Mujeres juntas: acompañamiento y empatía

Acabemos con el horroroso dicho “mujeres juntas ni difuntas”.