x

Museo del dulce en Monterrey, azucarada tradición

Arturo Santoscoy Chávez se dedica a la elaboración de dulces tradicionales desde que era niño, y cuando cumplió los trece tuvo el sueño de construir un lugar en el cual las demás personas pudieran ver de qué se trata este noble oficio. 35 años después, su meta se cumplió y junto con su esposa e hijos erigió el Museo del Dulce en Monterrey.

Este sitio es ideal para visitar en familia y el espacio simula una tradicional casa norestense, elaborada con sillar, techos altos con madera y acabados con árbol de nogal que servían para mantenerla fresca.

Arturo Santoscoy y su equipo en el Museo del Dulce Foto: Mariana Castillo

¿Qué verás en el Museo del dulce en Monterrey?

En primer lugar, una animación de un personaje llamado Gloria, ese rico dulce originario de Linares, te recibirá. Verás un mapa en el cual te explicarán por región cuáles son los dulces tradicionales en cada municipio, tales como los turcos de Santiago, los dulces de frijol de Agualeguas o el dulce de leche de Marín y otros más que puedes conocer en esta nota.

Después, verás un video en el que cuentan la historia de la ciudad, desde la época de los chichimecas, la llegada de los españoles, hasta la época actual y de cómo los dulces son parte de la rica gastronomía de la región, que junto con la carne seca o el cabrito al pastor, dan identidad a sus habitantes.

En las siguientes salas verás utensilios como los molinos de carne, café o condimentos, metates, metlapiles, o el colador chino (que servía para la leche bronca), así como semillas e ingredientes para los dulces. También encontrarás más sobre el proceso de elaboración de los mismos y hasta las explicaciones de alimentos como el pan de pobre, que era el que se elaboraba con el mínimo de insumos en la Colonia para que fuera más accesible. 

Utensilios antiguos Foto: Mariana Castillo

¿Por qué visitar este lugar?

Los dulces tradicionales mexicanos siguen siendo importantes para la conservación de la memoria, el sostén económico de varias familias que se han dedicado a esto durante generaciones y, sobre todo, son testimonio del mestizaje en la cocina mexicana. Que existan espacios dedicados a ellos siempre es un motivo de celebración.

Es importante decir que no son tema del pasado: en la actualidad existen dulceros de norte a sur del país que resisten ante la industrialización y para evitar que solo sea un mercado de la nostalgia debemos acercarnos a aquellos que elaboran estos alimentos con calidad y cariño.

También es importante la labor de la familia Santoscoy Tamez pues integran en su equipo a personas con Síndrome de Down y Autismo y dan con esto un mensaje incluyente y participativo. Todo esto sucede alrededor de estas delicias azucaradas que podrás comprar al final del recorrido en su tienda.

Visita el Museo del dulce de Monterrey en Diego de Montemayor 444, colonia Centro, debajo del Museo de Historia Mexicana.

Piloncillo Foto: Mariana Castillo

Más información:

Página web: www.museodeldulce.com

Facebook: MuseodelDulce

Agradecemos al Museo del dulce en Monterrey, al festival Paralelo Norte y a Culinaria Mexicana su apoyo para esta nota.

También puede interesarte

Dulces tradicionales Mina Kim, legado de cariño y sabor en Yucatán

Dulces tradicionales mexicanos

Dulce de pepita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *