x

Museos interactivos para niños en México, ¿cuántos de la lista conoces?

¿Cuántos museos interactivos para niños conoces? México se distingue por tener un gran número de museos dedicados para todos los gustos, entre ellos, esos donde el latoso “No tocar” no es una regla, pues su objetivo principal es que los niños aprendan sobre diversos temas a través del juego y la experimentación.

¿Qué dijiste, y yo qué voy a hacer en estos lugares? Si bien la mayoría de los museos interactivos están pensados para los chavitos, los que vamos con ellos también estamos invitados.  Siempre es un buen momento para aprender o reforzar esos conocimientos sobre temas como el medio ambiente, el diseño, la historia de nuestro país, la ciencia, la tecnología, por mencionar algunos. Y para que te animes a visitar los museos interactivos para niños, te enlistamos algunos que se encuentran en el país. Se vale ir solo o con tu hijo, tu sobrino, primo y demás parientes chiquitos.

Museos interactivos para niños en México

Museo Interactivo de Ciencias y Tecnología

¿Quién dijo que la ciencia y la tecnología son tema solo de geeks? Para acercar dichos temas a diferentes públicos, te sugiero visitar este museo que se encuentra en Aguascalientes. Por medio de actividades y diferentes espacios como el domo IMAX te anima a explorar las nuevas tecnologías, al Universo y la Tierra. Aquí conocerás más sobre los insectos y especies silvestres que existen en nuestro planeta, y también sobre las estrellas y demás elementos que te rodean a diario.

Museo El Rehilete

En este museo científico, ubicado en la ciudad de Pachuca, los niños pueden tocar todo lo que hay en las exhibiciones, que normalmente son montajes con experimentos científicos. El museo tiene interesantes instalaciones como el planetario, el observatorio astronómico, el jardín botánico, la zona arqueológica, pero el hit es el dinoparque donde se encuentran 40 figuras en tamaño real de los dinosaurios que habitaban nuestro planeta hace 60 millones de años. ¡Llegó la fantasía de sentirte en la película Jurassic Park! Bueno, en un nivel sin carros triturados ni visitantes huyendo de temibles criaturas.

Museo El Giroscopio

Otro museo sobre ciencia y tecnología, pero ubicado en Coahuila, es El Giroscopio. A diferencia de otros museos interactivos para niños, este posee dos pabellones principales, en donde se abordan los fundamentos físicos básicos de la electricidad y el magnetismo, así como el desarrollo histórico de los medios de transporte. Además, tiene una sala donde se puede conocer la flora y fauna del estado. Si quieres más diversión, entonces tu visita te recomiendo complementar tu visita con una vuelta por el planetario, la sala de cuarta dimensión y el laboratorio de robótica.

Museo Bebeleche

Seguimos en el norte. En Durango hay un museo dedicado a los chavitos en el que pueden realizar viajes virtuales por el espacio y así conocer planetas y constelaciones que se localizan a miles de años luz. También tienen oportunidad de adentrarse al bosque, llano, selva y desierto en unas salas que reproducen los ecosistemas de México. Hay más: a lo largo del museo encontrarán la famosa cama de clavos y ¡los toques eléctricos!

Museo La Burbuja

Ahora pasamos a Sonora, donde se encuentra el Museo La Burbuja, dentro del parque Ecológico y Recreativo La Sauceda. Este recinto invita a los pequeños a sentirse exploradores. El lugar tiene espacios abiertos y cerrados con miles de colores, alegres edificios y formas que tienen como tema el cuidado del agua, la cultura vial, entre otros. Aquí los niños se encontrarán con un ambiente ecológico, será como ir a un gran parque, pero educativo. ¿Qué tal, eh?

Más museos interactivos para niños

Quédate pendiente, iremos subiendo a esta lista más recomendaciones de museos interactivos para niños, la intención es que tengas muchas opciones para tus próximos viajes.

También te puede interesar:

¿Conoces otros museos interactivos para niños?

Estudié Comunicación y Periodismo en la FES Aragón (UNAM). Y llevo cuatro años como pata de perro profesional: escribo y tomo fotos de los lugares a los que llego (a propósito o sin querer). También me gusta contar las historias de las personas que encuentro en cada una de mis paradas. ¿Me quieres compartir algún dato? ¡Ándale!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *