x

Monografía de Iztapalapa, pedacito de patrimonio en tus manos

¿Cuál es la historia de Iztapalapa?, ¿las tradiciones y fiestas?, ¿los sitios de interés de la zona? Estas eran algunas de las preguntas que padres de familia le hacían a Beatriz Ramírez González cuando la visitaban en el Archivo Histórico de Iztapalapa en busca de libros que les ayudaran a sus hijos a resolver la tarea. Conocer el sitio donde vivían era la misión escolar.

Con cada consulta, la historiadora y cronista de Iztapalapa hacía memoria. Recordaba títulos de ejemplares, artículos de revistas, periódicos y cualquier otro material necesario para aclarar las dudas de los niños, que a la vez eran dudas de los padres. “Yo en ese entonces ya hacía folletos. Además de estos, les entregaba algunos volantes; les daba lo que tenía para que pudieran llevarse”, cuenta.

Beatriz Ramírez se dio cuenta de que el patrimonio de Iztapalapa era un tanto borroso para los locales. Fue entonces cuando pensó en hacer un documento que trajera al presente –cuantas veces fuera necesario– aquellos datos que hablaran de la historia y cultura de la demarcación. Así empezó a trabajar en un material más accesible y funcional.

“A las mamás les encantaba fotocopiar todo, pero yo les decía: ‘No, señora, ¿cómo cree que va a fotocopiar? Es demasiado para los niños’ –recuerda–. Vi la necesidad de hacer una síntesis, de facilitar el trabajo a los niños; eso lo sigo haciendo y se seguirá haciendo en el Archivo Histórico de Iztapalapa. Entonces se me ocurrió hacer la monografía”.

¿Me da la monografía de Iztapalapa?

Beatriz Ramírez cuenta que cuando tenía la monografía de Iztapalapa más avanzada se preguntó si sería útil. Es decir, si un material como este todavía era usado o había sido reemplazado por páginas de internet y buscadores donde en cuestión de segundos puedes hallar la información que quieres. Para salir de la duda, la cronista e historiadora fue a diferentes papelerías y preguntó si tenían alguna monografía de Iztapalapa. “Me contestaban que no, que esas ni las hacían. Lo único que tenían era sobre la ciudad de México, pero no de delegaciones o alcaldías”, relata.

Para familiarizarse con el contenido de las monografías, la cronista compró varias y comparó los distintos formatos. En su investigación, se dio cuenta de que estas, a pesar de la existencia de internet, todavía eran consideradas por los estudiantes. Su uso, reconoce, se debe a los maestros que no permiten tareas sacadas del enorme medio digital. “Eso del corta y pega es horrible, los estudiantes ni siquiera leen. Hay buen material en internet, páginas como Wikipedia me parecen buenas porque traen bibliografía al final. Repito, es buena, aunque no debe tomarse como la única fuente”.  Y añade que por este motivo la monografía de Iztapalapa es un buen recurso para aquellos que buscan aspectos básicos sobre la demarcación como: la historia, el origen, las actividades económicas, las fiestas y tradiciones, las vías de comunicación y los lugares de interés.

Cada tema es ilustrado por diversos archivos gráficos de gran valor. Tiene, por ejemplo, planos como el de la reconstrucción de Tenochtitlan, de Luis González Aparicio, que muestra la península de Iztapalapa. Otras imágenes son la del glifo que se tomó de la relación geográfica de 1580 y la lámina 7 del Códice Xólotl, la cual se usó para representar el tema de los pueblos originarios. También hay collages con fotografías tomadas por la cronista.

Despertar la curiosidad de los iztapalapenses

La monografía de Iztapalapa no se encuentra en papelerías, pero debería. Una de las razones por las que el material no se ha multiplicado como otros de su tipo es porque más allá de un negocio lo que Beatriz Ramírez quería hacer era difundir y acercar a la gente a conocer el lugar donde viven y transitan. “Para mí, esta monografía es un acercamiento primario a la historia de Iztapalapa”.

Por ello, la cronista lleva –ya sea por iniciativa propia o invitación de escuelas, casas de cultura y otros espacios– la monografía de Iztapalapa impresa en una gran lona para pegarla en una pared o pizarrón y de esta forma explicar cada uno de los temas. “A donde me inviten voy”, aclara.

La cronista no cobra por presentarla. Y es que, como ella bien dice, la intención principal es ayudar a que las personas redescubran una parte de la ciudad.

“Yo le vi a la monografía de Iztapalapa una función más importante de la que tuvo originalmente, porque, como te decía, ya no era solo para niños, sino para los adultos. Constaté que desconocemos la demarcación; por eso me parece importante que la gente sepa que hay siete museos gratuitos, que hay sitios públicos de interés, algunos gratuitos. Que hay un volcán apagado que conocemos como el Cerro de la Estrella y que tiene una serie de actividades rituales. También, que conozcan las cuestiones de la representación de Semana Santa”.

Beatriz Ramírez asegura que este material ha ido cumpliendo poco a poco su propósito. “Me gusta que la gente se quede con la curiosidad de saber que en Iztapalapa hay carnavales, que la calzada Ermita Iztapalapa es una de las más antiguas, porque se construyó desde 1429 y que ahí sigue. La verdad es que cada tema da para un libro, pero de igual forma se puede sintetizar para sembrar la semilla de la curiosidad, del querer conocer más. Por eso me gustó hacer la monografía”, explica mientras se queda viendo fijamente el título que dice: “Delegación Iztapalapa”.

“Todo lo que hay dentro de este territorio y que se llama Iztapalapa, ¿tendría que ponerle ‘demarcación’ o simplemente ‘Iztapalapa’? Son detalles que también hay que incluir en la monografía, sobre todo con el cambio de delegación a alcaldía. Ahora debo actualizarla”.

Más información sobre la monografía de Iztapalapa:

Si quieres tener en tus manos la monografía te invito a contactar a la mtra. Beatriz Ramírez. O bien visitar el Archivo Histórico de Iztapalapa (Aldama 63, esquina Ayuntamiento, Barrio San Lucas), donde puedes comprar el material. Cuesta $3 pesos.

Facebook: ArchistoricoIztapalapa

También te puede interesar:

¿Qué te pareció la monografía de Iztapalapa?

Comments

  1. Muy interesante, deberían de hacerlo para cada alcaldía y municipio en la República Mexicana.

  2. Claudia Aguilar

    Totalmente de acuerdo, Sylvia. Es un material muy funcional con el que niños y adultos podemos conocer más del lugar en el que vivimos. Ojalá vecinos y autoridades de las otras alcaldías se animen a hacer la suya. Muchas gracias por leernos y por tu comentario.

    ¡Saludos! 🙂

  3. Ofelia Juarez

    Felicidades srita. Beatriz Ramírez es ud. Una persona muy valiosa para la comunidad .
    Muy pronto estaré por el Museo para adquirir la monografía.

  4. Claudia Aguilar

    Hola, Ofelia. La monografía la puedes comprar en el Archivo Histórico. Ahí también puedes saludar a la maestra Beatriz. Si vas pronto, mándale un saludo de mi parte.
    Muchas gracias por leer el blog y por tu comentario.

    🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *