías fijado alguna vez en los textiles que se usaron en Tizoc?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *