x

El monumento al perro callejero y la triste realidad que cuenta

Escuálido, cabizbajo y con la cola entre las patas, un perro labrado en bronce despertó en mi memoria todas esas imágenes de canes que durante años me he topado en la calle en la misma situación: hambrientos, desconfiados hasta el colmillo y sin saber adónde ir. El monumento al perro callejero es un triste recuerdo imposible de olvidar, porque sabes que como él hay millones por ahí, de carne y hueso, sobre todo hueso, deambulando y viviendo al día gracias al taco que se le cayó a alguien en el puesto de la esquina o a los desperdicios encontrados en las bolsas de basura que fueron más o menos fáciles de roer.

El monumento lo vi un día que iba en el Metrobús de la línea 1, cerca de la estación Ayuntamiento (enfrente del Deportivo Vivanco), se encuentra el perro de 80 kilos de bronce y 1.30 metros de altura llamado “Peluso”. Verlo es razón suficiente para sentir tu corazón apachurrado y los ojos nublados, pero conocer su verdadera historia te hace experimentar con mayor intensidad aquellas reacciones.

monumento al perro callejero

Foto: Claudia Aguilar

La obra se develó el 20 de julio de 2008 (un día antes del Día Mundial del Perro). Para la figura se tomó como inspiración a un perrito callejero de nombre “Peluso” que pasó sus últimos días en el santuario Milagros Caninos. Su historia, que a la vez es la de miles de animales abandonados y sin hogar, fue plasmada por la artista Girasol Botello con una placa al pie del monumento que decía:

“Mi único delito fue nacer y vivir en las calles o ser abandonado. Yo no pedí nacer y a pesar de tu indiferencia y de tus golpes, lo único que pido es lo que obra de tu amor. ¡Ya no quiero sufrir, sobrevivir al mundo es sólo una cuestión de horror! ¡Ayúdame, ayúdame, por favor! Peluso.”

Hoy, la placa no está. La quitaron-robaron hace unos años, pero pocos lo saben, porque el monumento al perro callejero ha sido olvidado y dejado a la suerte de algunos grafiteros.

monumento al perro callejero

Foto: Claudia Aguilar

El monumento fue creado por Milagros Caninos, el primer santuario en América Latina para perros en situaciones extremas. Esta asociación se dedica al cuidado y rehabilitación de perros con cáncer, sin patas, ciegos, sordos, quemados, torturados, paralíticos, violados, y drogados, entre otras condiciones. La intención de la obra fue crear consciencia entre la población mexicana sobre la importancia de cuidar a los perros, los nuestros y los que se encuentran sin hogar por un mal dueño.

La sobrepoblación canina es un gran problema, no solo porque alguien más echó a la suerte la vida de los animales que, como sabes, se tienen que enfrentar a diversos problemas. El problema también es cuestión de salud.

En 2011, Joaquín Aguilar Bobadilla, jefe del Departamento de Medicina, Cirugía y Zootecnia para Pequeñas Especies, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, afirmó que tan solo en el área metropolitana de la Ciudad de México habitaba más de 1 millón 120 mil perros. Su incremento anual, según estimaciones de la Secretaría de Salud, es de 128 mil. Bobadilla también explicó que la reproducción de los perros callejeros provoca el incremento de enfermedades respiratorias o gastrointestinales en los humanos, pues se calcula que diariamente se recogen 182 toneladas de heces caninas.

Por ello es importante fomentar una cultura de tenencia responsable de animales de compañía, que debe considerar un programa de medicina preventiva (vacunaciones, desparasitación, limpieza dental, así como visitas periódicas al veterinario). “Debe haber un cambio de hábitos, como no dejarlos salir si no es en compañía de su propietario, y recoger las heces de la vía pública”, puntualizó.

El monumento al perro callejero es un buen recordatorio del trabajo que tenemos pendiente con esos animales que por años nos han acompañado. Tú, ¿ya lo conoces?

También te puede interesar:

¿Sabes cuándo visitarás a “Peluso”, el monumento al perro callejero?

Comments

  1. Me encanto la foto, me encanto la nota, gracias por compartir esa pequeña parte de la CDMX que no conocía próximamente la visitaré y sin duda iré a tomarme la foto en el monumento al perro ya que mi pequeña hija es amante de los perros desprotegidos 😊 así que tendré que llevarla a conocer ese sitio

  2. Claudia Aguilar

    Hola, Xochitl.

    Qué bueno que pudimos sorprenderte con esta nota. Me da gusto saber que tu hija es fan de los perros y que pronto irán a visitar el monumento. Estaría buenísimo que nos compartan su foto y/o nos cuenten su experiencia.

    Muchas gracias por leer el blog.
    🙂

    ¡Saludos!

  3. Buen día!
    Me recordaron cuando yo daba de comer a perros callejeros y la gente me llamaba loca en las calles.
    Yo también quiero inculcarle a conciencia a mi pequeño hijo el cariño y lealtad que dan estos hermosos seres. Tenemos en casa una perrita rescatada de nombre Canela, ella es simplemente amor. Gracias por la nota Claudia.

  4. Claudia Aguilar

    Me da mucho gusto saber que hay más “locos de los perros” que se preocupan por el bienestar de estos animales. Es muy cierto, Selene, los perros son seres cariñosos y muy leales, por ello debemos cuidarlos. Siempre.

    Estoy segura que tu hijo seguirá tus pasos y, así como a Canela, cuidará de otros.
    Muchas gracias por leer el blog y por tu comentario. Nos hizo el día. 🙂

    ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *