x

Marco Gaviño, el emprendedor con el “poder” de mezclar

Marco Gaviño roza su cabellera negra al hombro, sus ojos ven al frente y su boca sonríe antes de contarte que el proceso inicial de las ideas es cuando nadie, ni tú mismo, te cree y la única forma de pasar al siguiente nivel en el proceso es enfocándose.

—Mi prioridad siempre ha sido “vamos a enfocarnos” porque la disciplina que se me inculcó desde pequeño siempre respondía al “más orden, más trabajo, más estrés y más resultados.

Marco, desde pequeño, ha sido rápido, al pensar, al trabajar, al hablar e incluso al menear su cabellera con su mano, pero esa precocidad que lo ha llevado a ser co-fundador de dos empresas dedicadas a la tecnología y el director del único festival de realidad virtual mexicano con presencia internacional también ha provocado una vuelta de tuerca en su camino profesional.

Marco Gaviño Tanamachi tiene 28 años de edad y nació en México, ha viajado al extranjero e incluso vivió un tiempo en Estados Unidos durante su estancia en la Universidad de Berkeley, California, pero jamás ha estado en Japón —país donde vivió su abuela materna—, no obstante, conoce la cultura japonesa tanto como un joven nipón.

—Estudié en el Liceo Japonés hasta la preparatoria, allí aprendí el idioma japonés, aprendí de limpieza y disciplina.

El padre de Marco es un abogado egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), su madre, una psicóloga egresada de la misma casa de estudios y tiene un solo hermano, mayor que él, quien se dedica a la pintura. Mientras los padres de Marco trabajaban todo el día y su hermano tenía intereses artísticos era común que al regreso del Liceo Mexicano Japonés Marco se encontrara solo en casa así que ponía en práctica la disciplina aprendida en su colegio: hacer la tarea temprano y después jugar. Los juegos tempranos de Marco implicaban aprender cosas nuevas.

—Recuerdo mi niñez como un pequeño autodidacta, leía cosas que parecían complicadas como libros de programación o jugaba con mi computadora Texas mientras aprendía a programar o cómo encriptar los videojuegos disponibles.

Las mezclas de Marco Gaviño

Primera mezcla: choque de culturas

Cuando Marco dejó “la burbuja que fue el Liceo Mexicano Japonés” para entrar al Tecnológico de Monterey (Itesm) descubrió que la nueva burbuja a la que entraba era muy diferente. Él pasó el primer año de su vida universitaria como chapulín. Estudió medio año Sistemas Computacionales, luego un primer semestre en Administración de Empresas e incluso pensó en estudiar Nutrición. El choque de ideologías y de identidad que tuvo Marco al intentar reconocerse como un mexicano que no es muy mexicano y como un japonés que no es muy japonés vio su fin apenas entró a la licenciatura en Animación y arte digital donde conoció a los socios de su primera empresa de tecnología, MUV.

Marco Gaviño creó MUV –un estudio multidisciplinario— en 2010 al lado de otros cinco jóvenes de su generación. Lo que comenzó como un pasatiempo que se reflejaba en las fiestas de sus compañeros, con música y luces programadas, obtuvo su primer éxito apenas un año después. En 2011 el grupo de seis universitarios ganó el premio al Mejor cortometraje de animación en el 9º Festival Internacional de Cine de Morelia.

Al día de hoy MUV ha colaborado con marcas como Coca-Cola, Nissan, Infiniti, Telmex, Red Bull, 20 Century Fox y Adidas, entre otros. De MUV se desprende MUV Lab, un espacio de coworking creado en 2013 y que se ubica en la Ciudad de México.

Segunda mezcla: la conquista de la realidad virtual

En 2014 se creó Oniria, una empresa fundada a partir de la colaboración entre MUV, que aporta la parte creativa, y Funktionell que aporta el software. En julio de 2015, durante la edición 18 del Festival Internacional de Cine de Guanajuato Oniria presentó un visor de cartón que es una variable del  Google Cardboard. La asociación con 20 Century Fox implicó además una app que se puede descargar en cualquier smartphone y que contiene las películas Éxodo: Dioses y Reyes y Poltergeist: Juegos Diabólicos.

Fox Virtual from muv on Vimeo.

Además, Marco organizó y dirigió el primer festival de realidad virtual en México en agosto del 2016.

—Cuando tienes esa idea nueva que te va a sacar de tu área de confort la primera reacción de las personas a quienes les cuentas tus planes es darte mil excusas de por qué no funcionarán.

Marco continuará diciéndote que hay un punto en el que superas ese primer paso del proceso para concretar una idea y éste llega cuando la gente te da el beneficio de la duda y comienza a creer en lo que haces, porque, asegura, ningún éxito viene sin un proceso de disciplina.

Marco Gaviño tuvo la idea original del VR Fest MX y después de batallar y pedir el apoyo de sus socios y demás compañeros de MUV al final se logró la participación de desarrolladores, industria, emprendedores y creadores de contenido de México, España, Estados Unidos y Canadá.

El VR Fest MX tendrá su segunda edición este 2017, asegura Marco, pero él cederá a alguien más la estafeta para la organización del evento.

Tercera mezcla: de la ciudad al campo

Marco habla de nuevo sobre el orden, trabajo, estrés y resultados, pero agrega que hay ocasiones que el estrés provoca daños.

—Me di cuenta hace poco que tanto estrés estaba afectando mi salud emocional. A partir de enero de 2017 el CEO de MUV se quedará a cargo de Araceli Sánchez, quien antes era la directora de mercadotecnia y mi puesto en la empresa será solo como embajador.

Marco continuará diciéndote que MUV, Oniria y el VR Fest MX debe quedar a un costado de sus planes principales y no por falta de interés en dichos proyectos sino porque tiene ganas de experimentar con otros.

Marco ha comprado 70 hectáreas de tierra en una montaña de Oaxaca, allá, dice, quiere mezclar tecnología con sustentabilidad cuyos resultados espera utilizar en consumo propio y comercializarlos con las comunidades aledañas.

El deseo de Marco por el proyecto sustentable se refleja en este pequeño huerto ubicado en la azotea del sitio donde está MUV Lab. El lugar está lleno de un poco de tierra con canales de agua sobre las paredes que chocan cada determinada distancia con plantas en estado de germinación.

En este pequeño huerto citadino Marco confiesa a Sección Amarilla que irse a Oaxaca no solo responde al deseo de poseer tierra sustentable sino que además planea lanzar su propia marca de mezcal que venderá en la Ciudad de México este 2017.

También podría interesarte…

David Castillo, el ingeniero en busca de problemas

Realidad Virtual MX, promotores del entretenimiento inmersivo

 

 

 

 

 

 

 

Resumen
Marco Gaviño, el emprendedor con el poder de mezclar
Nombre de artículo
Marco Gaviño, el emprendedor con el poder de mezclar
Descripción
Marco Gaviño es co-fundador de dos empresas dedicadas a la tecnología y director del único festival de realidad virtual mexicano con presencia internacional
Autor
Propietario
Sección Amarilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *