x

Mercado Juan Escutia en Tepic, postales nayaritas

El Mercado Juan Escutia en Tepic, Nayarit puede no sorprender a simple vista pero te sugiero darle una oportunidad y quedarte más tiempo para aceptar su esencia y saber ver algunas sorpresas en él. Todo tiene su propio lenguaje y querer homologarlo representaría perder de vista su identidad. Nayarit es un estado que cumplió 100 años en 2017, así que puedes leer varias historias sobre sus destinos en este blog.

Su estética es la de un lugar desplazado por la llegada de los supermercados pero que conserva esa tipografía única en México en sus marquesinas y pancartas así como el encanto de la nostalgia de lo que un día fue.

Quizá es que estamos acostumbrados a los mercados de Oaxaca, o a la Merced y Xochimilco en la Ciudad de México que rebosan variedad por dondequiera que voltees, pero éste es un sitio que debes visitar en la capital nayarita.

Foto: Mariana Castillo

Un poco de historia del Mercado Juan Escutia en Tepic

En una nota de Bernardo Macías en el periódico Enfoque Informativo se explica que la historia del Mercado Juan Escutia en Tepic se remonta a 1904 cuando José María Menchaca, presidente municipal de aquel entonces, decidió que se construyera con cantera traída de Zacatecas.

Al inició vendían productos originarios de las 48 haciendas en los alrededores. “De acuerdo a la recopilación de datos del amigo Enrique de Aguinaga, historiador de Tepic, los primeros comerciantes “locatarios” fueron don Manuel Sierra, los hermanos Somellera Rivas, la Viuda de Leal, don Manuel P. Brambila, don José María Vargas, don Francisco Terán, don Francisco Vázquez, entre otros”, explica el autor en su texto.

Podían verse mercancías como azúcar de los molinos de Puga y La Escondida, aguardiente de San Cayetano, jabones de Delius, piloncillo de El Molino de Menchaca, tabaco de El Invierno” y más hasta que este edificio fue derrumbado en los sesentas.

El inmueble actual se erigió en 1963 gracias a que durante una vista el entonces presidente Adolfo López Mateos ordenó su reconstrucción después de escuchar las demandas civiles y las protestas que exigían la la recuperación de este espacio mercantil. 

Foto: Mariana Castillo

Postales del Mercado Juan Escutia en Tepic

Estos son hallazgos de una mañana en ese lugar:

Coras y sus máscaras

Anselmo Zeferino y Juana González son coras de Jesús María del Nayar. Ellos contaron de La Judea, fiesta de Semana Santa. Estas fotos son de las máscaras que él elabora. Tarda seis horas en cada una. Son un león y un murciélago. Se pintan el cuerpo con pintura de agua y danzan, comen sopa de arroz que preparan en ollas para más de dos mil personas. Tienen cinco hijos, la mayor tiene 19. Su hogar esta a cuatro horas y su camión les cuesta 200 pesos por eso prefieren quedarse en Tepic, vender lo que puedan e irse más tiempo, ya con dinero. No les gustan las fotos y son muy amables. Están en la parte de afuera del mercado y venden collares, pomada de peyote y otras artesanías que elaboran ellos y los huicholes, sus vecinos en ese poblado.

Foto: Mariana Castillo

Birria mañanera

El Ché Barragán es uno de los puestos de birria en el mercado. En su pancarta está la icónica figura del mártir de la Revolución Cubana, El Ché Guevara. También se leen cómicas leyendas que dicen “la #1”, “Atendido por el J.R.” y “Desde 1919 A.C.”. Quizá tuvieron que colocarlas para hacerle frente a sus vecinos birrieros que compiten por la clientela cada día. Si eliges sentarte en El Ché sentirás las miradas de odio de los vecinos pero un taco o un platón de este guiso exquisito y salsa con chile cola de rata, como se le conoce a un picante local, lo vale.

Foto: Mariana Castillo

Chayotes

No lo subestimen. Es humilde pero enorme. Le crecen pelitos puntiagudos en lugar de barbas. Aunque parece que solo es agua, tiene un delicado sabor que hace babear. Se le ve en vaporeras en la parte no establecida del mercado, listo para comer. El chayote es versátil: se le puede consumir cocido y a mordidas, crudo y rallado para acompañar el pescado zarandeado como los nayaritas lo usan y y hasta en dulce con miel de piloncillo. Es de mis alimentos favoritos por franco y sin pretensiones.

Foto: Mariana Castillo

Lisa tatemada

Si bien hay una sección de pescados crudos al interior (que no son los más frescos del condado), estas lisas a pie de calle se veían apetitosas. Costaban desde 25 hasta 50 pesos la pieza según el tamaño y tenían mejor ver, a pesar de que son fuereñas. La manera de conservar alimentos del mar en nuestro país sorprende. En casi todos los mercados cercanos a costas hay alimentos secos o tatemados que acompañan a los recién pescados (o congelados).

Foto: Mariana Castillo

Gualacamote

Ernestina Mercado se levanta diario a las cuatro de la mañana para poner a hervir con sal este tubérculo que se consume con fines alimentarios y medicinales en el Nayar. Su uso más común es evitar cólicos menstruales. Cuesta 100 pesos el kilo. Su sabor es parecido al de una yuca, con la consistencia de un camote. En el Recetario Huichol de Nayarit de la Colección de Cocina Indígena y Popular, se menciona que este alimento lo comen los huicholes de junio a septiembre.

Foto: Mariana Castillo

Además, en las andanzas por sus pasillos y alrededores puedes encontrar varios quesos de leche de vaca, frescos o añejos. Algunos ejemplos son el queso de Sauta, el de Cecopal o el de la Sierra de Huajimic.

Foto: Mariana Castillo

¿Dónde está el Mercado Juan Escutia en Tepic?

Este mercado se localiza en Puebla Norte 273 A, colonia Centro en Tepic, Nayarit.

Fuente: enfoquenayarit.com

Agracemos a Riviera Nayarit y Experiencias por México de Culinaria Mexicana.

También puede interesarte:

Un domingo en el Mercado Lucas de Gálvez en Mérida

Mercados y tianguis, esencia de la cultura mexicana

Mercado Gastronómico Iztapalapa: una joya culinaria

¿Conoces el Mercado Juan Escutia en Tepic?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.