x

Museo del Tatuaje en México, lugar de historias y objetos llenos de ingenio

Uno de los pros que tiene la Ciudad de México es que sin importar cuánto lleves en sus entrañas, un mes o toda una vida, siempre encuentras lugares diferentes que te sorprenden y sacan de la monotonía. Sobre la avenida Insurgentes, frente al Metrobús Durango, se encuentra uno de estos espacios listo para acercarte a nuevas historias y objetos llenos de ingenio: el Museo del Tatuaje.

Atiborrado con más de 3 mil 500 piezas, entre fotografías, revistas, máquinas para tatuar, libros, tarjetas y flyers, el museo reabrió sus puertas, después de su segunda “manita de gato”, para recibir a todos los curiosos que quieran conocer más sobre la la cultura del tatuaje en México.

En sus paredes y vitrinas se encuentran desde el cartel que se usó para la primera expo de tatuajes donde artistas en vivo mostraron su talento, hasta las máquinas para tatuar creadas en cárceles a partir de encendedores, lápices y rastrillos.

Su fundador  Tony Serrano o “Tony Chacal”, orgulloso  de la colección que inició hace más de 25 años, cuenta que  este museo  es una forma de celebrar la forma en que los chilangos -a pesar de los mazapanazos que los policías les daban, así como otras dificultades que enfrentaban-  se las arreglaron para obtener o hacer un tatuaje.

El tatuaje como una forma de vida

Desde muy chavito, Tony estuvo ligado al tatuaje. Tepito y Neza fueron los lugares donde vio cómo pandilleros hacían dibujos en la piel, todo en un ambiente clandestino. Tras observar y observar, le fue agarrando el gusto y no tardó en entrarle al oficio de tatuador.

Su estudio fue un callejón de La Lagunilla, oscuro con gente vigilando; sus herramientas, un hilo amarrado a una aguja que mojaba en tinta china para después ir haciendo letras y cosas pequeñas, punto por punto.

“El tatuaje comenzó a crecer en un ambiente de lucha. No veíamos el aspecto artístico sino la forma en que una marca estigmatizara a quien la portaba. Después de haber hecho una en una persona para toda la vida, tuve un sentimiento, difícil de explicar, pero sí muy padre. De ahí no me volví a despegar de la palabra tatuaje”.

“Es toda mi vida, de esto vivo y en esto me quiero morir. Darle alegría a un cliente por un tatuaje es todo. El verdadero tatuador nunca va a pensar en su carrera sino en la marca que está haciendo para toda la vida en otra persona”.

museo del tatuaje en mexico

Tony. Foto: Claudia Aguilar.

La colección

El gusto de Tony por el mundo del tatuaje lo llevó a guardar todo lo relacionado a él. Así comenzó a coleccionar tarjetas de estudios, máquinas de amigos, corcholatas donde se ponía la tinta, carpetas con fotografías de diseños, revistas de tatuajes, artículos intervenidos por tatuadores como Dr. Lakra, pedales, motores, libros, publicidad de exposiciones, entre otras cosas.

museo del tatuaje en mexico

Objetos que se utilizan para tatuar. Foto: Claudia Aguilar.

En 2013, el señor Hanky Panky, fundador del museo más grande de tatuajes en el mundo (el Amsterdam Tattoo Museum), visitó México. Tony, ultra fan de este señor, se lanzó a conocerlo. Al final, se convirtió en su anfitrión.

En este encuentro, Tony le platicó de su colección. “Yo quería que algo de México estuviera en su museo. Fue muy importante porque cuando era chavo yo lo veía en las revistas de tatuajes”.

Al ver el número de piezas, Hanky le dijo que porque no las compartía con la gente. “Yo no pensaba que fuera tan grande mi colección, pero al escuchar a Hanky Panky me aventuré a iniciar el proyecto del museo”.

El 6 de marzo de 2014, el segundo piso del estudio de tatuajes de Tony se convirtió en museo.

museo del tatuaje en mexico

Interior del museo. Foto: Claudia Aguilar.

Las piezas que ahora se exhiben

La historia detrás de estos objetos además de mostrar cómo se han desarrollado las técnicas y procesos, revelan parte de las experiencias de Tony. La mayoría, corre de forma paralela a la evolución de la cultura del tatuaje en México.

En el museo hay muchos tesoros. Si empiezas tu recorrido por el lado izquierdo encontrarás tarjetas de tatuadores de todo el país, algunas tienen más de 30 años. Están hechas con sellos, a mano, otras son fotocopias, serigrafía; uno puede darse cuenta de las diferentes formas en que presentaban los estudios.

museo del tatuaje en mexico

Tarjetas. Foto: Claudia Aguilar.

Luego hay un área dedicada a las exposiciones de tatuajes. De aquí destaca un cartel de la expo de 1993, a la cual Tony recuerda asistieron más de 20 personas.

“Fue en una casa de dos pisos en la colonia Casas Alemán. Recuerdo que en esa expo se juntaron como de a tres tatuadores por cuarto, y eran unos cuatro o cinco cuartos. El que no haya llegado la policía y que la gente asistiera, fue una gran sorpresa”.

Ahora la expo es considerada una de las 10 mejores del mundo y es visitada por más de 5 mil personas.

La sección más llamativa, sin duda, es la de “máquinas hechizas”. Tony reunió, gracias a donaciones, máquinas hechas con motores, por ejemplo, de grabadoras, walkmans, secadoras, rasuradoras, carritos de pilas; con agarraderas de cucharas, tenedores y cepillos de dientes; y con tubos de plumas, estilógrafos y  jeringas.

“Son máquinas construidas a partir de los objetos que se tenían en casa. La abundancia de materiales era bastante”.

museo del tatuaje en mexico

Máquina hechiza con una pluma como tubo. Foto: Claudia Aguilar.

Dentro del museo también puedes ver un espacio dedicado al tatuaje carcelario. Junto a esta vitrina se pueden ver las máquinas hechas por carcelarios.

“Desde mi punto de vista, estos son la cuna del tatuaje moderno en México. La cantidad de objetos con los que tatuaban era más ingeniosa. Principalmente desde la tinta. Por ejemplo, quemaban objetos para obtener de la combustión un polvo con el cual se podía crear tinta”.

Finalmente, se exhiben en la pared revistas de tatuajes, desde la primera que se creó en México hasta la más reciente de circulación mundial.

museo del tatuaje en mexico

Revista. Foto: Claudia Aguilar.

¿Por qué visitarlo?

Además de ver artículos a los que sólo podrías tener acceso en un estudio, en el museo tienes la oportunidad de conocer cómo el mundo del tatuaje se ha ido desarrollando. Al mismo tiempo,  verás lo mucho que los tatuadores han hecho para lograr que hoy esta expresión tenga mayor aceptación social.

Tony invita a la gente para que “se dé cuenta de lo que es el tatuaje y cómo se vivía en otros tiempos.  Así cuando tengan un tatuaje lo porten con mucho orgullo”.

museo del tatuaje en mexico

Entrada al museo. Foto: Claudia Aguilar.

Museo del Tatuaje

Ubicación: Insurgentes Sur 221, col. Roma.
Horarios: Martes a domingo de 10:00 a 18:00
Entrada libre.

Más información:

Facebook:  Museo.tatuajes.mexico

También te puede interesar:

La exposición Dalí en Reforma te adentrará a un mundo surrealista

Museo de la Mujer: un espacio de reflexión en México

‘Candida Höfer en México’ en el Antiguo Colegio de San Ildefonso

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *